martes, 8 de noviembre de 2011

SANTA EULALIA: TRADICIÓN Y MODERNINDAD SE UNEN PARA RECIBIR AL DUQUE DE WINDSOR


Estimados Aristócratas,

Desde que echamos a andar allá por el 2008 habéis sido muchos los que nos habéis echado en cara, y con mucha razón, el que hayamos centramos la mayoría de nuestros reportajes en sastres y artesanos situados en Madrid o fuera de nuestras fronteras.



De todas estas críticas las que con más insistencia se han repetido han sido las de los lectores catalanes quienes en sus innumerables comentarios han defendido la tradición de la Ciudad Condal a la hora de vestir correctamente. Todo aquel que haya seguido la evolución de la sastrería española estará conmigo en que ésta no hubiera alcanzado la cota de perfeccionamiento de la que hoy disfruta si ciudades como Tarrasa o Sabadell no hubieran tenido una industria textil tan potente como de la que durante décadas disfrutaron.



Para intentar acallar las crítica y aprovechando la exposición itinerante de los trajes más representativos de Eduardo VIII, Duque Windsor, nos pusimos en contacto con el propietario de la mítica casa barcelonesa Santa Eulalia para conocer con mayor profundidad todo lo que se esconde tras la fachada del edificio del Paseo de Gracia 93.

Santa Eulalia: un museo a pie de calle


El Sr. Luis Sans, nos recibió puntualmente en ese museo de arte contemporáneo construido sobre un club inglés del S. XIX que por nombre lleva Santa Eulalia. Nos guste el arte moderno o el clásico, la decoración antigua o la moderna, la fotografía, la pintura, el escaparatismo etc., todos encontraremos en este lugar algo con lo que deleitarnos los sentidos. ¡Y si todo esto fuera poco hasta los amantes del buen vestir pueden encontrar una amplia selección de la ropa de más alta calidad de caballero!


Santa Eulalia es con seguridad la única tienda en España que recuerda a las Maisons francesas del S. XIX. Quien haya estado en París en la mítica casa francesa Charvet encontrará innumerables similitudes entre una y otra. En los más de 2.000 m2 de la casa del aspa se pueden encontrar todas las novedades internacionales tanto de hombre como de mujer, una pop-up store, un coqueto café con carteles de moda de los años 20 y 30 y hasta una terraza donde saborear un Martini o unos bombones de Oriol Balaguer mientras esperamos que nos terminen de empaquetar la última creación que acaba de llegar de Paris de Pierre Corthay.


En 168 años Santa Eulalia ha contado con varios logotipos, tres de los cuales han sido recuperados y puestos en la entrada como muestra de la filosofía de la casa de ofrecer las mejores prendas que aúnen tradición y modernidad.


La propiedad de Santa Eulalia no ha escatimado esfuerzos a la hora de conseguir un local con el que posicionarse como la mejor tienda multimarca de España y sin lugar a dudas también de las de Europa. Para ello ha contado con los servicios del prestigioso arquitecto especializado en la decoración de tiendas de lujo, William Sofield, quien también ha diseñado las tiendas de Gucci, Bottega Veneta, Yves Saint Laurent, Boucheron o Tom Ford.



Todo aquel que haya conocido a la antigua Santa Eulalia y visite ahora sus nuevas premisas podrá apreciar el gran trabajo de remodelación realizado para haber conseguido con tanto gusto poder mantener la historia de la casa pero mirando ahora también al fututo más vanguardista. Ningún ojo curioso dejará de apreciar la más que sutil fusión de elementos antiguos y contemporáneos a lo largo de las diferentes plantas de la tienda.

Igualmente, los amantes del buen gusto sabrán valorar el trabajo llevado a cabo por el Sr. Luis Sans, quien obsesionado por mantener la tradición de la casa que fundó un antepasado de los Valls-Taberner en 1.843, a quien el propio bisabuelo del Sr. Sans se unió en 1870, ha conseguido aprovechar hasta el ascensor que lucía la primera Santa Eulalia del Pla de la Boqueria.


Si hoy es su sastrería y camisería así como el poder hacerte con las marcas más legendarias y artesanales y con las más actuales del panorama internacional por lo que destaca Santa Eulalia, ésta todavía debe parte de su fama mundial a los desfiles que se hicieron en la propia casa durante setenta años. Otro ejemplo del cuidado y respeto que se ha tenido a la historia en la remodelación de la nueva tienda es que incluso aquellas banquetas de 1926 sobre las que las que las damas de la burguesía de entonces presenciaban los primeros desfiles hoy adornan varias estancias de Santa Eulalia.


