sábado, 28 de mayo de 2016

NOS ESCAPAMOS A BIARRITZ

Los más fieles lectores de esta página recordarán aquel artículo que publicamos en el año 2008 sobre el Hotel due Palais, un hotel que nos transporta a la Belle Epoque de finales del S. XIX. 

El ser o no invitado a sus célebres fiestas llegaba a posicionar más a la sociedad del momento que el poseer ciertos títulos. Codearse con invitados habituales como la Reina Victoria, Eduardo VII, el Rey de Hannover, la Emperatriz Sissi, el Rey Oskar II de Suecia o el Sha de Persia, era el sueño de una sociedad marcada por el ser o no ser. 
Sin embargo, este lugar tuvo un antes y un después de que abriera sus puertas como hotel en 1893. Antes de ser hotel, este palacio fue la residencia de verano de Napoleón III y Eugenia de Montijo, de ahí su nombre “Villa Eugenia”. Ya entonces sus bailes empezaron a ser cita obligada para las Casas Reales europeas. 

La Reina Isabel de España, el Rey de Wurtenberg, Leopoldo II de Bélgica, el Príncipe Albrecht de Baviera, el Príncipe Walewski, escritores como Prosper Mérimée, Octave Feuillet o hasta el mismo Bismarck fueron los responsables de posicionar Villa Eugenia, y finalmente Biarritz, como lugar de verano de lo más granado de la sociedad de entonces. Quizás por ello que Biarritz haya sido considerada durante años como “la Reina de las playas y la playa de los Reyes”. 
Los bailes de salón poco a poco van dejando paso a unos tiempos más “canallas”, pero también más divertidos, y en pleno siglo XX el hotel vive sus años "más locos" dejando los bailes de salón paso a ritmos más alegres como las mazurcas, el charlestón, el tango, la rumba o el propio jazz. Es entonces cuando el hotel se llena de un nuevo perfil de huésped en busca de otras diversiones. De estas nuevas diversiones podrían dar fe Chaplin, Jean Cocteau, Ravel, Stravinsky, Hemmingway, Gary Cooper, Sinatra y los Duques de Windsor.

El du Palais colgó hace más de un año el cartel de completo para los meses de julio y agosto por lo que tocaba visitar Biarritz, y disfrutar de la que en su tiempo fue Villa Eugenia, antes de que se llenase de ese temible huésped que si bien no tiene problema en pagar el alto precio de sus habitaciones sí  desconoce las normas más básicas de convivencia en un hotel donde no aplica el “todo-incluido”.  
Biarritz, como ha ocurrido con San Juan de Luz o con localidades españolas como Zarauz o Fuenterrabía, poco tiene hoy que ver con lo que fue antaño. No obstante, además de seguir contando con un magnífico chocolate, también conserva, sobre todo fuera de la época estival, un aire nostálgico que te transporta a un tiempo de vals, trajes de fiesta y opulentas joyas. Sus mansiones y palacios, hoy la mayoría hoteles, sus calles y su Casino esconden secretos y anécdotas de lo más interesantes que han  sido reflejadas en varios libros. 

Aprovechando los buenos días que han hecho últimamente me escapé a mi querida Biarritz a leer, descansar y disfrutar de los más de 3.000m2 de spa – donde como buenos franceses solo se utilizan productos Guerlain -. Además de dar muy buena cuenta de su chocolate, los amantes de las motos estética café-racer, entre los que me incluyo, seguro que también conocen esta población de Aquitania por desfilar por sus calles las más cuidadas motos. En sus cafés se concentran auténticas joyas de las dos ruedas que acompañan con gran acierto ese ambiente bucólico de la ciudad. 
Otra parada obligatoria es la histórica boutique de Hermes, una pequeña tienda que sigue inalterada y en el mismo sitio desde su apertura. Aunque de apertura reciente en Biarritz, otra de las grandes marcas de lujo francesas, Maison Goyard, se antoja un como todo un “must”; más teniendo en cuenta que es la primera tienda que te encuentras al mismo salir del hotel. Si bien su popular y marcado estampado puede no ser del gusto de todos, la casa Goyard siempre me ha gustado, y mucho. 

Y me ha gustado primero por ser la casa más antigua francesa del mundo de piel todavía en operación, por ser de propiedad privada y no haber pasado a engrosar la lista del otrora lujoso, y ahora ya solo popular, grupo LVMH. Y también es una marca que me resulta cuanto menos interesante por no hacer campañas ni de marketing ni de publicidad, por no vender on-line, por no dar a conocer sus precios, por no hacer productos para móviles…y por ser una de las pocas marcas del universo del lujo que ha dicho no al Corte Inglés.    
Sea por hacernos con un maletín de Goyard, por recordar nuestra visita con un pañuelo de Hermes, por relajarnos en el Spa del hotel du Palais, por disfrutar de una agradable velada gastronómica en el jardín del Moulin d´Alotz o por gozar de su maravilloso chocolate y ambiente, Biarritz sigue siendo todo un “must”. 

El Aristócrata

12 comentarios:

Eneko dijo...

