sábado, 1 de agosto de 2009

El caballero frente al espejo

Según Alan Flusser las dos notas que definen el buen vestir del caballero son la correcta elección tanto de los colores como del corte que mejor se adapta a nuestras particularidades físicas.



Como recordaran quienes siguen http://www.elaristocrata.com/, a lo largo de la corta pero intensa vida de esta página hemos hecho hincapié en la importancia de la selección de nuestro atuendo atendiendo sobre todo al tipo de físico de cada caballero. Debido a que esto es un tema algo complejo y que desgraciadamente no es tenido en cuenta ni nos es explicado ni por dependientes y ni por las revistas del sector, hemos querido dar respuesta a las consultas de ciertos lectores que nos preguntan cuales son las pautas que deben seguir para sacar el máximo partido a un físico que no siempre obedece a las medidas estándar.



Es por ello por lo que este mes estudiaremos las pautas a tener en cuenta cuando escojamos el corte de nuestra ropa, la elección de los diseños, los colores y los complementos según se trate de caballeros de estatura reducida, de complexión gruesa o de gran estatura.
Si hay alguien que ha estudiado este tema con verdadera profundidad, éste ha sido sin lugar a dudas Nicholas Antongiavanni quien a través de su libro "The Suit" hace un estudio pormenorizado del físico de aquellos caballeros que aun sin contar con unas medidas perfectas prestan una cuidada atención a su vestimenta y a través de ésta buscan sacarse el máximo partido.

Antes de empezar a estudiar en detalle estas complexiones físicas debemos admitir de entrada que nunca ni el mejor sastre de SR ni el mejor asesor personal podrá conseguir que el vestir de estos caballeros sea igual al de aquellos señores que han nacido con un don y un estilo que vistan la ropa que vistan siempre les quedará bien e inmensamente mejor que a nosotros que sabemos cómo combinar colores y cuáles son esos diseños y cortes que mejor se adaptan a nuestro físico. Aunque a algunos les cueste admitirlo, esto siempre ha ocurrido y siempre ocurrirá y debemos aceptarlo y no intentarlo cambiar ya que tarde o temprano deberemos afrontar esa realidad.
Tres claros ejemplos de caballeros que contaron con ese don fueron el Duque de Windsor, Cary Grant y Giovanni Agnelli. Estos tres iconos de la moda, cada uno con su estilo y sus particularidades, no necesitarían ni de grandes inversiones ni en tiempo ni en dinero para conseguir un resultado muy superior al de cualquier otro caballero. Sencillamente, como también ocurre en las damas, hay señores que vistan lo que vistan siempre les quedará bien. Esto hay que asumirlo para no fustrarnos.

Si bien hay caballeros a los que la naturaleza les ha regalado unas características físicas que les permiten desde vestir un traje de dos botones, de tres, cruzado, liso, de colores o hasta una chaqueta Tweed recargada etc la mayoría tendremos que hacer un esfuerzo a la hora de escoger esas prendas que nos permitan sacar lo máximo de nuestro físico.
Si la naturaleza nos ha regalado un físico y un porte similar al de Anthony Eden con seguridad nos será más fácil y rápido seleccionar nuestro armario y podremos tener un armario muy variado tanto en color como en modelos. Sin embargo, si desgraciadamente el azar no ha sido tan generoso con nosotros, como seguramente será el caso de la mayoría, tendremos que dedicar un esfuerzo adicional para completar nuestro armario.

Si bien de entrada partiremos con cierta desventaja frente a algunos afortunados caballeros, con un buen conocimiento tanto de nuestro físico como del corte que mejor oculta nuestros defectos y realza nuestras virtudes, el resultado final no tendría mucho que envidiar al de aquellos. Un ejemplo claro de caballeros que contando con un físico poco agraciado supieron vestirse con tal acierto que se convirtieron en todo un referente de su época fueron Fred Astaire, Adolphe Menjou o el mismo Samuel Hoare.
Antes de entrar a estudiar en detalle las pautas esenciales a tener en cuenta por aquellos físicos menos afortunados o que no responden a los parámetros más frecuentes queremos hacer una mención rápida a cómo deben vestirse aquellos caballeros cuyo físico es el mas extendido, osease, aquellos señores que no son ni muy gruesos ni muy delgados ni muy altos ni muy bajos. En esta franja es la que mayor número de caballeros se encuentran.

Estos señores, los denominados en palabras de Nicholas Antongiavani como “average men”, tienen la gran ventaja de poder experimentar con todo tipo de atuendo y dejarse aconsejar por su propio espejo sobre aquellas prendas que más favorecen a su complexión. La elección de la ropa, su corte y el color lo determinará el momento en el que vaya a ser vestida. Sólo las normas más básicas deberán ser tenidas en cuenta por los average men: tejidos cercanos a la franela en invierno, el Príncipe de Gales en las horas de sol, la raya diplomática en la tarde, y los colores oscuros y lisos durante la noche.

Si bien podrán decantarse por trajes de dos o tres botones según sea su preferencia, deberán siempre poseer un traje cruzado para las ocasiones que siendo formales no requieran de un chaqué o de un frac. Podrán igualmente jugar con los complementos como los gemelos o la corbata y podrán elegir entre los más variados patterns. Tendrán más libertad a la hora de escoger el largo del pantalón, las solapas y el tallaje de la chaqueta etc. En definitiva podrán experimentar con todas las posibles combinaciones para quedarse con aquella que más les gusten o que más les favorezcan.
Sin embargo aquellos caballeros de estatura reducida, de complexión gruesa o de gran estatura, deberán tener más cuidado al elegir su atuendo e incluso tendrán que dejar de lado sus preferencias para centrarse en los tipos de corte que jugando con la percepción óptica puedan disimular sus imperfecciones.

Los caballeros de reducida estatura, por ejemplo, con el objetivo de conseguir un efecto que alargue su figura deberán decantarse por trajes unicolor y sin ningún tipo de dibujo.

Si alguno de nosotros es de medidas contenidas le animo a hacer la siguiente prueba: vista un traje de chaqueta azul marino o gris y hágase una foto. Justo después escoja una chaqueta tipo Tweed y hagase otra foto. Únalas con algún programa informático, corte las cabezas e imprima ambas fotos como solo una. Muestre dicha foto a sus amigos y pregúnteles que con un vistazo rápido le digan que caballero les parece más alto. La mayoría de ellos podrá observar que se decantan por la foto del caballero de traje entero y de colores sólidos.
Dos caballeros de idéntica estatura y complexión que vistiendo diferente corte y tipo de ropa parecen ser de diferente altura y medidas

Si después de conocer cómo sacar el máximo partido a nuestra baja estatura hacemos nuevamente este truco y conseguimos que sea nuestro nuevo look el que siempre sea escogido como el más alto habremos entendido la importancia de vestirse acorde con nuestras particularidades físicas. Esta argucia puede ser utilizada para el resto de los casos que estudiaremos más adelante. De esta forma podremos escuchar por boca de otros si efectivamente nuestro objetivo de parecer más delgados, más bajos o más altos se está consiguiendo.

Deberemos evitar los diseños con líneas horizontales o con diseños tipo Príncipe de Gales ya que tanto las líneas horizontales como los cuadros que se repiten siguiendo un mismo patrón, como son estos casos, consiguen ensanchar la figura pero no alargarla. Igualmente, hay que huir de aquellos diseños donde predominen las líneas horizontales sobre las verticales.