Alrededor de Santa Eulalia han girado las compras tanto de los señores más sofisticados como de los turistas más exquisitos. Por ello no sorprende el que Santa Eulalia llegara a contar en los años 60 con más de setecientos cincuenta trabajadores; repartidos entre los dos establecimientos que tenía la casa en el Paseo de Gracia, uno dedicado a la moda de mujer (Paseo de Gracia 60) y otro, el actual (Paseo de Gracia 93), dedicado entonces sólo a la moda de hombre.

Si tenemos en cuenta el papel que por aquellos años todavía tenía la mano de obra tampoco resulta extraño que la mayoría de ellos desempeñaran su trabajo en los talleres de alta costura, sastrería o camisería a medida. Y qué duda cabe que esa herencia del trabajo artesanal ha llegado hasta nuestros días.


Cada habitación es de un color diferente y su mobiliario es totalmente acorde con la línea de ropa en cada una de ellas expuesta. Es tal la atención al detalle que reina en los 2.000 metros cuadrados de la tienda que el aspa distintivo de la casa, símbolo de la patrona de la ciudad, está presente prácticamente en todas las piezas del mobiliario.

Incluso los visitantes más observadores podrán apreciar como antes de entrar en cada una de las estancias hay un pequeño detalle que nos “chiva” lo que allí encontraremos. En unos casos es un espejo con la forma de la habitación, en otros unas pequeñas litografías etc. Si esto no deja de ser un dato que habla del esmero que los responsables de Santa Eulalia se han tomado en la decoración de la tienda, no hay que dejar de deleitarse con sus enormes vestidores (con sombrereros incluidos) que invitan a entrar y a probarte de manera pausada y relajada las últimas tendencias llegadas de Milán.



Una de las particularidades más interesantes de Santa Eulalia es el hecho de que en ella se puede vestir desde el más clásico gentleman inglés hasta el más excéntrico dandi italiano. Esta pasión por vestir al caballero más preocupado con su aspecto quizás explique porqué durante sus primeros quince años de existencia Santa Eulalia se enfocaba principalmente en la línea de caballero.

Hoy todos los amantes del buen vestir, ya se sea seguidor del clasicismo inglés o del atrevido estilo italiano, podrán encontrar en esta centenaria casa marcas que van desde Marinella, Kiton, Borelli, Brioni, Loro Piana hasta otras como Moncler, Cruciani, Jacob Cohen, Tom Ford, Fay, o Etro.

No obstante, serán los amantes de la más alta zapatería los que verdaderamente disfruten con las piezas allí expuestas. Marcas como Church´s, Crockett & Jones, Alden, John Lobb, Corthay, Santoni o Tricker´s son solo algunas de las míticas casas zapateras que podemos encontrar en la tienda de Paseo de Gracia 93.


Tras recorrer las diferentes estancias de la tienda llegó el momento que seguramente la mayoría de vosotros también estaría esperando: el momento de conocer esa sastrería donde se cortan y cosen los que para muchos son los mejores trajes a medida de España.

La sastrería y camisería de Santa Eulalia

La dirección contraviniendo las normas de la casa nos brindó el privilegio de poder pasar un largo rato dentro del taller de sastrería y de camisería donde nos atendió muy amablemente el maestro sastre Marc Munill. Durante las casi dos horas que compartimos con él, Marc nos contó y deleitó con la larga historia de sastrería de la casa. No deja de ser sorprendente que incluso con los tiempos que corren todavía hoy esta sastrería sea capaz de coser más de 450 trajes a medida al año; cifra que llegó a multiplicarse por diez antes de que hiciera su entrada la confección industrial.



Una de los rasgos distintivos de esta sastrería es que cuenta con el que seguramente sea el taller más grande de alta sastrería que funciona en la actualidad en España. Los veinticuatro oficiales que trabajan a las órdenes del Sr. Munill tienen la particularidad de estar especializados en cada uno de los oficios necesarios para traer un traje a medida a la vida.

