sábado, 27 de abril de 2013

DE PARÍS A BARCELONA, UN PASEO POR EL MUNDO DE LA MODA MASCULINA CLÁSICA

Desde que se fundó el Club Privado de El Aristócrata uno de nuestros objetivos era el que sus reuniones rotaran por la geografía nacional. Y el comienzo de la primavera nos pareció la perfecta excusa para cumplir nuestro deseo además de para disfrutar de un agradable fin de semana en la ciudad de Barcelona. 


Y con el propósito de hacer esto realidad empezamos a trabajar dos meses antes del evento tanto en la búsqueda de un sitio especial donde celebrar nuestra reunión trimestral como en la búsqueda de un plantel que fuera lo suficientemente motivador para que los socios del Club se desplazaran desde sus diferentes localidades a la Ciudad Condal. 


Fue de agradecer que la reputación alcanzada en tan poco tiempo por el Club Privado de El Aristócrata hizo facilitara que los tres ponentes a los que invitamos aceptaran sin dudarlo la invitación a acompañarnos en el que ha sido a día de hoy uno de los eventos más interesantes del Club. 

Y es que sin esta reputación no hubiera resultado sencillo reunir como hicimos a una terna del nivel del crítico de moda francés, Hugo Jacomet, alma mater del prestigioso blog Parisian Gentleman, el laureado sastre francés Lorenzo Cifonelly y quien es considerado como el mejor zapatero artesanal del mundo: el Sr. Pierre Corthay. 
Debido precisamente tanto a la calidad de los ponentes como al alto nivel de aceptación por parte de los miembros del Club que nos vimos forzados a buscar un lugar lo suficientemente especial como para dar a todos la bienvenida. 

Por ello no se nos ocurrió mejor lugar para celebrar la mesa redonda que hacerlo en las dependencias del prestigioso e histórico Círculo Ecuestre; lugar donde también se hospedaron aquellos miembros que decidieron pasar en Barcelona todo el fin de semana. 

Como todos sabéis el Círculo Ecuestre se funda el 26 de Noviembre de 1856 cuando un grupo de ilustres caballeros barceloneses aficionados a la hípica deciden constituirse como club privado para compartir esa afición común. Hoy, más de ciento cincuenta años después, es uno de los clubs privados más influyentes y elitistas de toda Europa y en cuyas emblemáticas instalaciones descansan del ajetreo del día a día las personalidades más destacadas de la vida social y cultural catalana. 

Pero todo esto no hubiera sido posible sin el apoyo que desde la mítica tienda Santa Eulalia se brindó desde el primer momento al Club. Gracias a Santa Eulalia lo que durante la organización del evento parecía un mar de problemas se tornó en unas unas placenteras semanas donde no se dejó nada a la improvisación. 
Poco podemos decir de Santa Eulalia que no hayamos dicho ya en este blog pero quizás baste para recordar el comentario común de los ponentes quienes no dudaron en afirmar que a pesar de sus múltiples viajes por todo el mundo nunca habían estado en una tienda tan especial como esta, tienda que no dudaron en calificarla como la mejor tienda multimarca en la que jamás habían estado. 

El Sr. Luis Sans, propietario de este templo del buen vestir que acaba de cumplir ciento setenta años, también miembro del Club de El Aristócrata, es el mejor embajador que nuestro Club tiene en Barcelona y ello se vio reflejado en las facilidades que desde el Círculo Ecuestre se nos brindaron también al resto de miembros en todo momento. 

Si bien fuimos muchos los que queríamos disfrutar de un par de días de descanso en Barcelona y nos desplazamos allí el mismo viernes la mayoría prefirieron hacerlo el mismo sábado. Sin embargo, estos últimos o dudaron en hacerlo con el tiempo suficiente como para no perderse la visita que Luis nos organizó por su tienda. En esta visita que empezó en la terraza, con copa de champagne en mano, pudimos conocer de boca del propio Luis la apasionante historia de esta casa y cómo hoy, a pesar de la crisis, lo que empezó como un pequeño negocio familiar factura hoy diecisiete millones de euros al año. 
Tras un apasionante paseo por las entretelas de Santa Eulalia disfrutamos de un paseo por todas las dependencias de lo que algunos miembros del Club calificaron como un espacio mucho más próximo a un museo que a cualquier tienda posible. 

