sábado, 5 de septiembre de 2015

ELEGANCIA QUE TRASPASA FRONTERAS

La elegancia no es propiedad ni de una raza, ni de un determinado grupo social ni tampoco de un país concreto. Por el contrario, en todo tipo de ambientes y de lugares es posible encontrar a personas, normalmente desconocidas, que destacan por su particular manera de entender la elegancia masculina. Y como ejemplo basta analizar los países que este mes traemos a nuestras páginas: Reino Unido, Japón, Italia y la República del Congo; países lejanos entre sí y con realidades culturales muy diferentes pero que comparten un mismo interés por la moda más intemporal y verdadera.

El Reino Unido ha sido el país en el que todos los demás se han inspirado en una forma u otra. Él ha sido ha definido las pautas de lo considerado como elegante y quien a lo largo de los siglos marcó la forma de vestir tanto de medio mundo. Sólo era cuestión de tiempo el que los cambios y las nuevas tendencias que ocurrían en el país anglosajón llegaran a todos los rincones del planeta. 
Hoy la elegancia británica sigue siendo sinónimo de clasicismo, sobriedad e intemporalidad. Si bien con el tiempo esta se ha ido adaptando a los nuevos tiempos todavía el auténtico gentleman inglés es fácilmente reconocible. Apuesta por los trajes oscuros cruzados, o de tres piezas, sin dibujo o diplomáticos, las camisas lisas o de rayas discretas y por modelos de zapatos Oxford y negros. Es fiel a los complementos más atemporales siendo un gran amante de los tirantes, los pañuelos de bolsillo y los sombreros. Apuesta por patrones menos ajustados, chaquetas mas largas, bocas mas anchas….

En el otro extremo encontramos a los habitantes del Congo-Brazzaville, y más concretamente a los conocidos como sapeurs,  los SAPE, Société des Ambianceurs et des Personnes Élégantes, Sociedad de Ambientadores y de Personas Elegantes. Estos jóvenes pertenecen fieles a un movimiento que empezó en la década de los años veinte y que cada año cuenta con más simpatizantes en el país africano. 
También conocidos como les Parisiens, los parisinos, siguen los pasos de André Grenard Matsoua, el Grand Sapeur, quien habiéndose ganado el respeto de sus conciudadanos por su política anticolonial, se ganó su eterna admiración por su  forma de vestir occidental. En contra de lo que pudiera pensarse, los sapeurs no destacan por su nivel ni social ni económico, de hecho muchos de ellos se hacen sus propias prendas por no poder pagarlas, pero en cambio son admirados por la sociedad congoleña por su llamativa manera de vestir y por ese espíritu narcisista que erige sus elecciones frente al espejo. 

La vestimenta de “los parisinos” se caracteriza por sus llamativos colores, sus trajes amplios y sus arriesgadas combinaciones. Los complementos también juegan un papel importante en su vestimenta destacando entre ellos el bastón, la pipa, los pañuelos y los sombreros. El obligado cigarro es el responsable de rematar su conjunto. 
A medio camino entre el sobrio inglés y el llamativo congoleño nos encontramos al siempre interesante cavaliere italiano. Si bien este ha bebido de las fuentes inglesas ha sabido actualizar y reinventar con mucho estilo y hasta en cierta manera actualizar, el otrora serio estilo británico. 

Ayudado por un clima más benévolo ha adaptado las armadas chaquetas y abrigos británicos a su forma de vida. Para ello, ha desestructurado las prendas, las ha rebajado de hombreras, ha prescindido de gruesas entretelas y las ha vuelto a diseñar. 
En este nuevo diseño ha apostado por un estilo mucho más relajado restándole seriedad a todo el conjunto. Las chaquetas las ha cortado más cortas, sus mangas más estrechas, su cuerpo más ceñido etc. Igualmente, ha disminuido el diámetro de la boca del pantalón, lo ha acortado y le ha diseñado cinturas muy envolventes.

Hablar de estilo español se antoja cuanto menos difícil ya que, desde mi punto de vista, este no existe. La forma de vestir del hombre medio español destaca sobre todo por su timidez y por no querer destacar sobre el resto; de ahí que el traje azul marino, los pantalones largos y los mocasines sean las verdaderas notas características del estilo español. Aunque de esto me temo que ya hemos hablado en otros artículos largo y tendido. 
No obstante, siempre hay ejemplos que con su estilo personal consiguen defendernos fuera de nuestras fronteras y dejarnos en mejor lugar del que verdaderamente nos merecemos. 

El Aristócrata 

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantan los artículos en este blog, no me pierdo ni uno. Es mi pequeño tesoro en este mundo donde un traje negro con camisa blanca y corbata negra es "elegante". Tengo par de dudas en mi cabeza a las que no encuentro la solucion y usted es el único que me viene a la cabeza. Vivo en Florida, Estado muy caluroso y pronto es el "Homecoming" y es una oportunidad para usar traje pero no se que tipo, algo sport? Alomejor algo más formal? Y la segunda duda es más bien una curiosidad. Los trajes de tres piezas siempre tienen que ir desabrochados, cada vez que gente con ellos siempre lo llevan de esta manera, hay una regla o algo? Muchas gracias y espero que continúe con este blog muchos años más.

El Aristócrata dijo...

Respecto al primer punto, eche un vistazo a los artículos que hemos escrito sobre los trajes de verano y seguro que encuentra alguna opción que le pueda valer. Los tres piezas efectivamente permiten llevar la chaqueta abierta. El porqué es histórico. Hasta la Primera Gran Guerra, la camisa era considerada como una prenda de ropa interior y nadie se quedaba en ropa interior frente a una persona desconocida y mucho menos frente a una mujer. De ahí q las chaquetas siempre debieses permanecer abrochadas. Llevando un chaleco la camisa queda oculta tras este por lo que ya no es necesario que la chaqueta esté abrochada.
Un abrazo
EA

Anónimo dijo...