El Sr. Munill nos narró con gran entusiasmo como el contar en los alrededores de Barcelona con las principales industrias textiles del país había permitido a la ciudad condal el que en ella se instalasen los mejores sastres del momento y como finalmente este hecho también había permitido a Barcelona situarse como un referente en la confección a medida. Pero al igual que se ilusionaba mientras compartía con nosotros esos grandes nombres de sastres que habían ejercido la profesión en Barcelona también se quejaba amargamente del hecho de que a pesar de esta larga tradición hoy algo tan sencillo como una aguja de coser o una tiza de marcar se tuviera que comprar a Alemania.


Mientras charlamos con algunos de los oficiales aprovechamos para preguntarle al Sr. Munill qué es lo que convierte a un aprendiz en un buen sastre a lo que no duda en responder que cierta habilidad con las manos, un buen maestro y años de paciencia y dedicación.

La exposición itinerante de los trajes del Duque de Windsor


A lo largo de la historia existieron personajes que marcaron no sólo el estilo de vestir de su generación sino que fueron los responsables de que mucho después de desaparecer, sus innovaciones pasaran a formar parte del vestir diario de las generaciones posteriores. Es a esas pocas personas que han vestido con estilo a las que se les debe principalmente este hecho. Éstas han experimentado con tal gusto y éxito en su vestir que muchas de sus extravagantes creaciones se consideran hoy hasta algo clásico e incluso refinado.

Una parte importante de los trajes más representativos del Duque de Windsor fueron adquiridos por la firma napolitana Kiton en una subasta de Sotheby's celebrada en Nueva York. Y son estos trajes los que tras saltarse una larga cola de espera Santa Eulalia expone estos días y hasta el próximo día 17 en diferentes estancias de la tienda.


Tanto como Príncipe de Gales como como Duque de Windsor, Eduardo VIII siempre llamó la atención por su peculiar manera de vestir; manera que traspasó fronteras y fue reiteradamente imitada por los caballeros de su época.

Al Duque de Windsor precisamente se le atribuye poner de moda cosas tan escandalosas en aquel entonces como la chaqueta de esmoquin con solapas redondeadas, la pajarita ancha y sobre abultada, el diseño de la camisa actual de esmoquin o la chaqueta cruzada tipo dinner jacket blanca con solapas negras con la que conseguía resaltar la elegancia de la camisa blanca.


Si vestir un traje azul marino con zapatos de piel vuelta marrones hoy en Italia es algo frecuente, cuando el Duque de Windsor lo hizo por primera vez seguro que fue considerado casi como una herejía. Si el cuello windsor full cutaway que su camisero de Hawes and Curtis diseñó para él fue otra de sus grandes aportaciones también no lo fueron menos esos calcetines con colores y dibujos llamativos que combina con gran acierto con su corbata o hasta con su pañuelo de bolsillo.

Como recordaran nuestros lectores más fieles, allá por el 2008 ya contábamos en estas mismas páginas que incluso siendo Príncipe de Gales y tras mancharse los pantalones éste no dudó en acudir a la tienda más cercana y ponerse unos pantalones recién desembalados. Debido a la premura que llevaba no dio ni tiempo a que se los plancharan. Ni que decir tiene que desde ese momento los caballeros de la época empezaron a decantarse de forma generalizada por la raya en el pantalón.

Seguramente los caballeros que visiten la exposición de los trajes del Duque de Windsor en Santa Eulalia compartirán conmigo el hecho de que esa forma suya tan particular de vestir donde se daban cita la provocación y el clasicismo inglés seguramente no podría lucir en ningún otro sitio como lo hace en Santa Eulalia.

Entrevista con el Sr. Luis Sans sobre la sastrería de Santa Eulalia


1. ¿Desde qué año lleva la sastrería de Santa Eulalia haciendo trajes a medida?


Santa Eulalia se fundó en 1843 y desde sus inicios llevamos haciendo camisería y sastrería a medida.

2. Baldomero Sullá i Plana quien ha pasado a la historia como uno de los mejores sastres de este país se jubiló en su casa. ¿Qué hacía tan especiales a sus trajes?


Sin duda sus prendas tenían una fuerte personalidad. Era un sastre que, por encima de todo, miraba cómo quedaba el traje en su conjunto. Decía que un traje debía tener “allure”, desprender estilo incluso si tenía pequeñas imperfecciones. La perfección no es elegante, afirmaba.


3. Usted que desde niño ha visto en casa como han evolucionado las tendencias tanto en el vestir femenino como en el masculino, ¿cómo diría que ha evolucionado el corte y la hechura de los trajes de chaqueta?