Si bien todos las dependencias, desde la zapatería hasta la perfumería o incluso hasta los rincones dedicados al estilo más desenfado, escondían algún secreto. No obstante, fue indiscutiblemente la zona dedicada a la sastrería y a la camisería la que hizo más las delicias de los allí presentes. Precisamente en este espacio tuvimos la oportunidad de la mano de Yaris, mano derecha del respetado sastre catalán Sr. Marc Munill, de conocer de primera mano las particularidades del corte de Santa Eulalia. 

Concluida la visita, nos dirigimos a pie al Círculo Ecuestre donde el responsable de Relaciones Institucionales, el Sr. Antonio Basso, nos enseñó las lujosas y tranquilas dependencias de este exquisito Club Privado y nos hizo un rápido repaso por sus ciento cincuenta años de existencia. 

Terminada esta pasamos todos los presentes al salón la Espuela donde desde al mismo momento de abrir la puerta pudimos deleitarnos en nuestro camino a los asientos de las diferentes creaciones traídas tanto por Lorenzo Cifonelli como por Pierre Corthay directamente de París. 
El conocer de primera mano tanto el producto como las historias de éxito que se encuentran detrás de las marcas de Corthay y de Cifonelli debería ser todo un incentivo hacer reflexionar a todos aquellos profesionales nacionales que se niegan a admitir que este mundo ha cambiado y prefieren seguir trabajando de idéntica manera a como lo hacían veinte años atrás. 

Hoy estos ejemplos de éxito ponen de manifiesto que ya no solo se trata de ser el mejor sastre, el mejor camisero o el mejor zapatero sino que también hay que ser un buen empresario, un buen vendedor, un buen comunicador etc para poder tener un nombre en el mercado internacional; mercado donde la sastrería, la camisería y la zapatería artesanal no conoce de crisis y solo hace más que aumentar. 

Para ello además de tener que empezar a compaginar el tiempo que se pasa en la mesa de cortar o en la silla martillando una suela hay que, imitando a todos estos grandes profesionales, empezar a salir fuera y dar a conocer el trabajo de cada uno ya que como comentó en su día Luca Rubinacci de nada sirve hacer el ojal más bonito del mundo si luego no se vende. 

Si nos fijamos en la internacionalización que ha llevado a varios sastres y zapateros italianos e ingleses a ser considerados como auténticos ídolos entre los amantes de la sastrería y zapatería llegaremos a la conclusión de que esto ha sido en parte así porque precisamente estos han sabido de la importancia de salir de sus mesas y sillas de trabajo y dar a conocer su producto al mundo y no solo, como se sigue haciendo aquí, al cliente adinerado de la ciudad o del barrio donde tiene el sastre la sastrería. 
Basta con poner el nombre de estos grandes profesionales en cualquier buscador de internet y ver innumerables referencias tanto a ellos y como a su trabajo. Sin embargo, de hacer lo propio con los nuestros descubriremos un panorama muy diferente ya que todavía son muchos los que ni siquiera disponen de una sencilla página web. 

Estas y otras reflexiones son las que ayudan a explicar el momento tan delicado que pasa este sector en nuestro país y el momento de gran auge por el que pasa la sastrería y camisería italiana, francesa o inglesa. 

Otra de las cosas que yo particularmente siempre he echado en falta entre los sastres españoles es su poca capacidad de reinventarse y por el contrario limitarse a ofrecer el mismo tipo de servicio producto que el que ya ofrecían sus padres. Sin embargo, estudiando cómo han llegado a alcanzar fama mundial ciertos sastres y camiseros uno rápidamente llega a entender que parte de ese éxito ha sido debido, además de por explotar el gran altavoz mundial que es hoy internet, a enfocar la profesión desde un punto de vista más comercial y utilizando herramientas de marketing similares a las de cualquier otro tipo de negocio.

Igualmente, los sastres más conocidos a nivel mundial han intentado diferenciarse de su compañero ofreciendo algo único. Y no me refiero haciendo un traje, una chaqueta o un chaqué único sino ofreciendo una prenda diferenciadora con el claro sello de la casa. 
Y Lorenzo Cifonelli siempre tuvo esto claro y por ello no le importó incluir en su línea bespoke una serie de chaquetas con un diseño propio y diferenciador. De esta forma el cliente que se hace con una de ellas cuenta además de con una chaqueta 100% bespoke también con una prenda que todo el mundo la pudiera identificar con la casa Cifonelli. De esta manera los clientes de la casa pueden presumir de sastre, que no de marca, con la convicción de que su chaqueta, aún sin llevar marca interior alguna, será reconocida por todos los entendidos a varios metros. Y como este concepto responde claramente a lo que demandan muchos clientes de bespoke hoy estas chaquetas forman parte del éxito de la casa Cifonelli. 

