domingo, 1 de noviembre de 2009

Bespoke Parte VI. El zapato a medida; Norman Vilalta: artesano y artista

Artesano: "Persona que hace por su cuenta objetos de uso doméstico imprimiéndoles un sello personal, a diferencia del obrero fabril"
Artista: "Persona que hace algo con suma perfección”
Desde que empezó a andar http://www.elaristocrata.com/ allá por Abril 08 teníamos pendiente la realización de un artículo sobre zapatería a medida. Si bien nos hemos hecho eco en repetidas ocasiones del interesantísimo mundo de la sastrería, no habíamos hecho lo propio con el de la zapatería bespoke.



Siempre hemos defendido que la elegancia empieza por los pies. A nuestros lectores les resultará familiar nuestra afirmación de que el mejor traje de Henry Poole se puede ver arruinado por no vestir unos zapatos a la altura de éste o por no saberlos combinar. Igualmente, estos habrán leído en esta página en más de una ocasión que del mismo modo, también puede ocurrir que un traje normalito se realce al descansar éste sobre unos zapatos bien escogidos y de calidad. No obstante, ni el más fino John Lobb podría hacer milagros en muchas ocasiones.



Durante estos casi dos años en los que hemos estado pensando en la estructura de este artículo y los posibles talleres donde realizarlo el nombre de Norman Vilalta siempre ha estado dentro de nuestras primeras opciones. Igualmente, queremos agradecer a los que nos sugeristeis que le dedicáramos este artículo porque después de conocer en profundidad su trabajo no creo que hubiera habido ningún otro taller, ni nacional ni extranjero, donde se nos tratara mejor y donde se nos mostrara un trabajo tan diferente a lo que hasta la fecha conocíamos.
Después de charlar por teléfono e intercambiar varios emails sobre el artículo y lo que con él queríamos contaros, acordamos mantener un encuentro de tres días en su taller de Barcelona y conocer el producto en profundidad.

Si bien el taller de Norman se encuentra en el centro de Barcelona, está ubicado en una zona relativamente alejada del bullicio de la ciudad y en una calle muy significativa al encontrarse su taller rodeado de galerías de arte. Después de pasar tres días con Norman y conocer su forma de trabajar y lo que él busca en cada par de zapatos que fabrica parece claro que la elección de los bajos de la Casa de Antoni Pámies, un edificio modernista de 1908, para establecer su laboratorio no fue para nada una casualidad. Y decimos laboratorio porque lo que allí encontramos está más cerca de un lugar donde se realizan investigaciones y experimentos que del típico taller donde solo la construcción manual de algún objeto justifica este último nombre.

Lo primero que nos encontramos al entrar en su taller-laboratorio es un tirador de la puerta principal con forma de una gran horma que perteneció al señor Josep Cunillera, zapatero ortopédico recientemente jubilado y quien representaba la tercera generación de zapateros en su familia y a quien Norman tiene en gran afecto. Hoy son las herramientas de Don Josep las responsables en gran parte del acabado de los zapatos que salen por la puerta del taller de Norman. Como nos comenta Norman, “en el gremio de zapateros los utensilios de trabajo siempre deben pasar de una mano a otra y nunca pueden descansar”.

Aparte de esta enorme horma, nos llama la atención la disposición de la tienda. Aunque más cerca de un taller de pintura o de escultura que de cualquier zapatería que podamos conocer, este fascinante lugar rezuma orden dentro de un enorme desorden. Si lo que vamos buscando es un lugar donde el lujo sea el protagonista nos llevaremos una gran desilusión. Su taller nunca podrá ser una tienda ya que el polvo campa a sus anchas rodeado de zapatos, pieles, pruebas etc.

Como decimos, no hay ni ostentación ni objetos innecesarios. Todo el guiño al lujo lo representan tres pequeñas sillas de madera donde Norman pasa horas charlando con amigos y clientes. Si el visitante lo que quiere encontrar son solo esas pequeñas obras de arte que conocemos como zapatos estará más que satisfecho ya que éstos están por todo el taller.

Justo pasado el umbral de la puerta, en una pequeña mesa en la entrada, se divisa una muestra de lo que será en un futuro cercano su línea prêt-à-porter. En esta mesa encontramos desde zapatos inspirados en modelos ingleses de los años 30 pero con un guiño a la modernidad, hasta mocasines con forro de razo.

Tras esta mesa y sobre el suelo, tanto a derecha como izquierda, observamos múltiples zapatos diseñados y fabricados por él que muestran tanto su evolución como zapatero artesano como la gran variedad de líneas con las que ha trabajado a lo largo de su ya prolija carrera.

Los modelos e inspiraciones son amplísimos. Como Norman nos adelantó incluso antes de visitarle no encontramos en su taller las líneas típicas de los Oxford o Bluchers de las casas inglesas e italianas. En su casa, como veremos más adelante, este concepto está superado.

Conforme nos acercamos al fondo de la tienda empezamos a vislumbrar lo que verdaderamente nos ha traído hasta allí: su laboratorio.

Resulta sorprendente como en menos de tres metros cuadrados se dan cita desde las centenarias herramientas con las que trabaja Norman, su mesa de trabajo y una diminuta silla. El desvirador, las limas, los hierros de cantos fríos, las ruletas, los zigzags, el yunque etc. comparten este diminuto espacio con zapatos y botas que se encuentran en pleno proceso de construcción. En definitiva, no más de tres metros cuadrados de donde salen todos los años cien pequeñas obras de arte.

Si hemos tenido la suerte de conocer anteriormente los zapatos de Norman Vilalta seguramente esperaríamos encontrar un taller mucho más moderno y amplio del que allí se abre ante nuestros ojos. Sin embargo, si algo trasmite este centenario taller es que estamos frente al lugar de trabajo de un auténtico artesano.

Norman Vilalta es argentino de nacimiento, español de adopción y barcelonés de agradecimiento. Su carrera como zapatero empezó en el país Sudamericano. Trabajando ya como abogado aprovechaba los fines de semana para ir a la casa de los artesanos de Correa Bottier a aprender el oficio. La gran amabilidad de esta familia y los sentimientos que allí afloraron le hicieron decidirse a dejar su profesión de abogado, dejarse llevar por su impulso interior y comenzar a capacitarse como zapatero artesano.

De Buenos Aires emprendió el viaje a Florencia. Allí empezó a trabajar en un taller de una señora alemana donde conoció a quien sería su maestro los siguientes años: Stefano Bemer. Él fue quien le dijo que para aprender a diseñar y hacer zapatos a mano necesitaba de al menos cinco años de capacitación. En este taller de Via di Camaldoli pasó mas de un año y medio aprendiendo los secretos relacionados tanto con la construcción de un zapato artesanal como con el diseño del mismo. Desde Florencia aterrizó en Barcelona donde ya lleva siete años entregados a esta profesión.

Mientras nos fijamos en un pequeño taburete de mimbre nos explica que la silla de cada zapatero es la responsable en gran parte del resultado final. Según nos comenta, si no te sabes sentar no puedes hacer zapatos. La forma de sentarte determina, por ejemplo, hasta como puedes cortar. Según sea la altura de la silla, el trabajo que se realice sobre el zapato puede variar considerablemente. Su silla de trabajo apenas despega del suelo unos centímetros y para seros sincero, no parece muy tentador pasar sobre ella las más de cincuenta horas que requiere la confección de uno de sus zapatos a medida.
Una vez hechas las oportunas presentaciones y tras declararse lector empedernido de nuestra página nos empieza a narrar la larga tradición que en nuestro país hay de artesanía zapatera.

Según nos cuenta, los dos países con mejores pieles son Inglaterra y España. No obstante, España es el país con mayor tradición de cuero manufactura. Por ejemplo, el cuero cordovan de cabra es prácticamente todo de procedencia española. La tradición española-árabe sobre la venta y compra de cuero convirtió a España en uno de los países con más tradición en el trabajo de la piel. Pero desgraciadamente esto no se nos ha contado y muchos seguimos pensando que la buena piel es propiedad casi en exclusiva de otros países.

Por el contrario, nos adelanta, no sin cierto pudor, algo con lo que muchos de los lectores de www.elaristocrata.com estamos totalmente de acuerdo. En España, y por mucho que desde esta página se intenta hacer, no se visten buenos zapatos. Y lo que es peor, tampoco se saben combinar los diferentes tipos de zapatos. “En España la gente es capaz de gastarse un dineral en un traje y luego ponerse con él esos infumables Sebagos”.

Las mejores botas de montar a caballo se hacen en nuestro país y las botas de cowboy proceden de las botas españolas. Según nos comenta, las botas de montar y de polo son muy difíciles de fabricar. Antes de empezar a confeccionar dichas botas Norman consiguió varios modelos antiguos ingleses y los desmontó para entender cómo estaban hechos. Los zapateros ingleses que hace cincuenta años se dedicaban a fabricar botas de montar a medida representaban el súmmum de la perfección. La bota de montar representa la máxima complicación de la zapatería artesanal y desgraciadamente hoy son contados los zapateros que hacen este tipo de zapato. Norman presentará sus botas próximamente en el Abierto de polo argentino.

Tampoco las Chealsea boots fabricadas en nuestro país tienen nada que envidiar a las de las casas extranjeras más reputadas. Igualmente, nuestros zapatos cartujanos son, según su opinión, de una enorme belleza.