La tendencia ha sido utilizar tejidos cada vez más ligeros y confeccionar prendas menos armadas. El cliente, además de elegancia, busca comodidad.

4. ¿Qué diferencia un traje que sale por la puerta de Santa Eulalia de otro que lo hace de alguna otra sastrería importante de España o incluso de una de fuera de nuestras fronteras?

Los trajes que confeccionamos tienen una personalidad que los hacen únicos. Por ejemplo, hacemos los cantos de la chaqueta más abiertos, que se “escapan” hacia atrás. Las solapas tienden a ser anchas con los cantos redondeados, no acabados en ángulo recto.

Los pantalones llevan una pinza hacia dentro y son de tiro más alto. Pero, por supuesto, el sastre entabla siempre un diálogo con el cliente a fin que el estilo de ambos se fundan al final en uno solo.

5. Diría el corte típico de Santa Eulalia es más parecido al inglés o al italiano?


En el corte seguimos más la tradición inglesa, aunque por el clima utilizamos tejidos más ligeros, propios del estilo italiano.



6. ¿Cuál es el tipo de perfil del cliente de sastrería y de la camisería a medida de Santa Eulalia?

Aunque el público puede ser muy variado, básicamente nos encontramos ante dos perfiles: la persona con cierta sensibilidad que quiere un traje personalizado, que busca una exclusividad y diferenciación, y la persona que por su constitución se ve en la necesidad de vestir a medida.

7. ¿Cuántas personas trabajan en el taller?

El taller está formado por 18 oficiales y sastres especializados.

8. ¿Está cada una especializada en una parte del proceso de confección o por el contrario son alternan oficios diferentes?

En Santa Eulalia, en el proceso de fabricación de un traje intervienen varias personas, cada una de ellas especializada en una tarea concreta. El sastre, el pantalonero, las personas responsables de coser la americana, las que ponen las mangas y las que, una vez finalizado el proceso de fabricación, se encargan de planchar el traje. Participa en cada traje un equipo de siete personas, cada una de ellas con una función específica, que dedican tiempo y esfuerzo para garantizar la calidad que exige Santa Eulalia.



9. En un momento dado de la historia de esta casa y cuando la confección no estaba tan extendida como ahora sus talleres cosían hasta 3.000 trajes al año. ¿Cuántos trajes hacen al año?

Unos 450.

10. ¿Ven un resurgir en la sastrería y camisería tradicional?

Vemos sin duda un interés entre las nuevas generaciones por la sastrería y camisería a medida. Este interés por prendas únicas y con personalidad está más vivo que nunca, aunque ciertamente entre una minoría que puede y sabe apreciarlo.


11. Según su opinión, ¿cuántos trajes necesita el armario del caballero para estar completo?

Un buen armario debería contener como mínimo 5 o 6 trajes.

12. Para usted, ¿cuáles son los cinco trajes imprescindibles que todo caballero debería poseer?

En el armario no debería faltar un traje gris marengo o azul noche liso, otro con rayas finas, otro con un tono más claro con una muestra para uso más de día, un blazer azul y un esmoquin.

13. Respecto a la camisería de Santa Eulalia, cómo ha evolucionado desde sus comienzos a la que ahora ofrece las manos del camisero Eusebio? ¿Qué tipo de tejido es el más demandado por los clientes de Santa Eulalia?

En una camisa a medida, lo caro es la mano de obra por eso ofrecemos siempre tejidos de muy alta calidad porque su repercusión en el precio final no es tan grande. Es justamente lo contrario que hace el mundo de la confección industrial. Por eso, en nuestro caso, el cliente además de disfrutar de una camisa que se ajusta a sus medidas y que está confeccionada artesanalmente, disfruta de unos tejidos excepcionales al tacto.



13. ¿Cómo ha conseguido tener el privilegio de ser una de las pocas casas del mundo capaz de reunir los trajes del Duque de Windsor? ¿Qué destacaría de su persona y de su forma de vestir?

Los trajes que exponemos del Duque de Windsor son propiedad de Kiton, que nos los ha prestado para esta exposición temporal.

El charming prince, como fue llamado entonces, ha sido sin duda una de las personas que más han contribuído al vestir del hombre. Su estilo fue calificado de extravagante y atrevido en su época pero ha trascendido su generación para incorporarse a la forma de vestir de generaciones posteriores.