No obstante, si estas chaquetas nunca pasaran desapercibidas y tendrán siempre el sello y la marca Cifonelli quizás sean las chaquetas cruzadas las que más orgulloso le hacen sentir al propio Lorenzo. 

Son muchos los detalles que diferencian el corte Cifonelly del napolitano y británico y los que tuvimos ocasión de probarnos una de sus chaquetas a concluido el acto pudimos observar además de un diseño muy particular una sisa muy alta que en todo momento te hace recordar que allí está la chaqueta. 

Para aquellos que no estén familiarizados con la sastrería francesa decir que la casa Cifonelli se fundó en Roma en 1880 por Giuseppe Cifonelli y desembarcó en París en 1926. Hoy Lorenzo Cifonelli representa la cuarta generación de sastres de su familia. 
Si bien esta casa es especialmente apreciada por los caballeros japoneses y chinos, los constantes viajes a atender a sus clientes rusos es lo que ha hecho que haya sido en la ciudad de St. Petersburg donde Lorenzo haya decidido abrir su primera sastrería fuera de las fronteras francesas. 

Desde que en 1990 Lorenzo y su primo Massimo tomaron las riendas del negocio familiar lo han sometieron a una gran transformación; transformación que se vio materializada a través de una concienzuda campaña internacional y de una estrategia de marketing más propia de una gran multinacional que de una sencilla sastrería. 

Todo este esfuerzo dio como resultado que, por ejemplo, la casa Hermes delegase en ellos sus trajes a medida desde los años 1992 a 2008 o que lanzasen ya en el 2007 una línea MTM y una RTW; líneas ambas ofrecidas físicamente solo desde su sastrería de París. 

No es que precisamente yo me sienta muy identificado con el concepto de belleza de Karl Lagerfeld pero por si algún lector decir que el modisto afirmó que era capaz de identificar un Cifonelli desde una distancia de cien metros. 
Entre los clientes más destacados de esta sastrería francesa encontramos a Ralph Lauren, Paul Meurisse, Lino Ventura, Marcello Mastroianni o François Mitterrand. 

Sobre Pierre Corthay hay poco que se pueda decir. Sencillamente un maestro con una meteórica carrera profesional que se ha abrió camino desde bien joven sin tener más padrino que sus propias manos 

Y es que P. Corthay empieza a formarse como zapatero con solo 16 años para solo cinco años después estar ya trabajando en el mismísimo John Lobb. Y solo le bastó un año allí para que otra casa mítica zapatera francesa, Berluti, lo fichara como uno de sus zapateros estrellas. 

En 1990 crea ya su propia marca de zapatos y se permite lujos como ser el elegido para hacer los zapatos “made to order” de Lavin o que el Sultan de Brunei le encargara la friolera de 150 pares de zapatos bespoke. 

En el año 2000 crea su línea RTW y el éxito tanto de esta como de sus zapatos a medida hace que abra boutique en Londres, Tokio, Osaka, Fukuoka, Hong Kong y en Dubái. 

El hecho de que su trabajo traspasara fronteras le valió que el Ministro de Cultura Francés le otorgara la distinción ‘Maitre d’Art’, convirtiéndose así en el único zapatero en alzarse con tan distinguido reconocimiento. 

A Hugo Jacomet todos los amantes de la elegancia intemporal le conocemos desde hace muchos años. Su página Parisian Gentleman es todo un referente en el mundo y su enorme número de lectores de todos los rincones del planeta ha hecho que sus disertaciones sobre la moda clásica masculina sean traducidas a ocho idiomas. 

A pesar de esta afición, Hugo Jacomet tuvo antes una vida muy prolija como escritor y director de cine habiendo escrito, dirigido o producido más de 300 películas y documentales. 
Uno de sus éxitos que más repercusión ha tenido ha sido la película que recientemente escribió y produjo a junto a la Maison Corthay y el Groupe Edmond de Rothschild. En esta producción, La Beauté du Geste, se narra un viaje por todo el mundo, sobre todo por Paris, Londres, Tokio, Hong Kong y Dubái donde se da a conocer a los mejores artesanos del mundo. 

Fueron especialmente interesantes las reflexiones que sobre la vestimenta clásica compartió Hugo con nosotros así como las experiencias de Pierre Corthay en el mercado japonés; mercado que en su opinión es de los más entendidos y donde más se aprecia el trabajo artesanal de calidad. 