Nos comenta que una de las cosas que tiene pendientes es pasar dos meses con un guarnicionero andaluz que le enseñe como se hacían antiguamente los zapatos cartujanos. Los zapatos de, por ejemplo, Guarnicionería López, si bien pueden no tener la terminación de unos zapatos bespoke, son magníficos y cuentan con una enorme variedad de modelos. Tampoco podemos olvidar a algunos zapateros menorquines quienes podrían competir fácilmente con los sobrevalorados zapatos RTW de John Lobb. Sin embargo la mayor parte de las buenas marcas RTW siguen viniendo de Northampton.

“Hoy la mayoría de los zapateros que hacen bespoke son solo artesanos pero en cambio no diseñan zapatos. Quizás esto explique mi gran admiración por el trabajo de Roger Vivier y de Ferragamo quienes han sido, desde mi puto de vista, los dos grandes maestros de la zapatería mundial”.

Como puntualiza, hoy estos grandes nombres se van sustituyendo poco a poco por nombres como el de nuestro internacional Manolo Blahnik. “Yo admiro mucho a Manolo Blahnick porque ha dedicado toda una vida a los zapatos y desgraciadamente ha tenido que hacerse famoso fuera de nuestras fronteras para que aquí se le reconozca su trabajo. No obstante, su producto difiere mucho de lo que yo considero un zapato artesano. Una cosa es decorar un zapato y otra muy diferente es hacer manualmente un zapato”.

Continúa contándonos que si bien en España se fabrican buenos zapatos RTW en cambio no contamos con destacados zapateros. “No podemos olvidar que el poner una marca en el interior de la lengüeta del zapato no te convierte en zapatero. Ser zapatero es otra cosa”.

“Hoy las grandes marcas internacionales, incluso aquellas que muchos de nosotros podemos considerar como el súmmum del refinamiento y calidad, funcionan como una gran empresa donde un equipo de personas diseña la colección, otro decide los colores y una gran fábrica los produce. Por el contrario, existen muy pocos profesionales que realicen todo el zapato ellos solos y lo que no es menos importante desde el mismo lugar de trabajo”.

El trabajo de Norman Vilalta lo podemos dividir en dos grandes grupos. Por un lado, encontramos una línea compuesta por zapatos clásicos y medida y por otro una serie mucho más conceptual y minimalista donde se une la artesanía y el diseño.

Mientras continuamos con nuestra charla hacemos una pausa para que pueda tomar medidas a un cliente, un galerista, artista y coleccionista de arte, a quien había citado coincidiendo con nuestra visita para de esta forma poder narraros de la manera más real posible el proceso de confección de uno de sus zapatos.

Durante el proceso de toma de medidas estudia y tiene en cuenta ambos pies ya que como bien nos apunta, nadie tiene los dos pies de las mismas dimensiones. Mide desde el largo, el ancho y el alto desde diferentes puntos hasta el grosor de los dedos, la altura del talón, el puente del pie etc. Mientras toma las medidas nos sigue contando que la forma de trabajar de un zapatero está siempre en continua evolución. Uno de sus mayores cambios lo podemos apreciar en el trabajo del talón donde ahora éste es una mera continuación en vertical de la suela.

Una vez concluido el proceso de toma de medidas, empieza una apasionante conversación con el cliente de más de una hora sobre lo que le gusta en un zapato y cuál es la imagen que le gustaría transmitir con ellos. Obviamente, no puede ser el mismo zapato el de un caballero que vista trajes cortados según el estilo inglés que el del señor que se decante por un estilo más italiano o el de aquel que quiere convertir el zapato en el foco de atención de su vestimenta o el de alguien que solo lo vestirá de manera casual. Tampoco, con seguridad, será el mismo zapato el de un artista que el de un banquero. Y en esto radica, como veremos más adelante, el gran valor añadido de la artesanía Norman: nadie como él sabe trasmitir la personalidad de cada cliente a los zapatos.

Una vez que abandona el cliente el taller, Norman nos adelanta como evolucionará el proceso de confección del zapato durante los siguientes dos meses hasta que éste esté totalmente terminado.

Después de la toma de medidas se prepara la plantilla de manera que refleje tanto el diseño del zapato final como el de la suela, especificando cada milímetro para, por ejemplo, conseguir una punta afilada o un estilo de zapato en concreto. Seguidamente se corta la piel y se ponen a remojar las punteras y los contrafuertes las cuales a posteriori se rebajarán dependiendo de la estructura del zapato que se quiera conseguir (rígidos, flexibles, ligeros etc).

A continuación Norman dibuja el modelo del zapato sobre la horma de madera y confecciona los patrones con las correcciones para cada uno de los pies. En caso que el cliente quiera un forro con un diseño particular se realiza un proceso similar al anterior.

Una vez terminados los patrones se pasan a un papel que cubrirá y se montará sobre la horma de madera. Es importante cerciorarse de que el dibujo del papel y su situación en la horma concuerdan perfectamente. Después se corta la piel acorde a las medidas de cada pieza de corte y forro. Seguidamente, se rebajan las partes que correspondan y se comprueba que vayan tanto unidas como que no hayan quedado regruesos. Se apara y ya está el corte listo para montar.

Las diferentes partes del zapato se montan siempre por separado siguiendo el siguiente orden: forro, corte, punteras, barretas y finalmente el corte de la punta. Posteriormente se cose, siempre a mano, el Goodyear o en su defecto el Norvegese a la vira.

El siguiente paso es ya poner los cambrillones los cuales en su taller son siempre de madera. Una vez terminada su correcta colocación se realiza el interior del zapato según lo especificado por el cliente.

El montado de la suela se realiza una vez que esta haya estado en remojo varios días y siempre después de haberla martillado con una piedra de río para conseguir el mayor grado de alisado posible. Este es el momento perfecto para trabajar sobre la suela y conseguir la flexibilidad que en ella quiere el cliente.

A posteriori, se construye el tacón del zapato estrato a estrato, insertando solo un tipo de clavos de madera alemanes que impiden que entre el agua ya que al contacto con la humedad estos se ensanchan y bloquean su paso. “El tacón queda más firme porque no se arruinan como los de acero además de no usar clavos de acero en el tacón el cambrillón también es de madera, por eso son más ligeros y no suenan en los detectores de metales de los aeropuertos”. Para la construcción del tacón, anteriormente se han debido martillar también cada una de las tapas. La terminación y forma de los cantos se realiza con lija, agua y calor. Finalmente se lustran los cantos con los diferentes hierros del zapato.

El acabado de la suela y del tacón se hace tradicionalmente con lima, vidrio, luego se trata con unas lijas de papel y con los hierros calientes con agua para posteriormente repetir todo el proceso esta vez con ceras y tintas. Se realiza con una lija de joyería progresiva 350, 500 y 800. Con su uso conseguimos que la fibra quede completamente lisa y brillante. Es ahora cuando se ponen los cuños de cada uno de los artesanos que han intervenido en la fabricación del zapato y se graban las iniciales del cliente en cada uno de los zapatos.

El lustrado pone fin a la construcción del zapato. El grado de intensidad del mismo depende en gran medida de lo que quiera el cliente. Si se trata de una glaseatura, el zapato se lustra haciendo capas muy sutiles de cera con un líquido especial. Si el cliente prefiere algún tipo de textura como, por ejemplo, un tono envejecido, el proceso de lustrado se alarga en el tiempo necesitándose otros dos días. “Junto con la terminación del tacón y la suela es cuando se les da el "carácter" al zapato por ejemplo para un mismo modelo, si el cliente lo usa con un determinado estilo en el vestido se le puede dar un carácter particular“.

Los instrumentos que utiliza en la confección de sus zapatos son igualmente de primera calidad. Por ejemplo, las agujas con las que cose son de jabalí. Otros detalles como la pega, formada por resina, cera de abeja y aceite, de la que se sirve para impermeabilizar el hilo y así evitar que lo pudra el agua son otra muestra de su concepto de zapatería artesanal.

Otra nota de la calidad de su trabajo es el uso de diferentes técnicas para obtener ese resultado buscado. Por ejemplo, este cliente con el que nos reunimos ayer quería en su primer par de zapatos una suela fina pero muy rígida por lo que tuvo que hacer un tratamiento especial a la suela y así conseguir en la mínima superficie la mayor rigidez. Esto se complicó cuando le comunicó a Norman que, sin embargo, quería una piel muy flexible. Para ello Norman trató el cuero con agua y jabón para de esta forma hacerlo flexible.

En total tres o cuatro meses tendrá que esperar cada cliente de media para poder empezar a disfrutar de estas pequeñas obras de arte.

Después de esta pequeña explicación sobre las fases de construcción de un zapato artesanal, Norman vuelve sobre la importancia del asesoramiento al cliente. No siempre el cliente sabe con certeza el zapato que busca o, como ocurre en muchos de los casos, le pueden asaltar dudas tras conocer el trabajo y la opinión del zapatero. Si el cliente no tiene claro qué tipo de zapato busca, Norman le intenta ayudar a despejar sus dudas aminorando las opciones. Por ejemplo, como hemos podido comprobar in situ con su anterior cliente, Norman pregunta sobre la línea que más se corresponde con su gusto. Quiere saber si prefiere un zapato más redondo, más cuadrado o más alargado. En el caso en concreto de este cliente, Norman le recomienda un tipo de horma que también disimularán su elevado empeine.

El cliente, igualmente, pidió a Norman que le diera algo más de holgura a la parte exterior del pie izquierdo; algo por otra parte normal ya que según nos cuenta Norman todavía no ha conocido a nadie que tenga la fisionomía de los dos pies idéntica.