La chaqueta no puede nunca quedar larga. Por detrás no deberá extenderse mas allá del trasero. Las mangas serán lo suficientemente cortas para enseñar mínimamente los puños de la camisa. Si en un caballero de estatura normal el no enseñar unos centímetros de el puño de la camisa denota falta de elegancia, esta omisión en un señor de baja estatura será un gran error al acentuar su reducida complexión.

La chaqueta no debe abotonar más abajo de la cintura y si estamos delgados debemos intentar resaltar nuestra silueta entallando nuestra chaqueta. Si somos más delgados también seremos más altos.

Las hombreras son otro gran aliado de los caballeros de reducida estatura ya que ayudan a alargar la figura y son completamente necesarias para sacar lo máximo de un cuerpo contenido.

La chaqueta deberá abrirse por su parte frontal a partir de la cintura y nunca más abajo para conseguir mayor verticalidad. Ésta quedará mejor sin aberturas traseras ya que sin éstas la chaqueta se pega mas al cuerpo dando la sensación de estar su portador más delgado y consecuentemente parecerá más alto.
Los más puristas sastres de SR aconsejaran a sus clientes no muy altos optar siempre por la chaqueta con un solo botón o en su defecto por la de dos. No obstante, podrán también elegir chaquetas de tres botones pero solo aquellas donde el botón superior es meramente de adorno y no se pretende que sea usado (las denominadas “21/2” o “roll through”). El corte de estas chaquetas hace que las solapas se alarguen mas y se junten más abajo que en las “verdaderas” chaquetas de tres botones. En la siguiente foto vemos a Cary Grant vistiendo el 21/2 más famoso de la sastrería reciente.
Otro punto que deben tener en cuenta es que el traje entero les favorece más que una chaqueta y un pantalón suelto. Esto es así porque su cuerpo, como acabamos de adelantar, quedará dividido en dos partes diferenciadas comprometiendo la verticalidad. Por el mismo motivo tampoco es recomendable el uso del cinturón (aunque en mi opinión el uso del cinturón no favorece a ningún caballero). Deberán por lo tanto decantarse por el uso de tirantes o en su defecto por pletinas.

Hay otros pequeños detalles a los que debemos prestar igualmente atención como son que el cosido del ojal de la solapa debe estar a mayor estatura de lo normal o como que el bolsillo del pecho de la chaqueta también deberá estar en una posición algo más alta de lo acostumbrado o como que los bolsillos laterales estarán ligeramente más bajos etc. Deberemos esconder las solapas de los bolsillos laterales por dentro del propio bolsillo para aumentar la verticalidad del conjunto.

Los colores sólidos en los trajes serán un buen aliado de los caballeros de baja estatura ya que estilizan la figura y consecuentemente esta estilización nos hará parecer más altos.

Las chaquetas de sport no sientan bien a los caballeros de reducida estatura al tener la mayoría de este tipo de chaquetas diseños donde abundan las líneas verticales. Igualmente, sus colores vivos no favorecen la verticalidad de la figura.

Antes de dar la última puntada a nuestra chaqueta y empezar a vestirla aconsejamos a los caballeros de baja estatura no vestir chaquetas cruzadas ya que tanto su gran número de botones como las líneas horizontales que se forman cuando la cruzamos transmiten la sensación de que su portador es un señor ancho lo que implica que en la foto final aparezca un caballero más bajo de lo que realmente es.

No obstante, si no nos queremos privar del placer de vestir una DBJ, debemos hacer hincapié a nuestro sastre de que los botones los cosa más altos y más juntos a lo que acostumbra a hacer a sus “average clients”.

Dos caballeros que sin poseer una gran estatura vistieron una DBJ con gran acierto fueron Aristotle Onassis y el inigualable Humphrey Bogart.
Debemos intentar vestir el pantalón en la cintura (no en la cadera) de tal forma que el sitio donde se empieza a abrir la chaqueta coincida con la parte superior del pantalón y no asome camisa alguna.

Es importante recordar que la cintura natural del caballero está algo por encima del ombligo y es ahí donde debemos vestir nuestro pantalón. ¿Qué conseguiremos con esto? Pues algo tan sencillo como un efecto óptico de piernas largas y torso reducido. Ambas características serán las responsables de que podamos mostrar una silueta más esbelta.
Los pantalones nunca descansarán sobre los zapatos; solo los tocaran ligeramente. Se vestirán sin vueltas para alargar nuestras piernas y conseguir "mayor altura".
Las camisas deberían igualmente ser de un solo color o en su defecto deberíamos escoger líneas verticales y lo más finas posibles. Otros diseños discretos como el de espiga o incluso un cuadro apenas visible como el de la siguiente foto son también apropiados.
Las corbatas, siguiendo con nuestro objetivo de alargar la figura, deberán no exceder nunca de 8.5cm en su parte más ancha. Nuevamente, al igual que ocurría con las camisas, los colores lisos y oscuros serán los más adecuados. Si nos gustan los diseños de rayas podremos optar por éstas siempre y cuando no sean rayas horizontales.

Hay buenos ejemplos de caballeros que sin contar con una gran estatura han conseguido elevar en gran medida su elegancia. Dos de ellos fueron el ex candidato a la Presidencia de los Estados Unidos, Ross Perot y el empresario y político Michael Bloomberg quienes con solo 1.57cm y 1.68cm respectivamente supieron sacar lo mejor de su a priori desaventajado físico. Otros casos como los de Edward G. Robinson, el de James Cagney o el de David Hyde Pierce demuestran que siguiendo unas mínimas pautas se puede crecer varios centímetros y además de forma elegante.

Si hasta ahora nuestro objetivo ha sido alargar la figura de los caballeros de baja estatura, cuando debamos aconsejar sobre cómo vestir a los señores de gran estatura deberemos buscar justo el efecto contrario, esto es, intentar que estos caballeros parezcan más bajos.

Para ello usaremos las mismas pautas que hemos seguido con los señores de reducida estatura pero las aplicaremos justo a la inversa.

Si hemos leído y entendido el por qué de estos consejos en los caballeros de baja estatura, la aplicación de estos a la inversa en los señores de gran estatura nos resultará fácil y por ello no entraremos en un análisis tan pormenorizado. No obstante, recalcaremos aquellas fórmulas que no deberíamos pasar por alto.

La primera norma a observar es que no es recomendable que vistamos prendas excesivamente entalladas al hacernos más delgados y consecuentemente más altos.
Al contrario de los caballeros de reducida estatura, deberemos dejar de lado las hombreras, huir de las solapas estrechas como también de las chaquetas sin aberturas traseras. Nunca nuestra chaqueta podrá ser corta ya que este fallo es capaz por él solo de arruinar todo el conjunto.

El ojal de la solapa deberá siempre situarse en una altura por debajo de los picos de la camisa. Los bolsillos laterales estarán situados a la altura del botón frontal más bajo o ligeramente por arriba.

Las chaquetas cruzadas son perfectas para los caballeros de gran estatura ya que la tela extra resultante de cruzar la chaqueta y las líneas horizontales que tal cruce produce consiguen un efecto óptico de ser más ancho y consecuentemente también más bajos. Los seis botones de la chaqueta cruzada así como la terminación en punta de las solapas refuerzan igualmente dicho efecto óptico.
Si bien las chaquetas de un solo botón al igual que las de dos no favorecen a los caballeros altos, las de tres botones estándar las pueden vestir al acortar el torso. Las 21/2 no les hacen ningún daño al alargarse sus solapas hasta la parte inferior del torso ocultando gran parte de éste.