Igualmente, todos coincidieron en la importancia y en el gran impacto que ha tenido internet y los foros y blogs especializados en la internacionalización de sus marcas. 
El debate se alargó durante más de dos horas, tiempo en el que se habló de la forma de vestir de los grandes actores de Hollywood, el concepto de elegancia de hoy, los grandes referentes tanto de antes como de ahora etc. También la manera de combinar los calcetines, los colores que mejor combinan con cada tipo de traje, el pañuelo de bolsillo, los trajes cruzados etc. fueron otros de los temas que precedieron a un variado aperitivo y a una posterior suculenta cena en el salón de la Terraza. 

Fue tal la magia que se creó entre los ponentes y los asistentes que la mayoría siguió intercambiando pareceres sobre este apasionante mundo, ya copa en mano, en los cómodos sillones de las diferentes sala del Club Ecuestre, hasta bien entrada la madrugada. 

El Aristócrata

20 comentarios:

V dijo...

Debió ser una reunión muy, muy interesante. En momentos como estos me arrepiento de no haber completado mi inscripción en el Club en su momento.

Anónimo dijo...

Estimado Aristócrata, me va a permitir que me salga completamente del tema de la entrada, pero quisiera retomar una solicitud que le hizo otro comentarista hace ya tiempo de que publique un post sobre el cabello, un factor que puede hacer mucho a favor o en contra de la imagen de un hombre.

Gracias y un saludo.

Anónimo dijo...

Es vidente que este Blog va a más. En cuanto a calidad,categoría, credibilidad... Enhorabuena EA. Personalmente tengo mucho que agradecerle.
Saludos,
Jesús María.

FERRUZZO dijo...

Que envidia y coincido con la primera entrada en el arrepentimiento de no haberme inscrito en su momento cuando estaba abierta la inscripción, pero mi afán de ir por la vida de independiente me lo impidió y ahora me arrepiento.

Bravo Aristrocrata, BRAVO.

FERRUZZO.

Anónimo dijo...

Mi más sincera enhorabuena. Traer desde Francia a semejantes espadas no está al alcance de todo el mundo.

El año q viene seré el primero en apuntarme.

Chapó!!
Alberto

Ain Soph dijo...

Hola,


Fantastica jornada, un 10 sobre 10. Gracias al club, a Don Luis Sans y los invitados parisinos por una velada inolvidable.

Casi un mes después aún me dura el buen sabor de boca.

Un cordial saludo.

Ain Soph dijo...

Me gustaría preguntale a EA, ya que seguramente habló con ellos después del acto, ¿Qué impresión se llevaron de nosotros (la gente del club,BCN, etc.) a París nuestros invitados?.

Gracias.

El Aristócrata dijo...

Estimado Ain,

La verdad es que no podían estar más contentos. Como ellos mismos comentaron pocos sitios son tan emblemáticos como el Círculo Ecuestre y pasar un fin de semana en Barcelona entre amigos a cualquier persona siempre resulta un plan de lo más interesante.

Respecto al acto en sí creo que los que asistimos pudimos comprobar que les gustó; si no sería muy difícil de explicar que se quedaran charlando con los miembros del Club hasta bien pasada la madrugada.

Otra cosa que les impresionó bastante fue Santa Eulalia. Como Lorenzo dijo a pesar de haberse recorrido el mundo encontrándose con clientes y exponiendo su trabajo, ni en Japón, ni en Rusia ni siquiera en Estados Unidos existe una tienda multimarca como Santa Eulalia.

Y como a todos los invitados del sector les ha ocurrido, tanto Lorenzo como Hugo se quedaron francamente sorprendidos de la calidad de nuestros sastres y no daban crédito a que su trabajo fuera totalmente desconocido fuera de nuestras fronteras.

Dicho esto, hay que admitir que desgraciadamente la calidad del calzado de muchos de los allí presentes no guardaba relación con la de sus trajes.

Y de Barcelona, sus terrazas, su ambiente etc. creo que mejor que os comenten ellos cuando los volváis a ver ya que según tengo entendido casi pierden el avión :)

Un saludo y un abrazo
EA

Ain Soph dijo...

Hola,

Gracias por la respuesta EA.

La verdad que Santa Eulalia es de otro mundo; se queda corto cualquier calificativo.

A mi me sorprendió mucho la timidez de Lorenzo, no le imaginaba tan callado.Eso sí, exquisitamente educado. Hablando con él me dijo que los Japoneses erán para él los más difíciles de vestir. Analizan las prendras tan minuciosamente que aveces me ponen nervioso, me comentó.
Es curioso porque yo pensaba que serían los más sencillos de vestir ya que suelen ser todos delgados y no muy altos.