Después de todas estas consideraciones coinciden en optar por un zapato de corte clásico pero con una punta circular que dará ese toque moderno que mejor se adapta con la personalidad de su futuro propietario.

Trascurridas dos o tres semanas se llama al cliente para que se someta a una primera prueba. En esta prueba todavía no existen los zapatos como tal. Todo lo que vemos son una especie de zapatillas de estar por casa a las que ya se les ha dado la forma de los pies del cliente y que sirven a Norman para asegure de que las medidas que tomó fueron las correctas y el cliente se siente cómodo con estas zapatillas. Las zapatillas de prueba se confeccionaron sobre una horma de madera en la cual se harán ciertas modificaciones una vez comprobadas y ajustadas las medidas después de esta primera prueba.

Para la realización de las hormas, Norman escoge la horma tipo que mejor se adapta al perfil del pie del cliente y la personaliza con todas las medidas y características de sus pies. Añadiendo trozos de piel u otros materiales a hormas estándar consigue unas hormas totalmente acordes a la fisionomía del pie del cliente.

El número de hormas estándar con las que trabaja es enorme ya que como bien nos indica, aunque el cliente sea el mismo, no pueden ser iguales las hormas a utilizar en un Blucher, un Loafer o un Oxford. Igualmente, tampoco puede ser igual una horma de un Oxford en el que se vaya a utilizar piel de cocodrilo que una en la que se use piel de becerro. La piel a utilizar exige en muchas ocasiones hacer pequeñas correcciones en las hormas.

Una vez hecha la primera prueba con este tipo de zapatilla “de estar por casa” se configura un nuevo zapato con la horma y las medidas casi definitivas. Este zapato ya cuenta con lengüeta, cordones, forro, etc. Este nuevo zapato lo vestirá el cliente durante al menos dos semanas y será la clave para que el zapatero pueda asegurarse de que son como un guante para los pies de su cliente. Esta segunda prueba sirve también para que Norman haga las pequeñas modificaciones que requiera el zapato y pase estas nuevamente a la horma para poder empezar ya a trabajar en los zapatos finales.

Cuando la horma está totalmente definida y construida es el momento de comenzar a definir el modelo de zapato y la piel a utilizar.

La gran mayoría de la piel que utiliza el taller de Norman viene de Francia. En concreto su debilidad sigue siendo la Tanneries Du Puy; la misma piel que emplea Hermes para la confección de sus bolsos. Según nos comenta, no existe hoy en día mejor piel que esta. Igualmente, el ante que usa en la parte exterior del zapato tampoco es ante corriente, solo recurre a ante de antílope.

Según nos cuenta, un zapato que se use con asiduidad y que cuente con una piel de calidad y su construcción haya sido artesanal debería durar si se cuida no menos de cuarenta años. Ese cuidado debe consistir en la utilización de unas hormas a medida. No obstante, lo más importante para conseguir alargar lo máximo posible la vida de nuestros zapatos es llevarlos siempre a reparar al zapatero que los hizo. Nadie mejor que él conoce cómo están fabricados.

La elección del color en esta casa tampoco es tan sencilla como a priori se pudiera esperar. Una de las pasiones y notas diferenciadoras de los zapatos de Norman Vilalta es el tratamiento del color de la piel. En este laboratorio el cliente no se limita a escoger un negro o un marrón oscuro. “En general no hago zapato negros, los hago de pieles azules o marrones y luego las transformo en negro de modo que con el paso del tiempo vayan dando veladuras”. Se puede conseguir el color que se quiera o incluso optar por diferentes tonalidades en un mismo zapato. Para ello las somete a calor o utiliza diferentes aceites que oscurecen o aclaran la piel.

Norman tiñe la piel de tal forma que conforme pase el tiempo vaya cambiando de color y adquiera esa belleza que solo los zapatos viejos tienen. “A mi me gusta investigar la infinidad de tonalidades que pueden adquirir la pieles. Por ejemplo, en mi casa de campo de Mallorca teñí la misma piel en diez diferentes tonalidades y las expuse al sol directo durante un mes y medio para ver como evoluciona el color. La que más me gustó fue con la que confeccione los siguientes pares de zapatos”. El cliente que acude a esta casa busca también que el color de su zapato no sea como el de la mayoría de los zapatos RTW que puede comprar en cualquier tienda. Como pudimos comprobar la pala de muchos de sus zapatos está formada por diferentes colores e incluso por diferentes tipos de pieles.

Como él mismo nos comenta, tiene un don con las manos que le permite si se le enseña la técnica, realizar cualquier cosa que requiera del uso de estas. Su habilidad con las manos también le permite dibujar tatuajes en la piel de sus zapatos; algo muy demandado por algunos de sus clientes.

Según nos adelanta, tan trascendental es la piel que se usa por fuera del zapato como la que se utiliza en el interior. Como nos indica en varios momentos del encuentro, tan importante es la belleza del zapato por fuera como por dentro. “Hoy la gran mayoría de los zapateros artesanos solo prestan atención a la belleza exterior del zapato cuando para mí es igual de importante una como otra”.

Nos cuenta que él fabrica zapatos donde a veces la piel que emplea en su interior es mucho más cara que la que ha utilizado fuera. Hay zapatos que, por ejemplo, su interior lo confecciona con ante de cabra. Esta permite conseguir una suavidad que, en sus propias palabras, representa la máxima esencia del lujo. Otras veces es el raso dopiato italiano el utilizado para forrar sus zapatos.

Seguidamente nos muestra un dieciséis pies del que según nos adelanta solo consigue extraer piel para dos pares de zapatos. El resto de esta la utiliza para los zapatos de prueba. “Si te fijas esta piel no es pareja; la piel tiene que tener pequeños defectos. En una buena piel se debería apreciar hasta las venas del animal. Si la piel fuera pareja es porque estamos ante una piel de baja calidad ya que habrá sido corregida”.

"Cuando voy a coser un zapato siempre lo forro en nylon para que en el proceso de montaje del zapato la piel no se manche".

Es curioso comprobar como al igual que ocurría en el caso de Laszlo Vass, Norman siente una gran alegría cuando sus clientes le llevan a reparar los zapatos que salieron de sus manos hace varios años. “Es como el encuentro con ese antiguo amor al que no ves desde hace años; se te acelera el corazón y una extraña sensación se apodera de ti”. Nos justifica este sentimiento porque como él mismo nos apunta “cuando mis zapatos salen del taller son hermosos, pero cuando el cliente los usa y los reparo al cabo de cuatro o cinco años estos zapatos son verdaderamente bellos”.

La reparación de la suela exige humedecer el zapato para conseguir que entre nuevamente en la horma y de esta forma poder empezar una vez más el proceso de martillado. La suela se hace nuevamente entera, el tacón se realiza estrato a estrato etc. Para conseguir que el zapato pase del nivel inicial de hermoso al de bello es necesario estirar de nuevo la piel. “A mi me gustan más los zapatos con alguna mancha o con las típicas arrugas que muestran el paso del tiempo o con una suela gastada que un par de zapatos totalmente nuevos.

Aprovechamos entonces para preguntarle su opinión sobre las fotos donde recientemente se ha visto al Príncipe Carlos vistiendo unos Lobb remendados. Sin lugar a dudas se muestra a favor de remendar los zapatos buenos. Según él es una técnica maravillosa que aporta si cabe más clase a esos zapatos.

Cuando le preguntamos qué casas son las que gozan más de su admiración no nos da nombres. Se limita a apuntarnos que siempre debemos buscar aquellos zapatos que sean bonitos los mires por donde los mires. En concreto nos indica que en un zapato debe ser bonito tanto el exterior, el interior como la propia la suela. Estas tres dimensiones determinarán si podemos calificar un zapato como hermoso.

Igualmente, todos los componentes utilizados en la fabricación del zapato deben ser hermosos. La máxima de su maestro es que todo el zapato debería ser bello. “Debe ser bello desde el hilo como la propia la costura”. Nos comenta esto mientras nos enseña la costura de un zapato donde dicha costura simula a un collar de perlas. “Si te fijas en esta suela los agujeros para luego coserla están a cinco o seis milímetros entre ellos cuando lo normal sería un centímetro. Esto es lo que yo entiendo por bello”.

Todos sus zapatos son tanto personalizados según las preferencias de sus clientes como de fabricación 100% artesanal. “El proceso artesanal que utilizo tanto en mis zapatos RTW como en los bespoke es como mínimo de la misma calidad que los de las casas de, por ejemplo, Lobb o Berluti”. No obstante, la gran diferencia del zapato de Norman Vilalta radica en la personalización. “Mi cliente no entra en la tienda y dice quiero esos zapatos a medida. Yo no trabajo así. Yo no quiero hacer dos pares de zapatos iguales”. Como él mismo nos sigue narrando, por muy similares que sean los pies de dos clientes, el estilo de ellos siempre es diferente.

“Yo tengo que conocer al cliente, hablar con él durante al menos una hora, ver como viste y qué imagen quiere trasmitir. Necesito verle caminar. Debo conseguir que los zapatos de mis clientes sean la prolongación de su personalidad. Deben ser sus zapatos y los de nadie más. Sinceramente no entiendo como alguien que nunca ha visto a su cliente puede hacerle unos zapatos”.

Solo una vez que tenga claro el estilo del cliente, y a veces según nos comenta en esto radica la fase más compleja de la fabricación de los zapatos, empieza a trabajar sobre el diseño de los mismos. Como él mismo nos dice “te puedo asegurar que si te doy varias hormas diferentes y hago entrar a sus propietarios usted podría identificar fácilmente cada horma con su cliente”.