Yo creo que el estilo inglés apenas existe ya (es más un mito que una realidad) y el italiano en este momento es demasiado excesivo. Cuando este se modere un poco creo que puede ser el más interesante. Quizás hoy sea el asiático, sobre todo lo q se empieza a ver en Tokio y Hong-Kong, lo más interesante.

Albert

El Aristócrata dijo...

Totalmente de acuerdo.
EA

Palatino dijo...

Estos son los detalles por los que merece la pena este blog , me encanta esta explicacion histórica . Ojalá haya muchas mas
Gracias EA

Anónimo dijo...

Permítame decírle que el estilo inglés, aunque muy minoritario, sigue vigente en la sociedad actual y un buen ejemplo de ello son la alta alcurnia de la sociedad británica, eche un vistazo a los ternos de SM el Príncipe Carlos, y que, además, es considerado el más elegante de todos a nivel global dado que, por ejemplo, el italiano peca de chaqueas cortas y un talle muy estrecho que ni de lejos favorece a todos, y el vorte americano, aunque elegante y distinguido, no es identificable del todo con el concepto único y verdadero de elegancia atemporal.
El cirte inglés, sin embargo, es más distinguido que el americano y mil veces más correcto que el italiano, que yo particularmente veo con poco futuro y muy moderno como para perdurar en el tiempo. Por consiguiente, opino que el futuro pasa por la tradicional elegancia británica tal y como la que desprende Su Alteza el Príncipe Carlos y, por otro lado, por el estilo italiano menos exagerado y más moderado como usted dice. El americano también será inquebrantable téstigo del paso de los años, aunque no en el Olimpo de la magna elegancia.

Anónimo dijo...

Buenas tardes

¿Alguien me puede recomendar alguna tienda en Madrid que tenga buenas perchas para chaquetas por favor?.
Algunas de mis chaquetas al tener hombro muy redondeado se ven "atacadas" por las perchas habituales.
Muchísimas gracias,
Saludos

Marcos

Anónimo dijo...

Perchas Lezama. En Caleruega 303, Madrid.
Saludos.

Anónimo dijo...

Algo que llevo observando durante cierto tiempo es la forma tan distinta de llevar los pantalones dependiendo del corte del traje y estilo de su portador:
El «gentleman» inglés gusta de los pantalones de tiro alto y corte tradicional, anchos y con esas pinzas -dos o cuatro por pantalón,según gustos,- tan distintivas suyas; el americano tiende también a la holgura con una o dos pinzas mientras que el italiano se declara mas proclive al tiro má bajo y a lo entallado en el pantalón, a veces incluso pasándose, por lo que normalmente no presentan ninguna pinza o a lo sumo una.

Personalmente, me declaro seguidor de la corriente tradicional, al contrario que el señor Aristócrata, claramente más influenciado por las nuevas tendencias, y yo los visto con una pinza, en caso de ser pantalones de sport para chaquetas deportivas o jerséis, o con dos para trajes al dotárles de un cariz más conservador -mi estilo es puramente británico-. En lo único que confiedo desmarcarme de la tendencia inglesa es en que mis pinzas, al contrario de las inglesas, siguen el patrón europeo saliendo para fuera.
A mi juicio, un pantalón de pizas, tanto de traje como independiente, siempre, y digo siempre ha de llevar pinzas por su propia idiosincrasia formal.


Saludos señor Aristócrata y enhorabuena.

Jandilla dijo...

Para perchas de calidad, por internet, Kirby Allison Hanger Project. Espectaculares, eso sí, se paga.

Anónimo dijo...

Estimado EA, me gustaría formularle una duda si Vd. me lo permitiese:
Tengo en mi haber una americana deportiva de confección y reciente adquisición que durante aproximadamente cuatro meses ha estado colgada en una percha normal y corriente de maderas; ayer mismo me procuré una especial con hombreras como Dios manda, mas temo que este periodo de los susodichos cuatro meses haya podido afectarla irreversible en lo concerniente a la formación de arrugas, aunque quizás no pase nada: ¿Cuál es su dictamen?

La segunda gira en torno a una situación de similar índole; soy poseedor de una trenca de confección y tres ganchos -desconozco el vocablo técnico para los “botones” del Duffle Coat- y no sé si colgarla en una percha normal y corriente de madera o, por el contrario, en una para hombreras similar a la de la anterior pregunta y que es la que me dieron al comprarla en la tienda: ¿Cuál es su recomendación?

Muchas gracias de antemano.

PD: La chaqueta es de estilo inglés por lo que tiene hombreras.

dani dijo...

Estimado EA, totalmente de acuerdo con su comentario a la foto del día. Yo tampoco veo esos adornos en la solapa. Es más, me cuesta ver cuál puede ser su origen.

Saludos

Anónimo dijo...

Respecto a la foto del día, de ese cordoncito se llevan colgadas las gafas planas o impertinentes. El cordón debe tener suficiente longitud como para colocarse uno las gafas sin desabonotarlo.
Los impertinentes vuelven a estar de moda. La firma madrileña Flippan Look tiene algunos modelos en carey de colores realmente interesantes. Yo los utilizo en plan vacile y la verdad es que 'Flippan'.
Saludos,
Jesús María.

Anónimo dijo...

Sin embargo, de esta foto del día, entiendo todos los adornos.

Anónimo dijo...

La chaquetas son para gente rica