El señor Hugo es un gran comunicador y muy extrovertido.

Y del señor Pierre que decir, su trabajo es pasmoso, me encantaron sus zapatos.

Mi felicitación una vez más por el evento. Saludos.

Vicente dijo...

Amigos de EA:

En primer lugar felicitar a nuestro EA por conseguir que artesanos y artistas tan reputados acudan a su llamada. Es un gran mérito para él y de señores es reconocerlo.Enhorabuena.

Mis objeciones irían por otro lado y no por el botafumeiro pobre de los comentarios hasta ahora expuestos. No me importa ser tachado de elitista pero elevemos el nivel. Están ansiosos por acudir a esas citas pero no saben ni lo que han dicho los invitados. Nuestro EA no nos da ni el mas tímido apunte sobre ello, claro, no pertenecemos a su club. No os interesa mas las vivencias de los grandes españoles que han tratado a lo mejor de nuestro país y posiblemente de Europa, que algunos quedan, que estos nuevos aunque exitosos que solamente tienen una visión directa del mundo actual y la oída del pasado ?. Aunque muchos grandes personajes españoles se han " vestido" fuera, también lo han hecho aquí.

Suspicaces pensarán que estamos ante el clásico aburrido, resentido y envidioso tan propio de nuestra piel de toro. No es así, creerme, internet tiene la ventaja del anonimato, lo reconozco. Pero para opinar y hacer comentarios laudatorios sobre la reunión barcelonesa en primer lugar tendríamos que tener un resumen, al menos, de lo tratado y de la opinión de los diferentes contertulios. Y no tenemos ni idea de lo que estos señores han dicho.

En cuanto al patrocinador, por supuesto que gracias y "tapis rouge", pero no nos pasemos. Conozco bien la tienda y tiene marcas buenas pero una exigua muestra de cada una, no porque lo quiera, sino por sus perspectivas de venta. Aunque quisiera recalcar que las grandes firmas tienen sus propias tiendas en la que exponen todo su potencial y a ser posible habría que comprar en ellas.

Que los invitados se fueron contentos, sin ninguna duda. Un finde en Barcelona y en buena compañía bien atendidos a nadie amarga. Me encantaría que hubiesen conseguido algunos clientes de los presentes, para que el desplazamiento fuera perfecto. Por ultimo, lanzo una sugerencia a nuestro EA, la próxima vez por que no invitar a posibles clientes aunque no sean miembros del club ?. Un cordial saludo.

Ain Soph dijo...

Hola,

Señor Vicente aquí el lo escrito por el señor Hugo en su página. Quizás pueda complementar la información que EA ha dado en este artículo.

http://parisiangentleman.es/2013/04/10/viva-espana/

Javier Valencia dijo...

Señor Vicente,
Además del artículo que adjunta Ain Soph, me gustaría añadir que estuve hablando con el Sr.Jacomet de whiskeys escoceses hasta muy tarde. Desde luego uno no hace eso si está incómodo o no le ha gustado la reunión.

¿Clientes? No se si seré el único que piensa así, pero yo tengo las reuniones del club cómo ratos en los que reírme, comentar esta u aquella combinación de colores,diseño de zapatos y observar trabajos de gente que de otra forma no tendría la oportunidad de conocer, no hacer negocio. Aunque,como ya digo,esa es la visión que yo tengo.

Y en cuanto a lo de los españoles, la verdad es que no me produce especial interés la indumentaria de ningún español vivo. No se si el resto del club pensará igual. Estaría bien saber de donde sacaba los trajes Dalí, eso si.

Un saludo,
javier Valencia

Anónimo dijo...

Hola Javier,
Creo que Dalí tenia como sastre a Antonio Puebla, probablemente uno de los mejores sastres, no solo de Valencia sino de España. Según cita el Sr. Puebla en una entrevista que le hicieron, Dalí llego a llamarlo "Divino Puebla".
Francamente el trabajo de este hombre a mí me parece magnífico.
Un saludo.

Carlos Antón

Vicente dijo...

Amigos de EA.

Hice unos comentarios de buena intención y sin segundas lecturas de vuestra ultima reunión. Lo ratifico. Estoy de acuerdo que a las reuniones se va a pasarlo bien, aprender, y hacer relaciones sociales. De acuerdo. Pero al presentarlas luego por internet pienso, quizás esté equivocado, debe haber algo mas, porque sino seria la típica reunión de amigos sin trascendencia. Y que es en mi opinión ese algo mas ?.