Otra nota característica de sus zapatos es que el dibujo de estos no es simétrico. Nunca el lado derecho del zapato y el izquierdo son iguales. Esto, según apunta, representa una dificultad añadida a la hora de coserlos porque cambian las referencias de un lado y otro.

“Igualmente, intento huir de las modas. A mí me interesa el diseño y la artesanía pero no entro en las modas. No entiendo, por ejemplo, la absurda moda de las slippers. Hace poco vi a Brad Pitt con unas grandes iniciales en esas zapatillas de estar por casa. ¿Acaso a Brad Pitt se le olvida su nombre que se ve en la necesidad de bordar esas enormes iniciales en sus zapatillas?”

Conforme transcurre el segundo de nuestros encuentros, nos comenta que cinco son los oficios que intervienen en la fabricación de un zapato: el hormero, el diseñador, el cortador, el aparador y el montador del zapato. Todos ellos, como ya hemos apuntado, pondrán luego su cuño en el zapato. Aunque Norman interviene de una forma u otra en todas las etapas, nos confiesa que él no apara.

Una de las mejores noticias que recibimos en aquella soleada mañana de sábado fue que acababa de terminar el muestrario de lo que será su nueva línea de zapatos RTW aunque todavía no tiene fecha para su comercialización. En su línea RTW podemos estos encontrar el mismo trabajo artesanal que en su gama de bespoke pero obviamente sin ser a medida ni personalizados.

Otra nota característica de la forma de trabajar de Norman Vilalta y que le diferencia del resto de zapateros renombrados es que su cliente siempre tiene la opción de visitarle y ver el estado de confección de su zapato. Incluso si es su deseo, puede quedar con Norman y ver el trabajo que se realiza en las diferentes fases de la construcción de su zapato. “Nunca entenderé como puede haber señores que acudan a John Lobb Madrid a encargar un par de zapatos bespoke y no se den cuenta que allí se limitan únicamente a tomarles unas cuantas medidas y a mandarlas a la casa en Francia. El concepto que yo tengo de bespoke es bien diferente a esto”.

Norman fotografía todo el proceso de construcción del zapato y se lo hace llegar a sus clientes para que sepan en todo momento como va y en qué consiste cada fase de dicho proceso. “Mis clientes, normalmente, aparte de gustarles mis zapatos son amantes de de la alta zapatería y como es normal les agrada que les vaya enviando fotos de la evolución de sus zapatos”.

También realiza videos explicativos del proceso de construcción que igualmente se los hace llegar según va concluyendo las fases más importantes. “De esta forma intento que el cliente sienta como suyo el zapato desde el primer día”. El que Norman te haga unos zapatos es sobre todo una experiencia para su afortunado cliente ya que te da la opción de disfrutar de todo el proceso de construcción de tus propios zapatos.

Cuando le preguntamos por el prototipo de su cliente nos comenta que fundamentalmente suelen ser caballeros jóvenes que dan mucha importancia a su imagen. Tiene hasta un cliente de 22 años que todas las prendas que viste son bespoke al cual no le importa viajar a varios países y hacerse las camisas en uno, los trajes en otro etc.

Una de las preguntas que mucho antes de conocerle personalmente teníamos pensado hacerle era cuáles eran esos cinco pares de zapatos que deberían estar en el zapatero del caballero que viste de lunes a viernes de traje y el fin de semana de sport. Según su punto de vista estos deberían ser: dos buenos mocasines; “pero por lo que más quieras que por favor no sean Sebagos”, un monopetzzo (un zapato de una sola pieza, carente de todo tipo de adornos), un Blucher, un Oxford y algún zapato para provocar. “Y si lo pudiéramos completar con un Monkstrap y un Spectator nuestro armario estaría casi completo”. Fue concretamente un Spectator el primer zapato bespoke que vistió Norman.

De regreso a Madrid Norman nos envió un mail donde quería matizar esta respuesta. Nada mejor que sus propias palabras para entender toda la filosofía que se esconde detrás de sus zapatos.

“Me quedo dando vueltas a tu pregunta de qué zapatos debería tener un caballero y cuáles serían los cinco zapatos que un caballero debería tener. Ayer se me vino a la cabeza que independientemente de los otros cuatro, mi idea es que por lo menos uno, si no pueden ser todos, sea un zapato tan personal que represente la personalidad de quien lo vista y que tenga detalles que lo conviertan en único. Sea cual sea el estilo se tiene que salir de lo que es un zapato normal; en definitiva que tenga algo que lo convierta en único.

He comprobado que una de las cosas que más valoran mis clientes es poder llevar algo que este hecho solo para ellos; creo que es un placer que todos los amantes de la zapatería nos deberíamos dar al menos una vez en la vida”.

Obviamente no queremos terminar este tercer encuentro sin preguntarle por el rango de precios de estas pequeñas obras de arte. Desgraciadamente no conseguimos una repuesta directa y Norman se limita a hacerse eco de una de las frases más populares de su maestro Stefano Bemer: "Quality is remembered long after price is forgotten”.

En lo que por el contrario si encontramos una actitud decidida es en su ofrecimiento a todos los miembros de esta página de visitarle y como yo ya he podido comprobar, muy gustosamente mostrará su producto.

Y para dar la última puntada a estos tres apasionantes días en compañía de Norman Vilalta os dejamos un video resumen de lo que allí pudimos ver y sentir.


Video con audio

El Aristócrata

Fotos propiedad de http://www.elaristocrata.com/
Agadecimientos especiales a Norman Vilalta, G.H.B., R.E.L.-G. G, y T.L.-G.H. sin la ayuda de los cuales la realización de esta artículo hubiera sido de todo punto imposible

114 comentarios:

Jordana Turé dijo...

Un post espectacular sobretodo para los amantes del calzado. Además de artesanos y artistas, llegan a ser genios!

Besos y enhorabuena una vez más!

Jordana

JOSEPH dijo...

Estaria interesado en contactarme con este zapatero. Hermoso trabajo. Cuales seria su informacion?

Torsten dijo...

Great feature.

Jorge dijo...

Los posts que más disfruto son sin duda, los que sacas sobre zapatos artesanales. Los zapatos son la cumbre de la distinción en un hombre. Lo que le marcan, con lo que pisa el suelo, lo que le soportan y lo que le marcan el caminar. Una vez más, bravo!

jotaele dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jotaele dijo...

Enhorabuena, genial post.

Jorge dijo...

Una cuantas reflexiones y preguntas:

1)Dices "Tampoco podemos olvidar a algunos zapateros menorquines quienes podrían competir fácilmente con los sobrevalorados zapatos RTW de John Lobb. Sin embargo la mayor parte de las buenas marcas RTW siguen viniendo de Northampton."

A qué zapateros te refieres? (tanto en España como en UK)?

2)
También informas de que en breve NV tendrá su propia línea de RTW

" acababa de terminar el muestrario de lo que será su nueva línea de zapatos RTW aunque todavía no tiene fecha para su comercialización. En su línea RTW podemos estos encontrar el mismo trabajo artesanal que en su gama de bespoke pero obviamente sin ser a medida ni personalizados"

Sabes donde y a cuanto saldrán sus RTW?


Por cierto, el video estupendo. Me ha parecido una idea genial que incorpores vídeos al artículo.

Aunque no creo que me pueda permitir comprar unos Vilalta en toda mi vida,es un placer saber que existen artesanos de la talla de su talla. Comparando a Vass con Vilalta, veo que este último es otra cosa. Se fija no sólo en la construcción del zapato sino en el diseño, cosa que a Vass le falta. Me gustaría que Norman Vilalta colgara algunas fotos más de sus obras maestras para que disfrutáramos de su saber hacer.

Destutt de Tracy dijo...

Tengo una cuestión, sobre cómo limpiar las suelas de los zapatos. He leído en http://www.budapester.de/handmade_budapester_shoes_laszlo_vass/33f060f8c3ca4f43253c5d3f0173e8a4,7,0,0,0,0.html que es conveniente limpiar la suela con "leather oil" a fin de nutrirla y dejarla elástica y confortable. ¿Alguien conoce algún producto para ello? Estaba pensando en utilizar el reparador de Kiwi que suelo aplicar a mis zapatos pero no se si es recomendable y por el contrario, si hay algún otro producto más adecuado. Gracias por vuestra ayuda!!! (y por cierto, si conocéis algún zapatero que sustituya suelas sin destrozar los zapatos goodyear, pf, decidlo que tengo un par de zapatos a punto de caramelo)

Anónimo dijo...

En Madrid está Casa Exérez. Sé que hay muchos que lo critican, pero a mi parecer es el mejor zapatero de España. Luego está la posibilidad de enviar los zapatos a la casa que los fabricó. Yo esto solo lo he hecho cuando necesitaban un recrafting.

Anónimo dijo...

Enhorabuena que buen artículo, había sentido hablar de este zapatero. Alquien me comento que su servicio va más alla de lo que es un zapato a medida. Exelente Aristócrata

Anónimo dijo...

Estimado Exérez no es zapatero, vende zapatos industriales de distintas marcas. Hace tiempo que he visitado el taller de Norman Vilalta en Barcelona y me he quedado impresionado, se nota cuando un trabajo es diferente. Lo que más me impresionó de su trabajo es que la mayoría eran zapatos que en la calle te pararías o darías vuelta para verlos. IMPRESIONANTES creo que no pasa de este año sin que me encargue mi par.

Anónimo dijo...

Alguien sabe si tiene tienda en Madrid? o hace visitas?

nacho dijo...