Cuanto mas “recarguemos” nuestra vestimenta mejor será el resultado que consigamos. Si al caballero de reducida estatura le hemos recomendado llevar solo tres bolsillos en la chaqueta (los dos de los laterales más el obligatorio para albergar un pocket square), al señor de gran estatura le aconsejaremos que opte por chaquetas con esos tres bolsillos más el ticket o cerillera. Deberá igualmente dejar por fuera las solapas de los bolsillos laterales y no ocultarlas como recomendábamos al señor de baja estatura; ahora se trata de romper la verticalidad no de resaltarla.

Deberemos huir de los trajes con raya diplomática ya que nada como las líneas verticales para acentuar la estatura.
En la siguiente foto podemos observar a dos caballeros que con idéntica estatura pero con atuendo diferente parecen no medir lo mismo.
Los tejidos gruesos y pesados como la franela, los tipo Tweed y todos aquellos que tengan diseños muy marcados como los cuadros son más agradecidos con los señores de gran estatura que con los de baja.
A la hora de escoger nuestras corbatas buscaremos aquellas con líneas anchas. No podrán quedar cortas ya que acentuaremos nuestra estatura. Las corbatas de colores llamativos suelen ser igualmente más agradecidas. Las corbatas a rayas no son la peor opción entre las que poder optar ya que normalmente las líneas en las corbatas suelen ir en sentido diagonal rompiendo una vez más la verticalidad.

Nuevamente los diseños marcados y los cuadros serán el dibujo más favorecedor para nuestras camisas ya que éstos serán los responsables de ensanchar la percepción óptica de nuestro conjunto y de aparentar ser más bajos de lo que verdaderamente somos. Al igual que con los trajes, en las camisas debemos olvidarnos de los diseños de líneas verticales y sobre todo de las rayas delgadas y que estén muy juntas entre ellas.
Sin embargo, las tan actuales líneas horizontales favorecerán mucho a nuestras camisas al extender nuestro físico a lo ancho y estrecharlo a lo largo.

Normalmente el cuello de los caballeros de gran estatura suele ser más alargado que el del resto de señores por lo que deberemos tener especial cuidado cuando llegue el momento de la elección del cuello de nuestra camisa. La pauta principal a tener en cuenta es que dicho cuello debería abotonar más arriba de lo que lo hacen las camisas normales para acortar nuestro alargado cuello.

Los accesorios son siempre bienvenidos, sobre todo los gemelos y el pocket square ya que son “obstáculos” con los que se tropieza la verticalidad. La vestimenta de las corbatas de lazo nos estará totalmente prohibido al dejar todo nuestro torso al descubierto recalcando nuestra estatura.
Los pantalones deberán siempre contar con vuelta. Estos tendrán igualmente que contar con al menos una pinza. Dependiendo de la estatura del caballero, el dobladillo será más o menos ancho.

Para terminar no podemos dejar de hacer una mención a aquellos caballeros con cierto sobrepeso quienes cuentan también con infinidad de trucos que permiten quitarse esos kilos de más de encima.

Los consejos a seguir son muy parecidos a los descritos cuando hablábamos de cómo deberían vestir los caballeros de baja estatura. El objetivo es el mismo que con aquellos, esto es, debemos intentar parecer más altos. Pareciendo más altos estilizaremos la figura y consecuentemente varios kilos desaparecerán de nuestro cuerpo inmediatamente.

Para los trajes preferiremos los colores oscuros, un solo color o las rayas verticales. Dejaremos de lado las aperturas traseras y nos decantaremos por las chaquetas de dos botones.

Los trajes de tres piezas nos favorecerán enormemente ya que el chaleco se encargará de disimular esos kilos de más.
Las chaquetas clásicas de tres botones, esto es, aquellas que están cortadas pensando que se usarán los dos primeros botones deberán de olvidarse. Igualmente las DBJ se evitarán al ensanchar si cabe más la mitad superior de quien las viste.

Una de las pocas diferencias entre las pautas a seguir por las personas de reducida estatura y por las de sobrepeso es la que se refiere al tipo del cuello de las camisas. Para disimular un rostro redondo nada mejor que optar por un cuello con puntas alargadas.

Al igual que a los caballeros de baja estatura les favorecía el uso de tirantes ya que alargaba la percepción óptica de las piernas y consecuentemente toda la figura pareciendo más altos, a los caballeros con sobrepeso les ayudarán a ser más delgados.
La mayoría de los “average men” tienen la cintura más estrecha que los hombros y se pueden permitir entallar su chaqueta. Desgraciadamente y aunque esto sea estiloso sigue estando prohibido a los caballeros con cierto sobrepeso. El motivo es que los caballeros con sobrepeso suelen tener la cadera igual de ancha que la línea que une los hombros. Esto consigue que por poco que entallemos la chaqueta, nuestro exceso de peso se traslade a la ropa formándose las odiadas arrugas y hasta en casos extremos marcando de forma muy poco estética esos kilos de mas alojados en nuestra cadera. Es por ello por lo que las chaquetas nos deberán quedar algo holgadas. Cuando decimos “algo holgadas” no estamos pensando para nada en esas chaquetas que visten muchos caballeros con sobrepeso y que aparentan ser cuatro tallas más grande a la que necesitan. Esto es fácilmente apreciable en los hombros y en las mangas tamaño “extra-large”
Al igual que en los caballeros de reducida estatura, los pantalones deberán vestirse en la cintura y no en la cadera. Vistiendo así nuestros pantalones, conseguiremos un doble resultado; por un lado nuevamente alargaremos nuestras piernas y por otro la cintura del pantalón nos ayudará a ocultar el estomago. Las pinzas se vestirán a la manera tradicional inglesa, esto es, pinzas inversas que miran para dentro y no para fuera como es lo más frecuente en países como España e Italia. Este tipo de pinza normalmente disimula mejor el grosor de la pierna.

Debemos intentar que la hechura del pantalón sea relativamente ancha. Si optáramos por un corte italiano cuando alguien nos mire de perfil observará un gran contraste entre nuestro pantalón estrecho y nuestra barriga y se llevará la impresión errónea de estar frente a un caballero mucho más ancho de la realidad.

Las corbatas no podrán ser excesivamente estrechas al quedar consecuentemente mucho torso sin cubrir.

Dos buenos ejemplos de cómo minimizar el sobrepeso con la correcta elección del corte y del color los podemos encontrarlos en Sydney Greenstreet (147kg) y en Jackie Gleason quien con una estatura de 1.77cm y un peso de 136Kg supo quitarse muchos kilos de encima con solo poner en práctica las pautas aquí descritas.
Si bien la ropa RTW en señoras tiene algo de oferta para algunos de los grupos aquí descritos, de los caballeros desgraciadamente las grandes marcas no se han acordado y no cabe otra solución que acudir a un buen camisero y sobre todo a un sastre experimentado que conozca todos estos secretos y que sin ni siquiera contárnoslos nos sepa coser un traje que nos haga crecer, ser más bajos, más gordos o más delgados.

El Aristócrata

Fuente: “The Suit, A Machiavellian Approach to Men´s Style” Nicholas Antongiavanni; “Style and the Man: How and Where to Buy Fine Men´s Clothes” Alan Flusser

83 comentarios:

Víctor Zamora dijo...