Yo no he fundado este blog, pero cuando lo descubrí, interpreté que quería ser un referente al señorío. De ahí su nombre. Aunque también intuí, no muy claros conceptos sobre ello. Hay cosas que reconozco no me gustan, y a veces me superan y se me nota. Una es algo tan típicamente nuestro como la alabanza de todo lo foráneo. Cuando uno va a los grandes sitios de Europa, hoteles, restaurantes, sastres... ve que, entre otros, la huella que han dejado y todavía dejan nuestros compatriotas y nosotros sin enterarnos.

A que viene esto ?. A la fascinación que nos producen algunos personajes, y no quisiera ser injusto, que lo que mejor saben es venderse. Y tiene su mérito. No voy a mencionar a españoles realmente elegantes, muchos, pero están ahí, no se exhiben, quizás a la vista de pocos. No somos italianos.

Estoy de acuerdo de no mezclar el ocio con el negocio, pero cuantos de los presentes se harán trajes, camisas en Rubinacci, Anderson o Cifonelli ( con i no y ) ?. Ninguno. No debería este blog potenciar, descubrir... profesionales capaces de hacerlo, intercambiandolos , dandoles trabajo...? Solo veo que se hace con el Sr. Langa, un gran profesional, y con su sastre, es el único o es porque le hizo un traje gratis ?. En cuanto a Santa Eulalia, muy buena tienda,pero que pocas has conocido o conoces. Un saludo.

El Aristócrata dijo...

Estimado Sr. Vicente,

Me permito contestarle en nombre de no pocos lectores de esta página.

Y para ello empezaré por el final: Santa Eulalia. Le animo a que me diga una sola tienda, que no unos grandes almacenes, no en España sino en toda Europa que esté en manos de una sola familia similar en tamaño y en oferta a Santa Eulalia.

Respecto a lo que comenta de que solo me hago eco del trabajo de profesionales extranjeros le recomiendo que vuelva a releer todos los capítulos de bespoke y cuente cuantos de ellos son nacionales y cuantos extranjeros.

A mi la crítica me encanta pero siempre que sea veraz.

Respecto a la alabanza que dice que se hace de lo foráneo no estoy de acuerdo. Si efectivamente ha leído mis artículos verá que digo infinidad de veces que la calidad de costura de nuestros sastres es comparable a la mejor. Dicho esto tampoco me importa admitir, como creo que también he dicho en varios de mis artículos, que nuestros sastres son grandes sastres pero solo sastres. Con ello quiero decir que si bien pocos como ellos saben hacer un ojal, un picado etc, carecen, no todos pero si la mayoría, de estilo.

Esto por mas que me duela, y créame que me duele, es otra realidad. Esto es fácilmente demostrable viendo como visten los personajes públicos que se valen de su ayuda. La realidad de los sastres españoles es que tienen un concepto preconcebido de las medidas que debe tener un traje y visten igual a un piloto, a un torero, a un empresario o a un presentador de televisión y además esto lo hacen independientemente de la edad de sus clientes. Y si no observe los cortes de los trajes de padres e hijos que van al mismo sastre; son prácticamente iguales.

En definitiva, son trajes dejan indiferentes a mucha gente y que como diría un sastre ya fallecido no tienen “duende”.

Por el contrario, el sastre italiano es estilista. Sabe sacar lo que tiene cada cliente dentro y reflejarlo en el corte y estilo de su ropa. Sabe recomendar sobre combinaciones de colores, sobre modas de solapas, sobre bocas de pantalón y sobre medidas corporales VS tamaño de las prendas. Todo esto, adornado, y en esto sí que estoy de acuerdo, con un gran marketing y con mucho bombo e historias centenarias y maestros difíciles de demostrar.

En definitiva, a lo mejor el sastre en cuestión puede incluso que no sepa ni coser pero para ello ya tiene a alguien que lo hace por él, pero sí sabe vestir a su cliente. Y viste diferente a cada uno de ellos porq sencillamente son diferentes.

Sobre sastres y camiseros nacionales he escrito sobre Reillo, Burgos, Langa y sobre Jaime Gallo. Le rogaría les llamara de mi parte y les preguntara cuántos trajes, como dice usted, me han regalado.

Aunque no obedezca al tema en cuestión permítame apuntarle algo.

