sábado, 25 de julio de 2020

LA MALETA DEL VERANO

A pesar de que muchos preferiríamos veranear fuera de temporada, cada vez resulta más difícil conseguirlo, siendo agosto el mes de asueto por excelencia. 

Habréis leído en esta página, probablemente todos los meses por estas fechas, que el calor es el mayor enemigo de la elegancia. Ojalá no lo haga el año que viene, pero viendo lo que ya pasea por nuestras calles este al menos toca volverlo a hacer. Con los trajes esperando nuestro regreso, es el momento de hacer la maleta con ropa cómoda que ayude a relajarnos y a disfrutar de cierta libertad; cierta porque este verano muchas cosas serán diferentes y porque quién sabe si el virus nos obligará a adelantar nuestro regreso.
Yo os animaría a ser positivos y a disfrutar, con precaución, pero a disfrutar sin esperar en casa que ocurra, o no, el peor de los pronósticos. En el próximo artículo os contaré lo que tengo pensado hacer, pero os adelanto que no pienso cambiar mis planes por si hacer esto o aquello pudiera conllevar coger el virus. Se vive una vez y no quiero pasármela esperando a que llegue un nuevo confinamiento. Toca, con mucha precaución, vivir este verano como si fuera el último. 

Nunca he sido de camisetas – quizás sea por eso que nos decía un buen amigo en plan broma “desconfía de aquel que con traje lleva mocasines y en su tiempo libre viste camisetas -. Guasas aparte, lo cierto es que no termino de verme con ellas. Si con las camisetas con cuello ya me cuesta, con las primeras me es francamente difícil. En cambio, las camisas de lino son perfectas para todo el verano. De ser de calidad, algo no siempre sencillo de encontrar, el tacto con la piel es muy agradecido. Si bien un buen algodón es igual de agradable, la ligereza y frescura del lino son únicas. ¡Ojo con las guayaberas de nuevo corte, empiezan a perder ese tufillo demodé y en colores cercanos al azul marino, rojo pálido etc., son una interesante alternativa para relajarnos leyendo a la caída del sol! 
Conviene dar cierta lógica a la camisa de lino obviando los pantalones vaqueros o los chinos de invierno y optando por de tejidos de algodón o incluso de lino. Aunque pudieran parecer menos vestidos, son los compuestos que mejor combinan con las camisas de lino. Sin embargo, añadir también una chaqueta de lino podría sobrecargar el conjunto, siendo mejor combinar esta última con pantalones de lana fría. De ser la chaqueta artesanal y sin forro podremos remangárnosla junto con la camisa ganando un aspecto muy relajado, además de vestido. Quienes por motivos profesionales deban seguir en la ciudad, el traje completo de lino, tanto en azul como en beis, representa la opción más elegante con la que combatir el calor – siempre con calcetines.

A quien no le gusten los pantalones blanco de lino siempre podrán cambiarlos por unos jeans de este color. El blanco es una opción difícil de batir en verano. De ser de lino, unas alpargatas combinarán muy bien con ellos – los estampados y los modelos de alpargatas es hoy casi infinito. De preferir un blanco de otra tela tanto las alpargatas como los conocidos como gomminos son alternativas igual de acertadas. De hecho, muy vestido debería ser el sitio al que acudamos a comer para no poder ir correctamente vestido con cualquiera de ambos zapatos. Por el contrario, las chancletas de goma deberían quedar reservadas a la playa – ni siquiera deberían tener cabida en el chiringuito. De tener planeado navegar, los náuticos pueden acompañar hasta el puerto deportivo. 
Los que prefieran el mar a la montaña no se habrán olvidado del traje de baño. Este, sobre todo si no se es el futbolista titular de algún equipo de renombre, mejor que no sea del tipo Turbo (obviamente esto no aplica a los amantes de la natación en aguas abiertas). El tipo bóxer resulta más fino y, sobre todo, conveniente si no se luce un cuerpo escultural. Incluso con este cuerpo, el tipo bóxer, por encima de la rodilla, es más elegante. Sea por mi amor a África o porque no me gusta transportar cosas en las manos, la toalla conocida como kikoi resulta más práctica por su ligereza. Este año el kikoi 2x2 metros será el protagonista de las playas más “chic”. 

Tanto en la playa como en la calle el sombrero ecuatoriano es ya más que una cuestión de salud que de estilo. Si no lo hemos aireado desde el verano pasado antes de ponérnoslo conviene darle algo de agua con un vaporizador, evitando que sus fibras se partan por la sequedad acumulada durante el invierno. De no tenerlo, seguro que se acertará comprándonos uno de calidad. Duran años y de ser la paja toquilla fina será fresco y el ojo educado lo identificará como un verdadero “Panamá” y no uno de esos de mercadillo callejero. Recordar al calarlo hacerlo desde las alas y no del frontal; se evitará que se termine rompiéndose en esa zona.  
Las gafas de sol, como también los relojes, son muy personales. Quizás sea el momento de disfrutar de los relojes de brazalete de caucho recordando lavarlos si se han metido en el mar. También los de acero son una buena opción, dejando los de piel para cuando la piel deje de sudar. 

El Aristócrata

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me temo que el medio pelo del turismo anglosajón y alemán que llega a España no va a evitar que cambie la situación. Ya es hora que España luche por un turismo de calidad!; más en los tiempos de pandemia que corren. El turismo de botellón y sol es pan para hoy y hambre para mañana.

Vicente dijo...

Hola a todos
Esa foto del dia, no se porqué en inglés, de ese pobre con esos pantalones. Admito que los españoles somos inferiores, aunque la claque se alborote, pero en un blog así, que va de elegantes ????. Pues no. Ha visto nuestro EA alguna vez en el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, algun letrero en español ???? yo tampoco. Un cordial saludo y feliz verano

Anónimo dijo...

Pues pese a que el Aristócrata sea ferviente seguidor de los "gominos", a mí me parece que se han convertido en una horterada propia de los quiero y no puedo que pululan por esas zonas de veraneo "chic".

Eneko dijo...

Buenos días y feliz verano a todos,
Yo discrepo. Los gominos no creo que sean ninguna horterada, tanto en piel como en ante, lo que si son es completamente desproporcionado en precio. Que cuesten un Tods lo mismo que unos C&J no tiene ningún sentido. Pero es mi opinión.
A cuidarse.