Un artículo verdaderamente interesante, estimado Aristócrata, conocía algunos de esos truquillos, pero a un nivel muy simple. Es admirable la gran cantidad de temas que puede abarcar en este blog.

Por último, apreciar la gran eleccion de Jackie Gleason en su papel de "el Gordo de Minnesota" (un papel magnifico) como ejemplo de caballero con sobrepeso

Toraaki Fabian dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

me parecio excelente el articulo, sin embargo maneja los tips para personas con sobrepeso como si todos fueran de baja estatura, ¿que pasa si soy alto y con sobrepeso?(mido 1.90 m y peso alrededor de 110 Kg).
muchas gracias Aristocrata.

nacho dijo...

Magnífico,como siempre.Este artículo nos ayudará, si cabe, más que los de costumbre.Un saludo.

Francisco dijo...

Excelente artículo, como es habitual, Aristócrata. Ahora bien, tengo una duda. Soy de medidas más bien modestas,y de lunes a jueves, suelo llevar traje, de colores lisos siempre (pensaba comprarme un Príncipe de Gales peo veo que lo desaconseja para personas de pequeña estatura. Los viernes suelo llevar un aspecto más informal, pero igualmente con americana y corbata. Mi pregunta va para estas situaciones. Cuando no hay más remedio que utilizar americana, ¿cómo puedo seguir disimulando mi baja estatura? ¿Hay algún truco adicional que me permita compensar la división horizontal que supone la chaqueta y el pantalón de diferente color? ¿Tal vez procurando que ambas prendas estén en la misma gama de colores para evitar un contraste fuerte? Un saludo.

Anónimo dijo...

Muy interesante artículo.

Sin embargo, creo que hay un par de cosas que no están claras.

La primera el hecho de que leyendo el artículo se deduce que si una persona es de elevada estatura ha de intentar parecer más baja, y, sinceramente, salvo que sea una persona totalmente desgarbada, no veo necesidad de ello.

La otra es qué es lo más conveniente para una persona de estatura tirando a elevada y de constitución ancha - por ejemplo yo mido 1,86m y peso unos 100 kg-, ya que creo que se me asimilaría a los trucos para las personas de baja estatura.

Saludos y enhorabuena,
J.M.

El Aristócrata dijo...

Efectivamente las pautas a seguir por los caballeros de reducida estatura o con sobre peso con las mismas: hay q “estirar” la figura.
Es cierto que existen caballeros altos y con sobrepeso al igual q bajos y muy delgados. Para estos casos habría que jugar con los tips proporcionados en ambos casos y encontrar el equilibrio más adecuado para nuestro físico. Aunque parezca poco ortodoxo, el truco de la foto nos ayudará a salir pronto de dudas. En las dos viñetas que hemos utilizado donde aparecen dos caballeros de igual estatura y complexión se pueden apreciar diferencias en altura y corpulencia. Ese efecto óptico se consigue sabiendo mezclar colores, diseños y corte.

Tampoco podemos olvidar que cuando hablamos de personas de gran estatura no estamos hablando de señores de 1.85cm y cuando lo hacemos de sobrepeso no lo hacemos de solo unos cuantos michelines.

Las pautas aquí descritas van dirigidas principalmente a los caballeros “extremos”. No obstante todos, incluso los average men pueden jugar con ellas según sean sus deseos.

Un saludo y muchas gracias por seguir participando incluso en estos días de verano.
EA

Anónimo dijo...

Estimado Aristócrata, mido 1,73m, y estoy en mi peso justo, además tengo los hombros más anchos que las caderas, podría decirme a qué grupo pertenezco. Muchas gracias. Atentamente, Francisco.

P.D Mis brazos en proporción con mi cuerpo son un poco cortos, qué puedo hacer

Anónimo dijo...

Un artículo interesantísimo, diferente a los anteriores y extremadamente práctico. Especialmente para personas como yo, que mido 1´69.

Muchas gracias Aristócrata.

MCC

classic dijo...

Estimado Aristócrata,
se agradece mucho los articulos prácticos y entran dentro de la asesoría de imagen personal,algo poco cuidado en nuestros días que preferimos tomar sin pensar.
Sólo comentarte que la percepción del color es uno de los factores claves que se tienen en cuenta para poder crear el efecto de aumento o disminución de figura,ademas de las dibujos de las prendas.
Me ha gustado mucho tu articulo.
Un saludo desde www.classicuomo.com

Francisco dijo...

Aprciado Aristócrata; gracias un mes más por tu artículo (que aguardaba con impaciencia, desde luego). Sin duda, los consejos aportados nos pueden ayudar a todos.
Es curioso leer algunos comentarios, da la cordial impresión que ser bajo o alto es un problema añadido. Y realmente no lo veo como un inconvenieniente, sino como una cualidad... Por ejemplo, un conocido mío es presidente de una línea aérea, viste de forma IMPECABLE... Y supera con dificultades el 1, 70.
Otro ejemplo; personas con casi dos metros, en Sevilla, Jerez y El Puerto visten con una soltura y exquisitez envidiables... Todo, definitivamente, es cuestión de elegancia innata, no de constitución física, que sin duda influye, pero sólo hasta cierto punto.
Un saludo a todos los lectores.

El Aristócrata dijo...

Os dejo unas figuras donde se explican los Efectos de las líneas horizontales y verticales
EA

Séneca dijo...

Como siempre, un artículo excelente. Enhorabuena, Aristócrata.
Coincido plenamente con la idea inicial que marcas al comienzo del artículo: la primera de las reglas para vestir como un caballero es aceptar lo que, cada día, el espejo nos refleja, es decir, a nosotros mismos tal y como somos.
A partir de aquí, con estos pequeños (a la vez que grandes) trucos, trataremos de mejorar nuestra imagen de acuerdo al punto de partidad único y real: nuestro cuerpo, que mejor o peor, es al fin y al cabo el que tenemos.
Lo único que nunca está de más es hacer ejercício y cultivar nuestra mente. Esto sin duda también ayuda a estar y ser más elegantes desde dentro, lo que se aprecia desde fuera.
Un saludo para todos.

Andres II dijo...

Muy interesante. Aunq yo me incluyo en los average men creo q es interesante conocer los tips para saber ´que efecto se consigue dependiendo del saco q se vista

Anónimo dijo...

Aristócrata sigues siendo mi página de referencia y eso que este artículo es demasiado técnico para mi.
Reconozco que cuando leo las revistas de moda no paro de preguntarme cuántas veces te echarás las manos a la cabeza tras ver como visten los famosos de nuestro país.
Enhorabuena y felices vacaciones a todos.
Ya estoy deseando q llegue Septiembre para ver que nos tienes preparado. ¿Algún adelanto?
Jaime

coquina dijo...

¡Otra vez Laporta con chaqueta y camiseta! Vaya plan, alguien debería hacer algo. ¿Qué pasa en Cataluña que hace poco vi a Buenafuente con chaqueta negra, vaqueros y zaparos de deporte de los de la suela pegada en la puntera? Aparte de ser un atuendo de multa, le favorecía más bien poco debido a la silueta del presentador de televisión (tendría que leer más este blog). Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Si bien el caso de ese señor es punto y aparte el problema de la carencia de elegancia no es solo propiedad de Cataluña. Desgraciadamente ocurre en todo el territorio español. Y dedemos ser realistas en cuanto a q esta pagina es solo un diminuto reducto y no lo suficientemente fuerte como para nadar a contracorriente de la tónica general del mal gusto y del horterismo reinante en este país.
Jaime

Andres II dijo...