Los profesionales españoles de este sector en España se quejan bastante de que este blog se creó para defender y dar a conocer el trabajo nacional. Y nada más allá de la realidad.

Este blog lo creé yo, y solo yo sin la ayuda de nadie, y lo creé para dar a conocer, entre otras muchas cosas, el trabajo excepcional de los profesionales a nivel mundial, del sector y nunca solo de España. Por ello, creo que es de justicia hablar, por ejemplo de Jaime Gallo pero también hacerlo, por ejemplo, de Rubinacci. O de Loob pero también de Vass. De Langa pero también de Charvet etc. etc. Si es bueno a mí me gustaría reflejar su trabajo en esta página. Pero si es bueno me da igual que sea español, húngaro, inglés, italiano o japonés. Pero debe ser como mínimo muy bueno.
Para que vea que no me dejo asombrar por el trabajo foráneo le adelanto que en los dos próximos artículos que estoy trabajando se contará el trabajo de un zapatero y de un sastre; ambos españoles. Y lo hago no porque sean españoles sino porque su trabajo es sencillamente excepcional y a la altura de cualquier otro compatriota suyo internacional
EA

El Aristócrata dijo...

Respecto a contar en el artículo todo lo acontecido en la reunión del Club estoy convencido que entiende que no tiene sentido ya que es una reunión para solo los miembros del Club y los socios que asistieron conocen el parecer de los presentes allí. Por cierto, cuando se creó este Club se podía hacer miembro cualquier lector sin requisito previo alguno.

Y por cierto, se sorprendería de la gente española que sale de nuestras fronteras y se hace la ropa fuera.

Para terminar permítame agradecerle el que discrepe del blog con esa educación exquisita. Además es todo un lujo poder leerle. Y créame que se lo digo en serio. Aunque no comparta su punto de vista estoy encantado de que alguien como usted discrepe. Lo único que le pido es algo más de objetividad sobre el contenido de la página.

PD Perdón por la redacción pero salgo en unos minutos de viaje

Un fuerte abrazo
EA

Vicente dijo...

Amigos de EA:

En primer lugar mi mas sincero agradecimiento por el largo escrito dedicado a mis comentarios. Sé lo que cuesta escribirlos al menos a mí. Estoy totalmente de acuerdo en todo lo que dices-dice, soy todavía joven o al menos eso creo, y pienso que aunque el tuteo imperante me espanta, en este caso no lo veo de mas. Entiendo que mis puntualizaciones han ido mas a comentarios posteriores. No discrepo por discrepar, cosa de bobos.

En cuanto a Santa Eulalia, me parece una buena tienda, por supuesto, pero como creo que dije no soy muy aficionado a las tiendas multimarca. Ni a las marcas. Prefiero comprar en sus propias tiendas o corners, pues ahí se ve todo su potencial. Y se puede elegir. Cosa que en las multimarca se pasa por el filtro del comprador, que lógicamente compra lo que cree mas vendible no lo que a el le gustaría. Si prefiero ir a Lobb, Ballantyne o mejor Berk o Edward Green no veo inconsecuente que no sea demasiado partidario de lo otro. Sin tratar de comparar, que no quiero hacerlo, a mi me gustan : Old England y Arnys en Paris; una fantástica en Bruselas que no me acuerdo como se llama, quizás la mejor; Rosa & Teixeira en Lisboa, y por decir alguna lejana Paul Stuart en Manhattan. Claro, a bote pronto, no soy un especialista ni llevo un archivo.

Referente a los sastres españoles, pues que decir, no soy un experto aunque si cliente del Sr. Gallo y no veo tanta diferencia con otros como Poole o Huntsman. Tienen su estilo y si te gusta vas, pero que este sea diferente seas torero o financiero ?. Pues será así si lo dices pero yo no me he dado cuenta, no lo voy a discutir. Aunque pienso que a ello deberían responder nuestros sastres, por ejemplo el Sr. Gallo. El mundo italiano es otra cosa, lo conozco menos, pero reconoceremos que lo que no tiene ni color es el tipo de cliente. Aunque estamos cambiando, al menos eso dicen, yo no lo veo tan claro. Voy ha hacer una afirmación en la que creo no estarás de acuerdo, para mi la elegancia en el hombre es el mundo inglés.