Estilos tan habituales hoy en día como llevar vuelta en el pantalón, usar zapatos de ante con trajes azules, confeccionar trajes con tela de príncipe de Gales, llevar camisas de cuello con varilla y sin almidonar o usar el azul noche en vez del negro en trajes de etiqueta han sido parte de sus inestimables contribuciones.

Ahora ya solo queda saber si cuando Santa Eulalia echa el cierre al término de cada jornada el espíritu del Duque de Windsor se queda tranquilamente degustando un buen whisky en el sillón de piel de su club inglés o por el contrario sale a pasear con su amigo Brummell a experimentar con las últimas tendencias llegadas de los diversos rincones del mundo.

El Aristócrata

13 comentarios:

ELEGANCIA EN VERTICAL dijo...

¡Cuánto me he deleitado con esta entrada!

Reconozco que la "terra" tira y, aunque resido en Madrid, soy de Barcelona.

Has descrito muy bien, de modo sencillo y completo, la historia de la casa, no como hicieron las revistas de moda cuando se remodeló -apenas historia, datos sobre tendencias y marcas... y poco sobre el espíritu-. Si ya era preciosa antes, ahora debe de ser espactacular y le debo una visita.

Muy interesante la entrevista con el sastre, aunque no comparto la idea de que para solicitar sus servicios hace falta, únicamente, gusto por la satrería. Las circunstancias vitales han cambiado mucho desde los tiempos de mi abuelo y hoy hay muy pocos caballeros que puedan permitirse en su armario 5 ó seis trajes de manos de un sastre.

Me han parecido muy interesantes algunas anécdotas sobre el Duque de Windsor. ¿La raya en el panatalón procede de ahí? ¿Me recomendarías alguna buena biografía sobre este curioso y escandaloso personaje para su época? Si la exposición aguanta un mes, tendré oportunidad de visitarla.

El final del artículo es de lo más bello. Me ha encantado.

Nos vemos el lunes.

Un abrazo.

Andres II dijo...

Impresionante Aristócrata!! Un artículo con letras mayúsculas.

Yo conocía esta tienda principalmente por los comentarios de muchos de los lectores de este blog pero reconozco que no sabía que tenía todas esas marcas. Si no leo este artículo no se me hubiera ocurrido entrar nunca en su web y ver q incluso tienen más q las que tu nombras. Tienen hasta Marinella!! Por cierto, pudiste ver sus corbatas? Qué opinión te merecen?

Perdona si abuso de tu amabilidad, pero ¿recomendarías su sastrería frente a la de otros sastres de los que has hablado en esta web? No he visto que tengan tienda en internet. Sabes si pueden enviar las corbatas a domicilio?

Perdona nuevamente por abusar de tu gentileza pero la verdad es que me ha apasionado la tienda en sí y la bella forma en que está narrado el artículo.

Enhorabuena!!

B.F dijo...

Muy bueno el post, me ha llamado la atención las características de sus trajes con elementos tan clásicos como son solapas anchas, cantos redondos, pinzas invertidas, creía que la sastrería catalana era más moderna. Pero vamos todas estas características a mi me gustan.

Por cierto aristócrata, tengo una duda sobre las pinzas. En España e Italia son más comunes las pinzas hacia fuera y en Inglaterra hacia dentro. Los italianos siempre buscan la estética. Quería saber cual cree usted que es más elegante, y cual a su parecer aporta mayor limpieza de lineas al pantalón.


Muchas gracias por el artículo.
Un saludo,
B.F

Antonio dijo...

Una entrada como a las que nos hemos acostumbrado: profusa, extensa e informada. Además, una lectura placentera para los amantes de la sastrería a medida. Muchas felicidades Aristócrata.

Anónimo dijo...

Buenos días, acabo de leer el blog y me ha encando la forma de describir y presentar esta marca, que la verdad, desconocía, soy gallego y en mis proxima visita pasaré sin falta a comprarme algunas cosas.

Un gusto poder leer este blog que nos presenta las mejores marcas y modelos del mundo.

enhorabuena y me pasaré a comprarme unas prendas por la tienda.

un abrazo a todos.

Blueberry dijo...

Aristócrata, Felicidades!!!! Excelente artículo. Has descrito a la perfección LA TIENDA. El trato exquisito que le dan a los clientes es algo que tendrían que aprender muchas otras tiendas de BCN.

Saludos,

BdeH dijo...