Buenos días,

Y yo empezando a preocuparme por no ver publicado el artículo en toda la semana ...

Respecto a Biarritz, yo sin ninguna duda, recomiendo visitar antes San Juan de Luz, al vivir a 40 km de distacia, 10 más Biarritz, lo visito muy frecuentemente, salvo en verano, y me parece mucho más agradable. Y no creo que Grand Hôtel Thalasso & Spa , tenga mucho que envidiarle, pero al vivir tan cerca, San Sebastian, nunca me he hospedado en ninguno de los dos.

Saludos y buen fin de semana.

Eneko

Anónimo dijo...

Buenos días.
Como quiera que este apasionante Blog responde al mundo de la moda tradicional, ofreciéndonos pautas del buen vestir en cada ocasión, entiendo que no estaría de mas que nos comentase qué es exactamente lo que llevaba puesto en su pequeña excursión a Biarritz, así como unas breves indicaciones de lo que considera correcto para estas situaciones. ¿El calzado que muestra combinados con los vaqueros son zapatos o botines? ¿De ante, y suela de caucho por la climatología ¿Vaquero slim fit o normal? ¿Son negros o azul marinos, y a juego con la chaqueta? ¿Que tipo de cinturón recomienda para vaqueros? ¿De qué anchura? ¿La chaqueta o sahariana que lleva no debe sobrepasar cierta longitud? ¿En primavera su material debería ser preferentemente impermeable? ¿Se debe ir vestido de la misma manera todo el día, si no está programado acudir a ningún evento especial?
En fin, estas pequeñas dudas que nos pueden surgir a todos y que con su inestimable ayuda abordaremos de una manera más confiada.
Un cordial saludo,
Un entusiasta.

Leo dijo...

Buenos días:
Muy buen artículo. Se sale de lo habitual, pero me ha gustado. Biarritz es una de esas joyas que tengo pendiente visitar y que ahora tengo aún más ganas de conocer.
Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

No sabía que Goyard habia abierto tienda. ¿ Personalizarán sus productos como la de París?

Vilallonga dijo...

Estimado aristócrata, soy seguidor de su blog, pero permítame decirle que los visitantes del hotel no se preocupaban del ser o no ser, simplemente eran o no eran, pertenecían o no. Era todo más natural de lo que insinúa su artículo, no había tal rivalidad. Saludos.

El Aristócrata dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Respecto a si Goyard-Biarritz personaliza sus productos la respuesta es q sí pero el tiempo de espera es de tres meses. San Juan de Luz es otra preciosidad aunque el comercio creo que es mejor el de Biarritz. La verdad es q no pensé mucho lo que metí en la maleta. Pero en estas fotos llevo un jeans de Tamarossa, un impermeable multi-bolsillos de Barbour, unos Sutor Mantellassi de piel vuelta, una camisa a medida de Gallo y unas gafas de sol, también a medida, del japonés Naoki Nakagawa (Nackymade).

Gracias nuevamente
EA

Eneko dijo...

Buenas noches,

En primer lugar, precioso homenaje L.S, los que amamos las motos, aunque cueste, llegamos a entenderlo.

Sobre el comercio, si se refiere a ropa y relojerías, ninguna duda Biarritz, se lleva la palma por goleada. En el tema gourmet, tengo mis dudas, pero de todas formas animo a visitar ambas ciudades, ya que da tiempo de verlas muy por encima en un fin de semana.

Saludos y buena semana.

Eneko

Gumersindo García dijo...

Siento decepcionarle EA, pero he comprado varios bolsos de Goyard a mi señora a través de internet. :(

http://www.ebay.com/bhp/goyard-handbags

El Aristócrata dijo...

Gumersindo,
Goyard no vende sus productos a través de ninguna plataforma de internet. Q particulares q hayan comprado vendan dichos productos es algo muy diferente.
EA

Anónimo dijo...

Es usted un poco cutre Gumersindo. Comprar varios bolsos a su señora de segunda mano....
Aunq me temo q quizás no le haya comprado ninguno.
Guille

Iñaki dijo...

Con todo lo bonito que es Biarritz, en cuanto a playas yo me quedo con las que están al norte, desde el faro (chambre d'amour y otras) hasta la desembocadura del Adour en Bayona. Y también es cierto que prefiero el interior a la costa. Bajar el puerto de Ibañeta y pasandpo Valcarlos se llega a Saint Jean Pied de Port (desde donde entra en España el camino frances de Santiago), y desde ahí hacia la izquierda/oeste, toda la baja Navarra, Cambo, Sara...

Marisa Alvarez dijo...

Acabo de volver de Biarritz y me ha decepcionado un poco, si, muy bonitas mansiones,pero en cuanto a gastronomìa, loco por volver a San Sebastiàn
En la plaza principal, en una cafeterìa que parecia algo, pesimo servicio, el baño descuidado, y estando comprando en las Galerias Lafayette pregunte por el baño y resulta !que no hay!para los clientes.Ya en Parìs en la misma tienda estaban guarrisimos.
Que bueno es viajar para apreciar lo que tenemos