Como que no me imagino la cantidad de españoles que se visten fuera, pero no exageremos, no solo porque sea uno de ellos, cada vez menos. Sin faltar a la confidencialidad que la llevan escrupulosamente, presumen de ello y nos tienen por entendidos y discretos. Nada que ver con los rusos tan invasivos en todas partes, que lo que realmente les gusta es Billonaire. Pero repito y termino, no encuentro diferencias entre Burgos y Turnbull & Asser o Chervet o entre Gallo y Poole, a pesar mío no soy tan exquisito. Pero en lo que si hay diferencia y no poca es en los precios. Lo justifican ?. Un cordial saludo.


Anónimo dijo...


Pues sí, sólo un apunte, a mí me parece también Santa Eulalia, si no la mejor, sí de las mejores tiendas multimarca del mundo.

Creo que no hay duda al respecto. Cierto que Rosa&Teixeira de Lisboa es también una gran tienda, o La Maison Degand de Bruselas, increíble, quizá mejor que Santa Eulalia incluso, al menos tiene más oferta en stock.

Pero por emplazamiento, historia, calidad de servicios, variedad, decoración y espectacularidad del inmueble, etc... Santa Eulalia es sin duda un top a nivel mundial.

Saludos,

Marcos F. dijo...

Estimados Aristócrata y Vicente

Tras leer vuestras opiniones,opuestas, por decirlo de forma corta y simple, siempre dentro del máximo respeto por ambas partes, no he podido resistir a entrar en la polémica. Comprendo y comparto muchos, si no todos, los puntos de vista de Vicente. Vamos a hablar claro : los sastres Españoles no tienen nada que envidiar a sus colegas Italianos.Más bien a contrario...Sí querido Aristócrata, todo este invento de la manga Napolitana y de los trajes sin entretelas son una manera de hacer un traje con la mitad de trabajo,empleando la mitad de horas.¿ Y el resultado? Pues se nota , naturalmente, son trajes y chaquetas a las que les falta estructura; aunque no discuto que como grandes estetas, los Italianos le han dado un halo de buen gusto y de sofisticación.
Y luego están esos nombres Italianos tan sugerentes... No comparemos un Pérez con un Rubinacci,me refiero al sonido, a las evocaciones que sugieren. El made in Italy vende y gusta "per se". Por favor Aristócrata, le pido que compare los trajes de un De Guindos pongo por caso, con los de sus colegas Italianos,incluso Berlusconi parece mal trajeado, envarado a su lado. Los demás, más de lo mismo.La sastreria que tenéis en Madrid,y Puebla en Valencia, etc..NO SE COMPARAN con el mejor Italiano, ¡son superiores incluso en estilo!Más horas de confección,y el resultado,pues como una escultura. Como decia un gran Dandi,la vestimenta ha de adornar, y eso se hace muy difícil sin estructura, sin entretelas.En Madrid hay bastantes GRANDES SASTRES,con un estilo que hace que incluso viaje un diseñador como Oscar de la Renta a hacerse sus trajes a Madrid, y algún miembro de la realeza Europea. En Barcelona puede que haya algún buen sastre pero ni un solo gran sastre, con estilo quiero decir, no es lo mismo .El estilo Madrileño existe Sr Aristócrata,y yo lo reconozco en cuanto hojeo el Expansión por ejemplo, financieros, políticos,¡qué trajes !En cambio aquí en Barcelona...qué grisura; otras virtudes tendrán nuestros políticos Catalanes , sin duda; pero elegancia cero.

Creo que para alabar a los sastres Italianos se tendría que haber Vd hecho un traje a medida en Italia;y aquí me arriesgo ya que ignoro si es el caso, apreciado Aristócrata.

En cuanto a Santa Eulalia, conozco, aunque poco, al Sr Luis Sans y me parece todo un caballero y además simpático, por lo que me abstendré de comentarios.

Espero no se haya tomado a mal mis comentarios tan tajantes, lo reconozco; pero no se dan enteramente cuenta de los profesionales que tienen Uds. en Madrid.

Saludos muy cordiales y le felicito por su extraordinario blog. Está Ud. impulsando con mucha pasión, de paso,a todo un gremio, y contagiando una ilusión por el detalle a las generaciones jóvenes.
Bravo, José Maria.

Anónimo dijo...

Querido amigo comparto su punto de vista. Me da verdadero repelús ver entrar y salir de los juzgados a ciertos personajes con verdaderas obras de arte sobre sus cuerpos. Y es que se cometió el error de dar Beluga a los cerdos. Queridos amigos, no vuelvan a tropezar en la misma piedra. Cuidado con las contradicciones, que puede ser peor el remedio que la enfermedad y lo digo por que ya he visto alguna. El dinero es importante, pero no lo es todo en la vida.