Sin palabras.Y no es fácil dejarme así,jajaja.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Estupendo artículo para los amantes de los zapatos clásicos.

Alguna idea orientativa de precio? Cómo están respecto a JL?

Mil gracias.

Anónimo dijo...

Como siempre, sublime!.

Me veo en la obligación de ser el primero en felicitarte por incluir un vídeo explicativo que añade mas valor aun si cabe al artículo publicado.

IMPRESIONANTE!!!!. ENHORABUENA!!!!.

Acabas de subir un peldaño mas en la realización de tus maravillosos artículos.

Superarte sera difícil.

Sigue así.

Un fuerte abrazo.

MedinaSidonia dijo...

Estimado Aristócrata, una vez más no tengo palabras. Supongo que obviamente tienes tu trabajo de lunes a viernes, en Madrid si no estoy equivocado, por alguna referencia en otros posts. Por eso, que dediques tiempo, viajes y molestias diversas para contarnos lo que nos cuentas, es agradecible en grado sumo. Al margen de que te guste hacerlo, los amantes y aficionados a este mundo te estamos infinitamente agradecidos, sea que podamos adquirir estas maravillas o sea que en la vida sean algo a nuestro alcance.
Por lo demás, un artículo soberbio, una vez más. Ya cuento los días para ver el siguiente post, aunque aún tengo que sacarle jugo a este con una segunda y tercera lectura.

Anónimo dijo...

Te felicito porque este es el artículo que más me ha gustado de todos los que has escrito, sólo quiero hacer una reflexión y una observación.
Es una pena que con la tradición de zapatería que existía en España después de la posguerra, se haya perdido todo.
Casa Exerez es el mejor ejemplo de esto. Se precian de ser los que mejor arreglan zapatos, pero los tratan fatal, los tiran a un montón cuando han acabado y antes de guardarlos en las bolsas para devolverlos al cliente.
Aparte de esto, casi ningún zapatero resuela zapatos correctamente, y cuando pides algo un poco más artesanal, como es el poner unos fers encastrés (protectores de latón en la puntera, rebajando la suela antes para que no sobresalga) algunos ni siquiera saben lo que es, y los que lo saben no tienen el material necesario para hacerlo (esto también es culpa de los clientes, que nos conformamos con poco, y no nos importa que claven una chapita con unos clavos de cualquier manera. Yo he llegado a mandar mis zapatos a París para que lo hagan, lo que me revienta, porque en Madrid sí que hay un par de zapateros muy capaces, que si nos molestáramos en pedírselo unos cuantos, seguro que empezaban a realizar labores como las de antes.

En cuanto a la observación, en el artículo hablas de cosido a mano y goodyear como si fuera la misma cosa, pero el cosido goodyear es por definición un cosido a máquina

Muchas gracias por el artículo y perdón por la extensión del comentario.

jotaele dijo...

Exerez es un mero revendedor de zapatos de otras marcas, un negocio muy sencillo.

Compran zapatos C&J con descuento por volumen y al PVP le aplican un 100% por hacer nada.

Además, el personal que tienen es bastante mal educado, independientemente de que sus conocimientos sobre zapatería sean nulos. (Llegué a ser atendido por una chica a la que después de preguntarle si tenían diferentes anchos de un modelo de zapato, me miró con cara de "¿Qué estará diciendo este?")

Comparar Exerez con el trabajo de Norman no ha lugar.

Anónimo dijo...

Sí, la verdad que la única zapatería donde me he sentido cómodo hablando de zapatos (y donde he aprendido bastante) es en Tubet, siempre que he ido he estado como mínimo una hora hablando de zapatos y eso que no en todas las ocasiones he llegado a comprar algo.

jotaele dijo...

Tubet es un espectáculo, recuerdo ir un par de veces a probar unos Allen Edmonds Mora (que confieso luego compré en USA casi a la mita del precio) y recibí una auténtica clase sobre zapatería.

Lo que más me llamó la atención fue que cuando le pregunté si los zapatos que llevaba aquel día (unos Loding, un zapato francés no muy conocidos en España) le parecía que estaban bien construidos, me contó toda la historia de la marca, donde los fabricaban, las máquinas que utilizaban para el cosido... todo.

Es una pena que negocios de ese estilo, con gente que sabe tanto, se puedan llegar a perder por la venta directa "marca - cliente", pero es ley de vida...

Anónimo dijo...

Sublime este artículo que, sin menospreciar a los restantes que son en general magníficos, el mejor hasta la fecha.

Ya le he dado un par de lecturas, pero creo que aún le quedan unas cuantas, tengo la sensación de que aún me he dejado cosas por asimilar o "degustar".

El Aristócrata me gustaría agradecerte, como alguien ya ha comentado, el esfuerzo, tiempo y desinterés con que nos haces partícipes de estas maravillas.

Y sobre Vilalta es, sencillamente, un señor artesano. Ojalá pueda ir algún día por su taller, espero hacerlo, y hacerme con un par de sus zapatos, más difícil lo veo.

J.M.

Anónimo dijo...

Wonderful article, El Aristocrata, muchas gracias.
Lance

Anónimo dijo...

Great idea to add the google translation feature to your blog, I enjoyed the article
le.gentleman

Anónimo dijo...

how do I find him?
edhayes

Anónimo dijo...

Stunning shoes and beautiful workmanship.
Checkerboard 13

Anónimo dijo...

Beutiful indeed!

Its almost like being in good old Buenos Aires again...

Muy lindo, che...
__________________
"Carpe diem"
Pichao

Anónimo dijo...

My favorite shoes are from there (the 4 peso = $1 rate at the time didn't hurt).

Next time I go (whenever that is) I'm bringing an extra suitcase.
__________________
I want to be Fred Astaire, but I know I'm really Edward Everett Horton.
DCLawyer68

Andres II dijo...

Enhorabuena a los dos.
Un artículo genial y un trabajo soberbio el de este zapatero.
Tengo q leerlo con calma y disfrutarlo algo más antes de hacer un comentario en más profundidad.
Andrés

Anónimo dijo...

He estado viendo la web de Stephano Bemer y se nota la influencia en sus zapatos.
Sinceramente no se que hace un zapatero de este nivel en Barcelona. Seguro q en NY o Tokio tendría mucha mejor acojida...o incluso en Madrid pero yo creo q la opcion de Barcelona obedece más a cuestiones sentimentales q a empresariales.
En Barcelona no se visten buenos zapatos. Aunq tp creo q Madrid sea nada excepcional aunq sin duda mejor q Barcelona.
Jaime

Anónimo dijo...

Por cierto como dice Andrés, enhorabuena a los dos.
Jaime

Anónimo dijo...

The best shoes I´ve seen:
http://www.bontoni.com/

Anónimo dijo...

Bontoni lo único que tienen es un muy buen departamento de márketing.
Su calidad no es mejor que Santoni (y si los comparamos con sus zapatos goodyear o special edition son incluso inferiores) o alguna de las otras marcas italianas

Jorge dijo...

Los Bontoni parecen de plástico y el envejecido no pinta bien ni en la web. Los Bremer no llaman la atención para nada. Es más, tiene un toque hortera que echa para atrás (lo de Bontoni, con perdón, es también bastante hortera)

En cuantoa la localización, probablemente, sea cierto que en Barcelona no haya mucha clientela y que en Madrid tuviera más. De todos modos, si los precios de Vilalta son lo que se mencionaban en EL Mundo, estamos hablando de muchísimo dinero. Luego el número de clientes tiene que ser reducido y muy exclusivo

Anónimo dijo...

Para mi gusto, éste es el mejor artículo de los publicados hasta ahora por El Aristócrata.

Anónimo dijo...

Da mucho gusto que exista gente que haga este trabajo. He estado en su taller y me quedo más que claro que es un servicio mucho más allá que el de otros talleres como por ejemplo de Paris, es algo único en zapatos bespoke. Feliciataciones por el artículo

Anónimo dijo...

En cuanto al primer comentario sobre Exérez es evidente que se refería a zapatero remendón y no a un zapatero artesanal. Y tampoco a su parte de vendedor de zapatos. Un saludo, Luis.

Mario dijo...

Creo que nunca Norman Vilalta tendrá un artículo tan completo, tan bien escrito y tan emocionante como este en toda su carrera.

Espero que como poco te haya hecho dos pares gratis!!!. Menudo trabajazo de artículo……y eso por no hablar del video. Hasta la música está súper pensada. Esa última guitarra española tocando un tango es de éxtasis.

Enhorabuena a los dos y no dejes de enseñarnos esos flamantes zapatos que a buen seguro te adeuda.
Mario

Aidan dijo...

Speechless
My congrats

Anónimo dijo...

Donde se venden en madrid? Saveis si visita Sevilla.

Anónimo dijo...

Aristócrata

El último comentario dice en una sola palabra (Speechless)lo que yo intenté expresarte el domingo pasado en varias.

Me ha encantado el artículo, y no porque me gusten especialmente los zapatos cuyas fotos aparecen en él, yo soy más de John Lobb (modelo City II), o de los muy clásicos de Edward Green (modelos Chelsea, Gladstone, etc.), lo cual por otra parte no quiere decir nada. Pero el tener a alguien que pueda hacerme unos zapatos ¡¡con esta calidad!! y siguiendo mis directrices... lo valoro MUCHO. Por otra parte, trata conceptos (hormas distintas para cada pie, o según el tipo de piel...)que no he visto tratar en otros sitios, y creeme que intento estar al día (aunque es evidente que no lo consigo).