Pues a mi el tema de Laporta la verdad q no me importa. Y no me importa porque nadie nunca ha dicho que sea una persona elegante. Lo que a mi verdaderamente me preocupa es leer a los entendidos de moda. Reconozco que "se me abren las carnes" al leer los comentarios que sobre las fotos de un conocido blog hacen sus lectores. Antes me enojaba mucho ahora ya me rio de ellos. Lo hortera se está convirtiendo en costumbre....y esto es lo verdaderamente preocupante.
Andres

Anónimo dijo...

Quien habla de elegancia no puede ser elegante.

Séneca dijo...

Lo que ocurre es que estamos rodeados de horteras que, además, son unos ignorantes y se creen los "gurus" de la elegancia por salir en los zafios programas de las tertulias televisivas de media tarde y en las revistillas de papel cuché. La elegancia es algo natural o bien se trabaja poco a poco, y siempre con humildad.
En cuanto a Laporta, podríamos hacer una colecta de camisas que tengamos ya en segunda fila de armario, que seguro que le vienen bien al pobre, porque debe andar mal de dinero y se ve obligado a usar camisetas con los trajes.
En todo caso, creo que no sigue este blog (y no le vendría nada mal, como a otros tantos).
Un saludo y buen verano a todos.

Anónimo dijo...

En este blog no se habla de la elegancia en sí, sino de una forma concreta de vestirse, que para mi gusto es muy elegante, que es la inglesa. Yo conozco japoneses elegantísimos que visten de una forma totalmente diferente a la aquí descrita. Por lo tanto este blog habla del estilo clásico inglés. Me parece un atentado contra las buenas maneras dedicarse a insultar a la gente de una forma tan vulgar. Vestiros para vosotros. Sed arístócratas. Dejad que critiquen los plebeyos. Un saludo a tan distinguidas señorías con el sombrero en la mano. Jacobo.

Wessex dijo...

Querido anónimo,después del comentario de arriba,no sólo no se puede ser elegante,sino lo que s peor,no hay buen gusto.

Anónimo dijo...

No creo que la elegancia se vea reflejada en llamar hortera a alguien que seguramente no lea este blog y que por lo tanto no se puede defender.

Séneca dijo...

Ciertamente me dejé llevar por una opinión personal que nada tiene que ver con la elegancia y el buen gusto que desde este blog se pretende difundir.
Disculpas a todos los que haya podido ofender con mi anterior opinión.

Andreas dijo...

Really good stuff.

Bit of a shame it's not in english for those of us who doesn't understand spanish.

Anónimo dijo...

Volviendo al tema de debate que nos propone EL Aristócrata este mes, me hago eco de lo que Purificación García dijo hace poco cuando le preguntaron acerca de si las tallas en la moda son un problema, su respuesta fue "Las tallas no son tan importantes como el estilo propio. Hay personas a las que le sobran varias tallas y tienen tal estilo y personalidad que podrían subirse a una pasarela".
Con ello comparto lo expuesto mayoritariamente hasta la fecha en este Blog, que lo importante es la personalidad y el saber la constitución física de cada uno para poder mejorar la imagen casa día.
Alguien piensa por lo tanto que Marlon Brando, representando a Vito Corleone en el Padrino, no es elegante.
Phil

Biarritz dijo...

Respondiendo a Phil,estoy con la afirmación de Purificación García,si bien es cierto que no la catalogo como na señora con clase y distinción,sino más bien como alguien con estilo y buen gusto,pero no elegante.Marlon Brando,para mi el mejor actor de todos los tiempos,pero no era un tipo elegante,aunque con la personalidad que tenía,ni falta que le hacía.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Biarritz, comparto tu opinión de que Brando es el mejor actor de la historia, o al menos, en la terna de los 5 mejores junto Newman, Grant, Bogart, Wayne y alguno más; cuando me refería a la elegancia de Brando, era únicamente en relación con el personaje de Vito Corleone, donde ya se le sobraban algunas tallas y todas las prendas que utilizaba desprendían elegancia, a mi entender.

nacho dijo...

Amigo EA,como hay poco "movimiento" en los comentarios, imagino que por las vacaciones,me voy a permitir una pregunta:¿para cuándo una entrada sobre perfumes?Admito que son una de mis debilidades.Un saludo.

Javier dijo...

Amigo anónimo, me alegro que nombres a Vito Corleone, a mi también me encanta como viste en la película, y que decir de como lo hace su hijo Michael, desde que la vi soy un autentico apasionado de los pañuelos en el cuello. Me uno a la petición de los perfumes y hago otra un poco mas extraña: el peinado del caballero.

Anónimo dijo...

Estimado aristócrata acabo de conocer su blog y lo he leído de arriba a abajo. Mi más sincera enhorabuena. Mis preguntas son las siguientes: Las botas balmoral que usted enseña en el blog, y las que posteriormente he buscado en internet, son legate, no sería mejor buscar unas totalmente lisas para vestir con morning coat? Por otra parte no ha quedado claro en discusiones anteriores si se pueden vestir oxfords marrones brogues o semibrogues con pantalones de pana? ¿cree que los botones dorados son demasiado señoriales para un chico joven? ¿cree que es mejor hacerse dos trajes al año -mi economía no me permite más- e ir formando poco a poco el fondo de armario o por el contrario hacerme más pero made to measure? Muchísimas gracias de antemano. Un saludo, Felipe.

Anónimo dijo...

Estimado Nacho, sino es indiscreción que perfume usas?

nacho dijo...

Con el permiso de nuestro amigo EA y dado que este no es el sitio,aquí hay confianza para decirlo,nada de indiscreción:de día suelo usar Quercus y Castile de Penhaligon's y de noche Must de Cartier.Aunque en verano no suelo usar y si lo hago suelo utilizar Castile.Y ahora ando detrás e Rousse de Serge Lutens,la probé el otro día y me encantó,me haré con ella en breve.
Un saludo.
P.D.¿Cuál sueleutilizar usted,amigo anónimo?

Anónimo dijo...

Gracias por la respuesta estimado Nacho. Si te soy sincero aun no se cual uso, estoy en busca, antes usaba english fern de Penhaligons, pero la verdad es que ahora estoy buscando uno un poco más fuerte. Me gusta mucho el almizcle dorado de Santa María Novella al igual que Eau d´Italie. Para la noche me gusta mucho Hamman bouquet de Penhaligons, el patcholy de Etro y de alguna otra casa y Timbuktu de L´Artisan que teoricamente es para mujer pero a mi me gusta más para hombre. Como ves estoy hecho un lío y todavía no he tomado una decisión, pero más o menos ya voy encaminado. Atentamente, Álvaro.

juan alberto dijo...

Alguien me puede ayudar? me quiero comprar unos allen edmond mora en marron y quisiera saber mi talla. tengo unos saville negros de c&j y calzo un 6. muchas gracias.

Jorge dijo...

vete a El corte inglés de Serrano y pruébate unos AE para saber tu talla exacta

juan alberto dijo...