¡Qué maravilla! Desde ahora no tengo ninguna duda sobre donde voy a ir en mi próxima visita a Barcelona. Un lujazo.
Un abrazo,
Beatriz

Anónimo dijo...

Gran reportaje!!!
Enhorabuena

Anónimo dijo...

Gran artículo, no ha sido tan profundo como el de el Señor Jaime Gallo pero me ha gustado mucho.

Con repecto al comentario de las pinzas hacia dentro o hacia fuera, yo las llevo hacia adentro desde que vi la pelicula "Wall Street 1", donde Gordon Gekko (Michael Douglas) luce unos trajes con las pinzas de los pantalones hacia adentro que son perfectos, yo desde entonces las llevo así.

Anónimo dijo...

Uno de tus mejores articulos amigo. Yo tuve la gran suerte ( Que aun ni me creo ) de poder verlos en la fabrica de Kiton en Napoles.

Francisco

El Aristócrata dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios,

Yo recomendaría el libro King Edward VIII, A life.

Es cierto que un traje de sastre supone un desembolso muy importante. Pero también lo es el hecho de que al durar tantos años este fuerte inicial desembolso se traduce en una buena inversión. ¿Recuerdas la frase “quality is remember long after price is forgotten”?

Respecto si recomiendo esta sastrería frente a las otras que hemos hablado depende. Si en Santa Eulalia consiguen cogerte tu aire adelante. Su mano de obra es igual de excelente que otras que hemos hablado aquí.

Respecto a las pinzas del pantalón yo por ejemplo las llevo inglesas. Y las llevo inglesas (invertidas) porque mi corte es puramente inglés. Sobre cual queda más limpia me temo que las italianas.

Las inglesas se abren más en el comienzo de la pinza. Hay alguna foto del Príncipe Carlos donde tiene abierta su chaqueta y se puede apreciar.

Coincido con Blueberry en el que el trato es muy bueno. Sin embargo, lo más destacable es que en cada sección tienen un responsable que domina el producto que vende. Yo tuve ocasión de hablar con el responsable de zapatería y daba gusto hablar con él porque no era para nada el típico vendedor que encontramos en otras zapaterías.

Un abrazo y nos vemos mañana en el Colegio Mayor de San Pablo a las 20h.

EA

Cristian Dueñas dijo...

Aparte de muy completo este articulo resulta excelente. Tanto por la entrevista al propietario de la casa, la completa y detallada descripción que se hace de la casa, en todos y cada uno de sus espacios mas representativos, las vitrinas, los estantes y desde luego el alma de la casa: la sastrería, los talleres, los mesones. En fin, Santa Eulalia resulta ser un santuario de la moda masculina tanto clásica como contemporánea.
Por otra parte esta la muestra de la exposición de los principales ajuares del Duque de Windsor. Que mas podría llegar a decir o mencionar acerca del Duque?, lo mas relevante y significativo que este gran aristócrata le dejo como herencia a la moda clásica masculina ya se ha dicho. Tal vez solo me queda por mencionar que aquí en Colombia y mas exactamente en S.F Bogota D.C, el Duque es lo que para los antiguos caballeros bogotanos e incluso para los actuales es y personifica plenamente un "TIPAZO".

Recuerden vivir con clase y elegancia sin importar las circunstancias de la vida.

CRISTIAN DUۄA$.

Cristian Dueñas dijo...

Aparte de muy completo este articulo resulta excelente. Tanto por la entrevista al propietario de la casa, la completa y detallada descripción que se hace de la casa, en todos y cada uno de sus espacios mas representativos, las vitrinas, los estantes y desde luego el alma de la casa: la sastrería, los talleres, los mesones. En fin, Santa Eulalia resulta ser un santuario de la moda masculina tanto clásica como contemporánea.
Por otra parte esta la muestra de la exposición de los principales ajuares del Duque de Windsor. Que mas podría llegar a decir o mencionar acerca del Duque?, lo mas relevante y significativo que este gran aristócrata le dejo como herencia a la moda clásica masculina ya se ha dicho. Tal vez solo me queda por mencionar que aquí en Colombia y mas exactamente en S.F Bogota D.C, el Duque es lo que para los antiguos caballeros bogotanos e incluso para los actuales es y personifica plenamente un "TIPAZO".

Recuerden vivir con clase y elegancia sin importar las circunstancias de la vida.

CRISTIAN DUۄA$.