¿Como compararías a Norman Vilalta con John Lobb-Paris (propiedad de Hermes)y con Berluti, por ejemplo? Y entiendo que no es una pregunta que tenga una respuesta facil...

¡¡¡ENHORABUENA!!!

Iñaki

Anónimo dijo...

Impecable elaboración, interesante diseño. Me acercaré para ver más. Felicitaciones por la nota.

Fernando dijo...

¿De cuanto dinero estamos hablando?

Por 2000 euros tienes unos zapatos bespoke de Paolo Scalfora.
http://i368.photobucket.com/albums/oo129/mtivin/ScaforaWholecut.jpg

http://i106.photobucket.com/albums/m248/pkincy/2006_0830Shoes08230005.jpg

Por 6000 tienes unos de Silvano Lattanzi (que ha comprado la mítica marca italiana Gatto)
Aquí os dejo otro enlace para que os deleitéis:
http://www.silvanolattanzi.com/english/novita.html

El Aristócrata dijo...

Muchísimas gracias por todos vuestros mensajes.

Intentaré q sea Norman quien conteste a vuestras preguntas.

Y en cuanto pueda os daré mi opinión sobre muchos de los temas que aquí habéis tratado.
EA

ThinkDerm dijo...

are these shoes sold anywhere in argentina, or is this a porteno working in Spain only? if these shoes are sold in Argentina, please let me know where they are sold and I will go check out the shop. thank you!
ThinkDerm
Styleforum

El Aristócrata dijo...

- Como muchos de vosotros habéis apuntado yo también soy de la opinión de que los zapatos son la parte principal de la indumentaria de todo caballero. También comparto con vosotros la opinión generalizada de que en España no se da excesiva importancia a los zapatos.

- De los zapatos RTW españoles que conozco mi primera opción son los Albadalejo. De los extranjeros E&G y por supuesto a nadie le sorprenderá si digo q siento especial cariñó por los LV (y estas iniciales no responden al nombre de Louis Vuitton :))

- Sobre cuándo estarán sus zapatos RTW de venta al público será él quien nos lo comunicará. Cruzo los dedos porq sea pronto.

- Estoy tb con los lectores que piensan q cada día es más difícil encontrar un buen zapatero q te repare los zapatos. En Exerez lo hacen francamente bien pero el precio que cobran es, desde mi punto de vista, disparatado.

- Efectivamente la realización de este artículo ha supuesto un gran esfuerzo adicional. Y muy a mi pesar no se me ha pagado como cree nuestro buen amigo Mario con ninguna de estas maravillas. Pero con q os haya gustado o disgustado pero nunca dejado indiferentes es suficiente para mí. Esta vez he tenido q contar con la ayuda de varias personas y a ellas les debo el poder haber entregado a tiempo este artículo

- Si tenéis la oportunidad no dejéis de visitarle. Si os gustan los zapatos, y aunq no los podáis pagar, vais a disfrutar con vuestra visita. Yo tp puedo tener un Botero pero cada vez q voy a Bogotá disfruto como un enano contemplando esas maravillas.

- Para mí y después de conocer el trabajo de Norman creo q artesanalmente está al mismo nivel q Lobb o Berluti. Pero lo q tiene Norman q no tiene aquellos es como he dicho en el artículo, esa capacidad de estudio del cliente q hace q consiga esos zapatos q tiene el cliente en su mente. Caza al vuelo el gusto y personalidad de ellos y lo refleja en los zapatos con una habilidad exquisita
- Norman intentará contestar las dudas más técnicas durante el fin de semana. El lunes según me acaba de adelantar sale para BA a presentar sus botas de polo

Espero conocer vuestro punto de vista sobre esto....... and special thanks to all our foreigner readers for all their comments
El Aristócrata

Jorge dijo...

Estoy de acuerdo contigo Aristócrata. Los ALbaladejo son excelentes. Y me atrevo a decir que en comodidad y acabados superan a los Benchgrade de Crockett a pesar de que Crockett en diseño sea difícilmente superable. NO se si los handgrade superan a los Albaladejo pero tras probar zapatos guiris, cada vez lo tengo más claro y eso a pesar de que Carmina se pasa con los precios porque no creo que debiera cobrar más de 220 Euros por par, o sea 75 euros menos de lo que está cobrando.

Y si, habrá que esperar al RTW de Vilalta. EL de Vass que comentas, aunque es impresionante por sus suelas, el diseño no acaba de convencerme. Es una pena porque se nota que hace un gran trabajo. Estuve recientemente en su tienda y aparte de pequeña, más bien angosta, los modelos no me llegaron...Habrá que volver a Budapest en otra ocasión para caer en la tentación!

Josep dijo...

tengo cita para tomarme las medidas el 26 de noviembre en el taller de NV. Ya he comenzado a ver cual será mi elección.

Conozco otros talleres tan señeros como Lobb de Londres o Berluti en Paris, en el que me he llevado la sorpresa que están más orientados al RTW y solo vi dos modelos de bespoke. Se nota que tira más la venta que el apego al oficio. Y respecto del primero tiene una sobervia historia pero creanme yo ni lo comparo con lo que vi la semana pasada en el taller de BCN. Saludos y estaré contando los días....

ThinkDerm dijo...

El Aristo - your website is great. the write up of Norman is fantastic, especially about how he got his start at correa!

ThinkDerm dijo...

http://4.bp.blogspot.com/_c7F8PuiXxE...00-h/Foto3.JPG

these are crazy!

what are the prices?

Meister dijo...

Spade Sole Wholecut Shoes - Amazing first

--------------------------------------------------------------------------------

http://2.bp.blogspot.com/_c7F8PuiXxE...h/DSCN1643.jpg

ThinkDerm dijo...

Originally Posted by meister
http://2.bp.blogspot.com/_c7F8PuiXxE...h/DSCN1643.jpg

berluti-esque

Bucentauro dijo...

Vilalta is probably the best shoemaker in Spain, and in other range Albadalejo is the other great shoemaker in my country

Amar ezzahi dijo...

Originally Posted by ThinkDerm
http://4.bp.blogspot.com/_c7F8PuiXxE...00-h/Foto3.JPG

these are crazy!

what are the prices?
+ 1

Anónimo dijo...

Estimado Jaime, no tengo C&J Bench grade, pero tengo varios pares main grade, y creo que están muy por encima de Albaladejo, eso sí, desde que conocí LV, solo me los compró de estos últimos. Un saludo.

Fernando dijo...

Por lo que decís no está claro: ¿LV es Louis Vouton o es una marca española?

Por otro lado, a ver si Norman Vilalta hace tallas 38 y 39 en sus RTW. Tengo verdaderos problemas en encontrar talla en unos zapatos de calidad decente.

Jorge dijo...

Gracias Anónimo por tu comentario. Tendré que picar y comprarme unos handgrade! Cuáles tienes tú? A mi me gustan los Selbourne, los Weymouth, los Savile y los Audley. (Fernando, LV es Laszlo Vass). Por cierto, anónimo tienes fotos de los modelos de Vass que te has cogido? Vas mucho a Budapest?

Jorge dijo...

Una pregunta. Alguno tenéis botas Cordovan? De qué marcas? He visto unas CJ harlech que son impresionantes. En precio, con gastos de envío incluidos,te salen lo mismo que unas botas de cordovan de Carmina. Y querría saber si me recomendáis acabar comprando las Carmina o caer con los CJ.

Náuticos Blancos dijo...

Buenos días Fernando.
LV es László Vass. Es el nombre de un zapatero de Budapest. Puedes encontrar un extenso artículo aquí, en la entrada de Junio. Saludos.

antoniog dijo...

Buenos días a todos. He leido y releido y disfrutado, enhorabuena a los dos, magnifico articulo y maravilloso artesano.
Como algunos sabeis soy profesional del tema, y desde luego hacer asi unos zapatos es para quitarse el sobrero, me gusta que se transmita el trabajo que hay detrás de nuestra profesión, asi la gente comprende que aunque un zapato parezca caro a priori, viendo el trabajo sepas que es lo que vale.
Difiero en algunas apreciaciones que hace Norman sobre Manolo B. El es diseñador de calzado y no zapatero, sus zaptos se hacen algunos por artesanos y otros en pequeñas fabricas.

Anónimo dijo...

No es oro todo lo que reluce.
http://batiburrillo.redliberal.com/005536.html

Jorge dijo...

qué quieres dar a entender con el blog al que diriges y el comentario que haces?

Jorge dijo...

Aristócrata, después de un artículo soberbio como este,me gustaría leer otro sobre otro maestro del zapato como Dimitri González, el alma de Crockett Jones (un interesante artículo sobre Dimitri: http://ecodiario.eleconomista.es/gente-estilo/noticias/1161063/04/09/Zapatos-a-medida-Dimitri-Gomez-maestro-zapatero.html )Dimitri además parece que habla español...

Fernando dijo...

Alden y Carmina tienen mucha fama en cuanto a cordobán. En USA son muy cotizados

Jorge dijo...

Parece que el Cordovan de CJ y Alden procede de la misma casa, Horween. CJ es el segundo gran cliente de Horween después de Alden, http://horween.com/index.php/leathers/

antoniog dijo...

Es el mismo cordovan tanto el de CJ Alden y Carmina. Es el unico fabricante del mundo que fabrica esa piel con ese acabado, se la han intentado copiar muchas empresas, pero ninguna ha dado con la clave. Horween es el genuino Shell Cordovan.

Andres II dijo...