Muchas gracias Jorge pero en el Corte Inglés por desgracia no venden tallas tan pequeñas aunque me ha dicho un zapatero amigo mío que el 6 d C&J es el 6.5 de Allen. Por cierto me acabo de comprar unos zapatos en la tienda de Churchs, en Jorge Juan y a mi en concreto el trato me ha parecido magnífico y la selección de zapatos excelente.

Jorge dijo...

Si que es cierto que en USA las tallan son un medio más altas por lo que dices, es correcto. Lo que pasa es que AE al contrario que CJ tiene varios anchos y ahí es donde te va a costar "clavar" la medida. En Shoebuy.com puedes comprar a un precio insuperable (y los gastos de envío son bastante razonables). Qué modelo de Church´s te has comprado? Conoces la web de Herring Shoes? venden Church´s a precios muy razonables.

Anónimo dijo...

Estimado Jorge, ¿podrías indicarme a cuánto ascienden los gastos de envío y tasas al comprar con Shoebuy.com? Pido perdón a EA por salir un poco del hilo de discusión. Un saludo y gracias por adelantado.
Miguel (Sevilla)

Anónimo dijo...

Estimado Jorge, es cierto que Allen Edmonds tiene muchos anchos diferentes pero en la talla 6 solo tiene 1 ancho y en la 6.5 tienen 2 anchos diferentes siendo el D el estandard. Me he comprado unos Charles marrones. Conozco las páginas que comentas pero yo prefiero comprar en tiendas. Atentamente, Juan Alberto.

Noah Ryte. dijo...

Ante tanto comentario acerca del zapato,que por otra parte es el que verdaderamente da y quita razones en el saber vestir,traería a colación una vieja frase,"Se conoce al caballero por la forma de gastar los zapatos".

Bearn dijo...

Volviendo al tema en el que se centra este post,para mi,la elegancia en las formas,poco o nada que ver tiene con las tallas.Es cierto,que la persona que puede englobarse en un perfil que llamaríamos como porte aristocrático,es decir,alto y muy delgado,tiene prestancia y finura.Pero también he visto a caballeros muy entrados de peso con un estilo y clase inigualables.
Po otra parte,los rasgos físicos ,si que considero que hacen distinguida a una persona,y eso por suerte por desgracia no pueden elegirse.Es por ello que insisto,la elegancia o la distinción no la da el aprender un "abc" en el vestir,o descubrir ciertos protocolos de chaquetas,arigos o calzado.La distinción es una cualidad casi genética,una forma de haber vivido,una actitud,que nos desmimetizan del resto sin necesidad de "bespokes","a medidas" o "ser muy british".

Anónimo dijo...

Es verdad lo que dices estimado Bearn. Pero EA nunca ha insinuado que quien no siga sus consejos no pueda ser elegante. Ahora bien en este blog nos encontramos las personas, entre las que me incluyo, que disfrutamos de esta forma de vestir. También creo que los consejos que da EA son totalmente adaptables a la personalidad de cada uno sin estar mimetizados.

Jorge dijo...

Miguel creo que rondaban los 40 USD. Los Mora salían con gastos de envío, 350 USD.

Anónimo dijo...

Lo primero, enhorabuena por el blog. A raíz de mi búsqueda en internet de posibles combinaciones para un chaqué…me estoy encontrando con blogs interesantísimos y verdaderos entendidos en la materia.
Hace unos días pedí consejo en otro blog…y me han ayudado muchísimo…creo que con los consejos que me han dado lo tengo todo solucionado…pero al descubrir este otro blog y con personas tan entendidas, no he podido contenerme a lanzar mi consulta.
En septiembre tengo una boda, una gran feria de vanidades…hay que vestir de chaqué…me gustaría que estuviéramos muy elegantes y con mucho estilo..así que…¿alguna combinación perfecta para la camisa, chaleco y corbata?.
Me gustan las camisas azules con rayitas…la que me han aconsejado…azul clarita, puños azules y cuello blanco desmontable…
Mi búsqueda comenzó por alguna pagina de protocolo…ya que me han comentado que “según el protocolo solo el novio puede llevar el chaleco de color”¿eso es verdad?.
Por cierto, gracias “Aristócrata “por la pagina donde se explica las formas de colocar el pañuelo…he descubierto tanto que no me ha dado tiempo de leer todo…y gracias a los comentarios…ya que también me han ayudado…estoy aprendiendo mucho.
Gracias de antemano.

Anónimo dijo...

Hola anónima soy Ernesto, bienvenida al blog del Aristócrat.

Anónimo dijo...

Hola a todos,

deciros que, estando fuera del objeto del tema, espero que EA me perdone o en su defectudo reubique mi comentario, he pasado unos días de vacaciones en Porto y ¿ qué decir? pues que en muchas cosas ojalá nos pareciésemos a nuestros, en algunas mentes infravalorados, vecinos.

En una ciudad como Porto hay una magnífica oferta de lo que podemos calificar de moda masculina clásica, con tiendas al alcance de bolsillos muy variados. El portugués es, en general, una persona que cuida su vestimenta, desde luego eso es así en las clases medias-altas y en los profesionales o personas que ocupan cargos de una cierta relevancia, cosa que como bien sabemos cada vez es más infrecuente aquí.

Me encantó la selección de zapatería que es posible encontrar en cualquier tienda de tipo medio, no digamos en las grandes boutiques en dónde había una variedad de modelos de marcas como C&J, Alden, zapatería italiana o portuguesa que haría palidecer a muchas afamadas tiendas españolas.

Si alguien tiene interés puedo poner direcciones y tiendas, y os recomiendo a los de Madrid la tienda Wesley, con una selección de corbatería sensacional.

Realicé bastantes compras, pero he vuelto muy satisfecho.

Un saludo,
J.M.

Andres II dijo...

Creo q de cómo se debe vetir en una boda el artículo "El atuendo del novio" lo dice prácticamente todo http://www.elaristocrata.com/2008/07/el-atuendo-del-novio.html

El Aristócrata dijo...

Efectivamente internet nos ofrece cada vez más facilidades a la hora de comprar nuestros zapatos. Yo nunca he entendido por qué hemos de pagar más por lo mismo. Si sabemos qué número calzamos en cada casa (algo relativamente fácil con ayuda de los grandes almacenes) solo resta decidir cuál será el siguiente modelo que entrará en nuestro armario.

Efectivamente solo el novio debería vestir el chaleco de color. Otra opción igual de válida es que todos los testigos vistan el mismo color de chaleco. Aunque viendo como se viste hoy en día en las bodas con llevar un chaqué cumpliendo mínimamente las pautas que se apuntan en el artículo de "El atuendo del novio" podemos estar tranquilos de que iremos vestidos muy decentemente.
Un saludo a todos

El Aristócrata dijo...

Por cierto os dejo un interesante artículo que se ha publicado hoy en El Mundo sobre Norman Vilalta
http://www.elmundo.es/elmundo/2009/08/23/baleares/1251019389.html

Anónimo dijo...

Hola Ernesto, encantada de saludarte, te agradezco de verdad el que me hayas facilitado tanto las cosas…era lo que necesitaba. Ayer me comentaron que como he dicho, según el protocolo solo el novio puede llevar el chaleco de color. Hasta ahora, pensaba que no era cierto, ya que me fije que en la boda de Carlos de Inglaterra y Camila, los príncipes llevaban los chalecos de colores…me gustaría saber algo más del protocolo en una boda ¿Dónde puedo encontrar algo?.
Me temo que el chaleco tendrá que ser gris o negro…
Un saludo.

Anónimo dijo...

Estimado EA, no creo que exista ningún problema en que un testigo vista el chaleco de color, por ejemplo puedes ver las fotos de la boda del Príncipe Carlos con Camila, en ellas verás a los hijos como llevan chalecos en buff y azul. Atentamente, Ernesto

El Aristócrata dijo...

Ernesto,
Efectivamente no ocurre nada pero si hablamos de un estricto protocolo es el novio el q debería vestir el chaleco de un color que nadie mas que él lo vistiera. Igualmente, todos los testigos deberían vestir el mismo color de chaleco. Es cierto q esto ni en la boda del Príncipe Carlos se vio pero no por ello deja de ser lo más correcto. Hace dos o tres semanas me sorprendió ver en las páginas interiores del Hola, las referentes a sociedad, una boda donde se si cumplió dicho protocolo.
Pero es cierto que esto no deja de ser un error menor si lo comparamos por ejemplo a los zapatos que se visten hoy con chaqué. Efectivamente no pasa nada si no se visten unas Balmoral; pero si de puristas presumimos son el calzado q se debería vestir y solo en ausencia de este unos plain oxfords. ¿Cuántos caballeros saben que con chaqué no caben otras opciones q estas dos?.....pocos.....y desgraciadamente sigue sin pasar nada.
Yo no soy partidario de llevar el protocolo hasta su último extremo pero si lo hacemos lo tenemos que hacer correctamente.
EA

Anónimo dijo...

Apreciado EA, muchas gracias por la aclaración. En un comentario anterior le preguntaban si es correcto llevar botas balmoral legate, yo también las he buscado por internet y ninguna es totalmente lisa. Por otra parte podría decirme que casa las hace. Muchas gracias, Ernsto.

Anónimo dijo...

Aristócrata,
¿En qué te basas para decir lo del chaleco del novio y de los invitados?
Muchas gracias por adelantado por la respuesta
Jaime

Anónimo dijo...

Hola de nuevo,no creo que en la boda que voy a asistir se cumpla muchas cosas del protocolo pero...sobre lo del chaleco,entiendo que el el color del novio solo lo lleve EL pero lo que me han dicho es que solo El lo puede llevar de color; mi pareja es el hermano de la novia y lleva el coche...no es testigo.Os agradezco vuestras respuestas porque entendeis muchisimo del tema, mi unico interes es que no me pasen por la "picadora"...
Un saludo

El Aristócrata dijo...

Jaime,
Para conocer el protocolo de cada prenda es recomendable acudir a los orígenes de la misma.
En España el chaqué se asocia ineludiblemente y casi exclusivamente a las bodas. Aunque su vestimenta para otros usos sea testimonial no siempre esto fue así.

El chaqué como ya explicamos en su día es una prenda perteneciente a la categoría de full-dress y se debe vestir solo de día y cuando la seriedad del acontecimiento requiera de una indumentaria formal.

Debido a que las bodas solían ser antes de las seis de la tarde (aunque ahora la mayoría de las bodas sea de noche, no hace muchos años las bodas de cierta relevancia social lo eran de mañana ya que entre otras cosas esto obligaba a las familias de los novios a dar tanto comida como cena y a vestir de forma diferente según se tratase de una o otra) la gran mayoría de los caballeros vestían chaqué; y no solo el novio o los testigos. Es por ello por lo que se permitía al novio para diferenciarse del resto de los invitados vestir un chaleco de color. Igualmente, se consentía que los testigos vistieran también un chaleco diferente al del resto de los caballeros para que quedara clara su “posición” en la boda. Para que nadie se confundiera a la hora de diferenciar al novio, todos los testigos vestían un chaleco de color diferente al de los invitados pero también al del novio. De esta forma todos los invitados sabían quién era el novio y quién los testigos (por cierto también la figura del testigo se está mal entendiendo y hay bodas en las que parece que hay más testigos q invitados!!!).
Si aplicamos el protocolo más estricto inglés (el morning coat es una prenda inglesa y por lo tanto aplica su protocolo) así es como se debe vestir en una boda.

Ojalá también se conociera la historia del esmoquin para saber lo mal que hacen aquellos que lo visten en bodas.

Ernesto las botas Balmoral son hoy difíciles de encontrar. Solo las casas más tradicionales como Edward Green o John Lobb siguen teniendo las Balmoral dentro de su colección RTW. Mi recomendación es que si pasas por Paris acudas a la tienda de Albadalejo donde las puedes encargar. Desgraciadamente en las de España no existe esa opción.
EA

Anónimo dijo...

Muchas gracias, Jorge. Merece la pena comprar así,el precio en España alcanza los 400 Euros en el mejor de los casos
Miguel

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la explicación.
Jaime

Biarritz. dijo...

Querida anónima,no tienes que preocuparte porque "te pasen por la picadora".Si así lo hiciesn,muy poco diría de ellos acerca de su elegancia y buenas maneras.La elegancia es una actitud según dicen,y no puedo estar más deacuerdo.Una persona con verdadera clase,jamás reparará en crticar a nadie por su vestimenta.Tú por tu parte ya has demostrado con tu preocupación y ganas,una buena dósis de elegancia y corrección.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Se puede usar camisa de puño doble con jersey?

Anónimo dijo...

Digo yo que como poder se podrá pero debe resultar bastante incomodo. A mi me gusta enseñar algo el puño de la camisa por debajo del jersey y el hacerlo con camisa de gemelo es más incomodo.
Jaime

Jorge dijo...

Aristócrata, sería estupendo si pudieras entrevistar a Vilalta...a ver qué nos puede contar sobre el proceso de creación de unos zapatos y ver en qué medida ,se distingue de un Vass y si se le puede considerar un maestro de la categoría de Vass

Jorge dijo...

Cómno se llaman a las hebillas que se ponen en la cintura para ajustar los pantalones de traje sin necesidad de utilizar tirantes o cinturón? (en inglés como en español) Aristócrata, recomiendas estas hebillas para dejar de utilizar cinturón? Gracias

El Aristócrata dijo...

Side adjusters/Pletinas.
Si no te gustan los tirantes, las pletinas siguen siendo infinitamente más recomendables q el cinturón. El cinturón parte la figura en dos partes y deberíamos huir de él. Puedes elegir entre una a cada lado o una de mayor tamaño en la parte trasera.

Jorge dijo...

gracias Aristócrata! He visto que a veces en el interior de la cintura se añade una especie de goma que ayuda a sujeta mejor el pantalón a la cadera. ¿Es esto habitual en la alta sastrería o es algo que rara vez se ve?

Otra, ¿podemos considerar que, con traje, los zapatos negros ayudan a alargar la figura mientras que los marrones,la reducen?

El Aristócrata dijo...

No cumple exactamente esa función. Esa "goma" sirve para q le resulte a la camisa más díficil salirse del pantalón.
Cuanto menos contraste en colores exista entre las difentes prendas mas se alargará la figura. No obstante, el color de los zapatos no es fundamental en este caso; a no ser obviamente q vistas un traje azul con unos zapatos marrones muy claros y el contraste sea muy fuerte. Pero aún así para alargar o estrechar la figura hay mejores métodos q la elección del color de los zapatos.
EA

Jorge dijo...

Gracias de nuevo aristócrata!

Anónimo dijo...

¿ Habéis visto la nueva imagen de S.M. en Palma?