¿Compensa pagar el sobre precio de unos cordovan?
¿Qué características tan especiales tiene esta piel para ser tan demandada.....y cara?
Gracias
Andrés

Jorge dijo...

buena pregunta andrés! Lo único que se es que las botas de Cordovan de CArmina o de Crockett & Jones o de Alden son impresionantes. Lucen como ninguna otra. Ahora que hay que estar dispuesto a desembolsar mucho mucho dinero. Para que te hagas una idea las CJ Harlech salen por 465 Libras más 30 de gastos de envío. Las Carmina que recientemente he visto por 550 Euros y las Alden, salen en torno alos 645 Dólares (sin contar con gastos de envío que salen por unos 130 dólares adicionales). Por menos de 500 Euros no consigues unas botas cordovan. Quien quiera quitarse un poco el "mono" puede comprarse unas botas de la marca de Herrings pero aviso que son bastante incómodas (la suela quizás sea la culpable...)y por supuesto, no se pueden comparar con las bellezas de Carmina, CJ y Alden.

Jorge dijo...

y se me olvidó decir que las botas de Herrings no son de cordovan!

antoniog dijo...

Respuesta para AndresII.
Trabajo el shell Cordovan desde hace más de tres años, desde luego merece la pena pagar ese sobreprecio.
El shell se obtiene de los cuartos traseros de los caballos (Anca de potro). Antiguamente había muchos curtidores que la hacian, hoy solo Horween la sabe curtir de esa manera.
- Esta piel se utiliza por la carnaza, al reves que el resto de las pieles que habialmente se utilizan por la flor. En el resto de pieles la carnaza se volvería aspera con el uso.

Si puedo ayudarte en algo más dimelo.
un saludo
Antoniog


- Tiene una flexibilidad sorprendente a pesar de su grosor.

- Es ligera para el cuerpo que tiene.

- Tiene incrustada una grasa, que hace que siempre estén bién nutridas.(evita grietas)

- El brillo que tiene es muy diferente al de cualquier piel, es un brillo muy natural.

- Su color es muy cambiante con el uso.

- Al contrario de lo que se piensa es muy importante su mantenimiento. Se limpia con un paño humedo o con saliva (en el paño). La crema que se debe utilizar es especial para Shell Cordovan (Alden,Allen Ed.y nosotros) Si se utiliza una crema común se satura el poro, y se crea una capa de cera que hace perder el brillo peculiar del shell, es muy dificil recuperarlo.

Jared dijo...

the article and shoes are UNBELIEVABLE! great job. amazing.! thank you for sharing his work with us, your time and dedication to your passions are evident.

Jorge dijo...

Antonio, haces botas cordovan? Tienes algunas fotos que puedas enseñarnos. Gracias!

antoniog dijo...

La verdad es que no he hecho ninguna, solo he utilizado cordovan para zapatos. Se podrian hacer las mismas que hay en la web, o otro modelo balmoral que estoy preparando, pero desde luego nos moveriamos en un precio más alto que las de Alden. Sinceramente no las veo caras.
Un saludo
Antonio

Jorge dijo...

Ese modelo de balmoral entiendo que lo has hecho ya verdad? Tienes alguna foto que poder enseñar? La verdad es que unas botas balmoral me apetecen mucho. En la web de Enrile no las he visto...Gracias. Un saludo.

Anónimo dijo...

Se habla en el artículo de zapatos menorquines ¿Podéis darme alguna referencia?

Muchas gracias,

AE Lover

antoniog dijo...

Jorge las botas estoy montandolas en una piel de potro cristal y ante. Si quieres escribeme un mail a mi pagina y cuando las tenga terminada te envio las fotos.
Un saludo

Andres II dijo...

Muchas gracias Antonio y Jorge por vuestros comentarios.
No obstante sigo teniendo dudas de q merezca la pena pagar semejante sobre-precio.
Muchas gracias nuevamente

Jorge dijo...

Andrés estoy contigo en que las botas cordovan son caras. Pero las botas en general son también bastante caras. Por ejemplo, Cj tiene unas handgrade, las Villiers Salen por 400Libras y no son cordovan. las Cordovan (Harlech) salen por 65 libras más. A estos precios hay que añadirle los gastos de envío (30 libras). Ahora, que si comparas unas con otras, son dos ligas distintas. Ojalá salieran más baratas...Estoy contigo. Por una de estas botas cordovan te puedes comprar casi dos buenos pares de zapatos. Merece la pena entonces el trade off? Es algo que cada uno tiene que decidir por si mismo...

Anónimo dijo...

Creo que el anca de potro queda muy bien para según qué tipo de zapatos. A mi por lo general m egustan más las tonalidades que se consiguen con piel de becerro.

Jorge dijo...

A uno de los anónimos anteriores (`por favor, indicar un nombre porque si no es un lío responder), creo que por zapatos menorquines se refiere a Carmina-Albaladejo y quizás también a Yanko. Carmina es de calidad superior a Yanko (esa es mi opinión y seguro que otros opinan algo distinto al respecto). En cuanto a las tonalidades, el cordovan marrón es impresionante. Llama la atención según lo ves. Como dije cuando estuve hace poco en una tienda de Carmina, los zapatos que resultaban claramente más apetecibles eran los cordovan. Tienen algo que no es fácil de explicar. Ahora, que si ves un mazacote tipo derby de cordovan, etnonces, no te llama tanto la atención e incluso te rechina. Pero si ves un oxford, bueno, uno wholecut que Norman llama monopetzzo, es para pensarte muy mucho lo de las tonalidades del cuero estándar

Anónimo dijo...

Qué modelos de monopezzo recomendais. Un saludo, Juan

Jorge dijo...

A mi me gusta el Alex de CJ en negro:http://media.photobucket.com/image/CROCKETT%20JONES%20ALEX/salsalocust/IMG_4806.jpg Luego en marrón hay unos handgrade (la gama alta de CJ) los Weymouth http://www.mandbgents.com/Bilder/Skor/handgrade/Weymouth-db.jpg Aparte, Herring Shoes ha sacado su propio modelo, hecho por Cheaney, los Chaucer http://www.herringshoes.co.uk/product-info.php?brandID=6&catID=43&shoeID=3119&selectedSizeID=0&selectedFitID=0 Los Chaucer los tienes en negro y en "burgundy". Para comprarte los Crockett Jones, lo mejor es que lo hagas a través de pediwear.co.uk que no cobra gastos de envío.

Judith Bel dijo...

Este hombre no hace zapatos, lo que hace son obras de arte.

NORMAN VILALTA dijo...

Estimados Amigos del elaristocrata, siempre es un enorme placer ver que hay mucha gente que comparte la pasión por los zapatos como uno. Comparto lo que dijo alguien "que no le harán a Norman Vilalta una nota mejor en su vida", dificilmente alguien ponga tanta cariño en una entrevista, aunque considero que es más que una entrevista. Agradezco todos los comentarios y es evidente que los zapateros apreendemos de nuestros clientes, que son los que saben la verdad de cada zapato (la que se vive al caminar y en como los lucimos). Pido mil disculpas por este post tardio, me encuentro fuera de europa presentando botas de montar y polo. Si pudiera serles útil con cualquier consulta o duda sobre mi trabajo aqui estoy para contestarlas. Un gran abrazo y mis nuevas feliciataciones a EA por su gran entrega en este artículo y en colaborar para que los que amamos los zapatos podamos conocernos.

Jorge dijo...

Estimado Norman, sobre los Ready-to-wear, tengo una pregunta. Con qué marca los va a sacar y a partir de cuándo podrán encontrarse a la venta y por supuesto, donde. Gracias

Anónimo dijo...

hola soy un gran fan y seguidor de este gran espacio.
alguien podria decirme si tiene referencias, de un sastre en LUGO que se llama ROBIAS, esta al lado justo de la plaza de españa.

Destutt de tracy dijo...

A ver, anónimo, no ves que estamos en un post de zapatos? A cuenta de qué viene preguntar ahora sobre sastres?

Falstaff dijo...

Destutt de tracy, ¿quién te ha nombrado moderador de este blog?

¿Por qué no dejas que quien quiera plantee las cuestiones que le parezcan oportunas, en especial si tienen que ver con el asunto general del blog -moda masculina clásica-, permites que sea el blogger quien modere, y mientras tanto vas haciendo un curso acelerado de cómo dirigirse a los demás con educación y respeto?

Anónimo dijo...

Para el anónimo que pregunta por la sastrería Roibás de Lugo sólo decirle que es una sastrería que trabaja especialmente con tejidos de casas nacionales, teniendo, a mi juicio, un muestrario de tejidos algo limitado.

Tanto por su clientela como por lo que he podido ver cuándo he estado allí puedo deducir que trabaja en una línea muy clásica, algo anticuada incluso.

Otros aspectos, tales como precio u otros, los desconozco.

Saludos,
J.M.

El Aristócrata dijo...

Debido a que resulta muy difícil seguir los comentarios de los artículos “antiguos” diariamente, lo más conveniente es hacerlos siempre sobre el último artículo publicado. De esta forma todas las inquietudes relacionadas con la moda masculina clásica encontraran una mayor probabilidad de respuesta que si se hiciera sobre artículos publicados hace ya algún tiempo.
Muchas gracias
EA

NORMAN VILALTA dijo...

Estimado Jorge el pret a porter lo sacaréc on mi nombre y esperio tenerlo listo para mediados de este año si es posible antes. Me gustaría hacer una presentación en varias Ciudades asi que si quieren dejarme sus datos para invitarlos, encantadísimo. Mi mail es info@normanvilalta.com Un saludo

felix hartmann dijo...