Creo que en esa familia andan un poco desnortados últimamente.

Saludos,
J.M.

Anónimo dijo...

Estimado El Aristócrata,

una de las dificultades que tengo es la de efectuar correctas combinaciones en cuanto a colores, e incluso la forma de combinar cuadros, rayas... creo que tal vez pudiera ser interesante un artículo sobre ello, así como la forma de combinar corbatas de rayas sobre la que si no me equivoco estaba pendiente publicar o indicar algo.

Igualmente me dirijo a ti para comentarte si sería posible que pusiese alguna fotografía de prendas para preguntaros por posibles combinaciones.

Muchas gracias y un saludo,
J.M.

Anónimo dijo...

Estimado J.M. creo que hay cosas que se tienen o no se tienen. Se puede enseñar a vestir un determinado tipo de estilo, pero a combinar bien no.

Andres II dijo...

A mi tb me interesa q se haga un artículo sobre lo q comenta J.M.
Yo le escribí un privado a El Aristócrata y me dijo q lo tenía en mente pero q si quería ir avanzando mirara el libro "Dressing the Man". No lo tengo pero por lo visto la mitad de ese libro va sobre eso.

A mi me parece estupendo lo de compartir fotos. De hecho, tanto EL Aristocrata como otros muchos miembros lo han hecho en varias ocasiones. Si no recuerdo mal hay likns a fotos de lectores de corbatas, zapatos,chaquetas....
Yo creo q le da un gran valor a este blog. Animate y seré el primero en darte mi opinión.
Andrés

Jorge dijo...

Prueba a descargarlo via Torrent en http://www.fulldls.com/torrent-ebooks-1689979.html Eso si, luego es mejor comprárselo porque leerlo entero en pdf es tedioso

El Aristócrata dijo...

Yo en cambio pienso que hasta a saber combinar texturas y colores se puede aprender. Obviamente hay caballeros que lo aprenderán antes que otros por tener más facilidad o incluso algunos que nunca hayan escuchado ni hablar de Alan Flusser y que combinen colores de forma perfeta. No obstante, si hay gusto casi todo se puede aprender.

A mi la idea de la fotos me parece perfecta. De hecho como dice Andres desde hace tiempo hay lectores q dejan sus fotos para q todos opinemos. Como siempre he dicho, lo que verdaderamente hace especial a esta página son los comentarios, fotos, opiniones, crítica etc de todos ellos.

Anónimo dijo...

Ante todo agradeceros vuestras opiniones sinceramente.

Para "anónimo" decirle que considero que algo como es combinar sí es susceptible de ser aprendido, cosa distinta es, como bien apuntan, la habilidad innata para ello de la que sólo algunos - como para casi todo- gozan.

Creo que las reglas básicas, en mejor o peor modo, las conocemos todos más o menos, pero siempre se puede querer innovar algo más, o modificar un poco nuestra forma de vestir a través de las combinaciones.

En cuanto tenga algo de tiempo os cuelgo las fotografías a ver qué opiniones se recaban.

Un saludo,
J.M.

Anónimo dijo...

Un Rey lo debería ser hasta en sus vacaciones oficiales (y digo oficiales porq de las otras ya tiene todo el año).
Efectivamente q a sus años se deje barba. Aunq lo q viene detrás no te pienses q es mejor. Y no lo digo por su sosería vistiendo si no porq me da a mi q de inteligencia la justita

Anónimo dijo...

Creo que se pueden aprender unas bases, pero esas bases no siempre son suficientes. Todos tenemos algún conocido que cuando viste de forma sencilla combina bien, pero de repente un día aparece vestido de una forma que no pega nada.

Biarritz dijo...

Caballeros,caballeros...leo con estupor los constantes comentarios acerca del saber vestir.Creo que queda claro,que se puede aprender a vestirse,pero no a tener elegancia ni clase.Una cosa es saber vestir,y otra ir bien vestido.No hagan caso a los gurús que editan libros acerca de la elegancia.Entre otras cosas si ven fotos de ellos se darán cuenta que ésta brilla por su ausencia.La distinción y gusto en el atavío no está en libros,sino en ambientes y personas.Eso no puede copiarse.Muchos hombres piensan aqui que por llevar tal o cuál marca,tipo de traje o calzado,creen ir elegantes.Nada más lejos de la realidad.O se tiene o no se tiene.No hay más.
Respecto a la Familia Real,el Rey era uno de los tipos,admítanme la expresión,más elegantes del mundo en los 80 y ppios de los 90.A su porte aristocrático,unía cortes impecables y una genética señorial insobornable.Cierto es que hoy ha perdido parte de ese señorío,supongo que al igual que el resto de los súbditos.En cuanto a elegancia,cualquier tiempo pasado fue mejor.

Un saludo.

Alciato dijo...

Anónimo, creo que el tono de su comentario está fuera de lugar. Hay otros foros de opinión más adecuados donde verter ese tipo de apreciaciones.
Un saludo

Anónimo dijo...

¿uál es el mejor atuendo para asistir a un funeral? ¿l uso de pocket square sería inapropiado? Un saludo

Anónimo dijo...

Para asistir a un funeral, en mi opinión el atuendo más idoneo, sería el siguiente, traje azul marino liso, camisa blanca, corbata oscura y lisa, no negra, zapatos oford negros lisos, y clacetines a juego. En cuanto al pañuelo en principio no lo veo inadecuado, pero en mi familia y entorno su uso es habitual, pero si al funeral al que vas no es así, yo te recomendaría no llevarlo por que seguramente fueses el punto de atención cuando es el último día en el que debieras serlo. Si de cides llevarlo, que sea de lino blanco, y colocado lo más discretamente posible.

CRISTIAN DUۄA$. dijo...

Estimado Aristócrata, buen articulo, pienso que este articulo o mas bien la idea central de este articulo seria perfecto que se lo explicaran a los diferentes clientes de una sastrería o un almacén de ropa formal masculina, ya que en este articulo usted da los mejores consejos para mejorar la apariencia y presencia con un traje a los diferentes hombres dependiendo de su constitución física y precisa aquellos detalles, que por falta de atención, muchas veces, pasamos por alto y que como usted nos lo explica son detalles fundamentales que pueden llegar a mejorar notablemente nuestra apariencia y bueno, también como usted lo menciono, ocultar lo que consideremos menos agraciado de nuestro cuerpo.

Era un articulo necesario para el prontuario de elaristocrata.com, un muy buen elemento.

Recuerden vivan con clase y elegancia, sin importar las circunstancias.


CRISTIAN DUۄA$.

Anónimo dijo...

Hola a todos:

Acabo de echar un vistazo rápido por primera vez a este blog, cuyo propósito me parece de lo más loable en estos tiempos tan vulgares, tanto por dentro como por fuera de las personas.

Sobre un comentario que he visto en el que se critica el estandar de elegancia que aquí se persigue, he de decir que es el occidental, el nuestro y no el japonés el que me interesa. Otra cuestión es si éste está más o menos "reseso".

Otra cosa que quisiera añadir es que he leído varias incongruencias y errores en el artículo, por ejemplo donde explica que las personas bajas deben eludir las líneas verticales. Esto es justo al revés, tanto en decoración de interior como en el vestir, las líneas verticales darán una apariencia más alta, las hombreras y tonos oscuros te harán más bajo.

De todos modos aplaudo esta iniciativa.