Estimados....con placer he observado El Aristócrata....sinceramente expresado,y con un valor descriptivogeneroso en su contenido.
Lamentablemente,la Rep.Argentina, sobre todo Bs.As., ya no se viste,diría que se cubre,desde los ¨70
aproximadamente, no se conoce un Spencer, un Blazer, o bien ....el cuello italiano, tan dificil de obtener,ya que en el imaginario argentino,propugna el americano....
En lo general, antes participaba la esposa,o bien una relación seria, quién acompañaba al hombre y
lanzaba su admonición sobre las prendas...ahora, la juventud concurre en grupo,el tema es no pensar
en las formas o combinación de la indumentaria,esta se ha standarizado...no digo que este mal,digo
que "ya no es"....recordar a un Grant con raya a la derecha, o que es? el nudo Windsor...para que sirve?si la corbata no se usa...
Desde los 15 años,uso zapatos de gamuza con hebilla lateral,en combinación con tonos de gris o azul,regado con Van Cleef...el de la botella negra : -bueno...quizá no se use más ???

Un afectuoso abrazo....y gusto en conocerlos !!!

jotaele dijo...

Aún a pesar de poder ser linchado publicamente por los usuarios más ortodoxos de este blog, me atrevo a formular una pregunta que no tiene nada que ver con el post en cuestión y que además va de precios (con un par, así de valiente soy yo).

¿Alguien se ha hecho una tebas a medida en Jaime Gallo? ¿Cuanto cuestan?

(Así, de frente, sin rodeos del estilo "en qué horquilla de precios...", "de cuanto estaríamos hablando...", "más o menos cuanto sería").

Anónimo dijo...

Estimadfo Jotaele, una Teba no lo se, pero una blazer un poco menos de 2000 euros. Un saludo.

Destutt de tracy dijo...

Una recomendación. Con las tebas te echas años. Pareces un poco abuelo, al margen de que son cómodas y para mi, francamente bonitas. Mejor invierte en trajes!

Destutt de tracy dijo...

una pregunta, un sastre que sea bueno pero que no tenga un toque un poco antiguo. Alguna recomendación? he pasado alguna vez por delante de la tienda de Gallo y tiene un toque demasiado "old-fashioned". Gracias

jotaele dijo...

Totalmente de acuerdo contigo "Destutt de tracy", te hace viejo, pero me gusta la idea de una teba azul marino y un pantalón gris marengo como vestimenta para el casual friday y así, por lo menos, descansar un día del traje.

Yo también ando a la búsqueda de un nuevo sastre que entienda el corte entallado que me gusta. Hace unos días me enteré de que el sastre que utilizo desde hace 4 años, hace 2 que cerró el taller familiar (y artesanal) que tenía para pasar a fabricarlos en una fabrica externa. Vamos, que pase de un semi-bespoke a un MTM casi sin enterarme (siempre supe que había algo raro en los trajes nuevos...) y pagando lo mismo...

Y lo más importante, de un precio más moderado, chaquetas a 2.000, supondrá trajes como mínimo a 3.000... mí límite está en 700-800...

Anónimo dijo...

Para los q somos pobres decir q Mister Taylor hasta finales de Dic tiene el segundo traje al 50%.

Según comentó El Aristócrata en su momento es MTM y no verdadero bespoke. Obviamente los precios son mucho más competitivos q los q aquí estáis nombrando aunq obviamente el resultado tb será muy diferente.
Jaime

Anónimo dijo...

Bueno, pues sólo decir respecto de los últimos comentarios que estoy bastante de acuerdo.

Las tebas a mi modo de ver se usan incorrectamente en muchos casos. Creo que es una prenda para el sport, es más, para un sport casi rural y no para un uso urbano.

Coincido con lo de que echan años.

Sobre la sastrería a mí también me encantaría encontrar un sastre a precio razonable y con cortes y formas actuales.

Y también voy a hablaros de precios, de chaquetas y otras cosas ( espero que a EA no le importe, entiendo que todo debate enriquece): he estado viendo chaquetas ( o americanas) de firmas varias porque tengo ganas de hacerme con una nueva - es una de mis prendas favoritas- y tengo que decir que lo que he visto me encanta Canali, en general, y también me ha gustado mucho alguna de Caruso que he visto.

Igualmente, he podido ver y probarme alguna de Brunello Cucinelli, a mi humilde juicio de precio desmesurado para lo que ofrece, y de Cantarelli que no están mal.

En Canali, Caruso y Cantarelli hablamos de unos 700-900 euros, en BR nos vamos a 1.500 euros, creo que no merece la pena.

Y por cierto, totalmente decepcionado con las de Hackett: cortes horribles, calidad regular y precio elevado.

Saludos,

J.M.

Anónimo dijo...

Los trajes medios de Jaime Gallo empiezan en 2800 Euros. Las chaquetas unos 1900 Euros. Un saludo.

Javier dijo...

Alguién tiene los datos de contacto de NV? La pagina web parece que la están cambiando. gracias

Jorge dijo...

Javier, el propio Vilalta, ha indicado en uno de sus comentarios su correo: info@normanvilalta.com Si le escribes te podrá decir cuándo va a presentar sus zapatos RTW. Ya nos contarás si al final te haces unos bespoke no? Y eso requiere una foto!!!

Javier dijo...

Gracias, me pondré en contacto. Esos granates con el picado me parecen estupendos. Ya te diré algo, no se si me animo al a medida.

Anónimo dijo...

exelente artículo! Felicitaciones. Siempre consideré que lo más importante del atuendo son los zapatos! Muy buen trabajo

BdeH dijo...

Apasionante, como siempre! y muy emocionante los agradecimientos :)

Alejandro González Pollán dijo...

Espectacular el articulo y el video, me lo cojo para ponerlo en mi pagina de Facebook y en un grupo de amantes del buen calzado. Felicidades.

Anónimo dijo...

En referencia a los comentarios vertidos sobre Exérez.
No pongo en duda que el personal del negocio sea lamentable, o que los precios del taller puedan ser en algunos casos excesivos.
Pero creo que la labor que despeñan en el taller es magnifica, realizando arreglos que muy pocos zapateros en España son capaces de realizar.
Por ultimo me gustaría aclarar las ideas a una de las personas que a comentado, simple revendedor de zapatos industriales me parece un termino que viene de una persona poco entendida en el sector, siendo Casa Exérez la primera zapatería que trajo a España marcas que antes solo se podían encontrar en el extranjero, y aunque a día de hoy no sea ni la sombra de lo que era, hace no muchos años fue un referente y una de las mejores zapaterías de España.

Edgar dijo...

Hola, felicidades por la página. Quedé un poco confundido con la "cordovan de cabra", a que se refiere el entrevistado. Entendía, hasta antes de esta entrevista, que el cordovan es sólo de caballo. Si no es así, qué quiere decir cordovan?
Muchas gracias.

Edgar dijo...

Gracias.

nixugong dijo...

Great work keep it coming, best blog on earth

aromatherapy world

Anónimo dijo...

su web: http://www.normanvilalta.com/

Jose dijo...

Como homenaje a uno de los mejores artesanos que ha producido el zapato menorquín, recuerdo aquí a Timoner, de quien usé varios zapatos imbatibles en relación calidad/precio y del que todavía guardo tres pares. Descanse en paz. Todavía no he borrado de mi agenda su número de teléfono.

Luccalba dijo...

Le felicito por tan soberbia entrada. Interesantísima. Realmente, no hay nada como un buen par de zapatos a medida tanto para hombres como para mujeres. Lástima que la costumbre se pierda o que el público en general no conozca la existencia de los artesanos y de su trabajo personalizado. Saludos cordiales.

CRISTIAN DUۄA$ dijo...

Cordial saludo, respetados ciber-visitantes.

¡Valla! Este es todo un artículo que trata y describe a profundidad un tema a la altura de los más importantes que se pueden tratar en este web-siete, las hechura o fabricación de un buen par de zapatos que a mi juicio son el complemento perfecto a un buen y correcto traje. Hojeando rápidamente los 112 comentarios de los ciber-visitantes de este artículo, comparto plenamente la opinión de una mujer que al leer el artículo, comento que el Sr. Vilalta, no hacia zapatos corrientes, sino obras de arte; y coincido completamente con ella. Y no solo con ella sino también con el título que EA le ha dado a este articulo; el Sr. Vilalta es toso un artista de la manufactura de zapatos finos; pero al mismo tiempo es todo un artesano porque le impone su sello y firma propia a cada una de sus creaciones, apartándolas y diferenciándolas así, de los zapatos producidos no en talleres, ni por verdaderos señores zapateros, sino en fábricas, maquilas y elaborados por maquinas. Qué bueno por todos aquellos que tiene la fortuna de tener en su armario, uno o más pares de arte de este señor zapatero.

Recuerden vivir con clase y elegancia sin importar las circunstancias de la vida.

CRISTIAN DUۄA$.

williams gallardo dijo...

Ante todo gracias, si gracias por darnos la oportunidad se disfrutar del lujo de tanta experiencia , y lo mejor de todo humildad que de manera sobria transmite este noble y docto artesano donde sus manos con las muestras del trabajo y afán diario, solo nos permiten a los que de una manera si se quiere empírica podemos pensar que sabemos de la importancia de los zapatos , darnos cuenta que solo eso es lo único que tenemos, conocimiento y ojala la posibilidad de que en nuestro armario una de esa piezas este presente.