sábado, 18 de octubre de 2014

GLASHÜTTE ORIGINAL PANOMATICLUNAR

Seguramente el complemento donde más fácil nos resulta justiciar un importante desembolso es en un buen reloj. La gran mayoría de nosotros seguro que hemos sentido alguna vez si no una gran atracción por estas piezas sí, al menos, una importante curiosidad. De hecho parece difícil entender un buen traje artesanal sin que sea acompañado por un reloj manufactura. 

Aunque como ya hemos dicho en alguna ocasión el más sencillo, y barato, reloj de cuarzo –de pila- consigue una mayor precisión dando la hora que lo que hace el más complicado, y caro, reloj automático, las sensaciones que transmiten uno y otro nada tienen que ver. Por ello, aquellos que busquen precisión y un mero objeto que se limite a darles la hora no dudaran en apostar por los relojes de cuarzo y no se pararan a pensar en el corazón que late dentro de su reloj. Este tipo de comprador prima sobre todo el aspecto exterior del reloj. Los que por el contrario sientan en su interior una inexplicable atracción por el mundo de la relojería en general y de ciertos movimientos en particular, primarán dichos movimientos al aspecto exterior y al material de la caja del reloj. Dicho esto, también hay muchos clientes cuya motivación a la hora de hacerse con uno u otro reloj se basa en otras percepciones. Si todavía hay un gran porcentaje de compradores de “alta relojería” que con su compra buscan el status que da una u otra marca, cada día son más, sobre todo en el mercado asiático y ruso, que apuestan por piezas de materiales preciosos o por relojes joya.
A mi personalmente este último tipo de reloj nunca me han llamado la atención como tampoco lo han hecho los maxi-relojes tan de moda de unos años atrás ahora. Y tampoco las marcas de joyería o de otros sectores que han dado el salto a la relojería me terminan de atraer. Marcas como Chopard, Cartier, Bulgari o incluso otras como Louis Vuitton o Harry Winston si bien cuentan con un gran presupuesto que les permite desarrollar movimientos de gran interés no dejan de jugar, siempre para mi, en una liga inferior. Sí en cambio siempre me han encantado esas escasas casas manufacturas independientes, y sobre todo ciertos movimientos de estas o de los los dos grandes grupos, que son desconocidas para el gran público o que el ojo no entendido no llega a reconocer y pasan totalmente desapercibidas. Por eso, marcas como Jaeger LeCoultre, Lange & Söhne, Blancpain, Journe, ciertos Zenith, Patek etc. son las que siempre más me han gustado.

Con el tiempo y conforme te vas haciendo con esas piezas con las que llevas soñando años subes un peldaño más y dentro de casa buscas ese movimiento o esa complicación que la hace destacar frente al resto. Un doble uso horario, una fase lunar, un horario mundial, un calendario perpetuo, una reserva de marcha etc. son todas complicaciones que sin llegar a la magnificencia de un tourbillon o un sonnerie, aportan un alma al reloj difícil de entender de no ser un apasionado de este mundo.
Quizás el pensar que aunque llegue un día en el que no estemos estos pequeños juguetes serán disfrutados por algún hijo o familiar hace que nos auto-engañemos, nos liemos la manta a la cabeza y cada X tiempo con lo que nos parece una buena excusa nos hagamos con nuevo reloj. Y esta nueva ocasión la encontré con el paso a una nueva década y su correspondiente celebración. Y para esta ocasión ya tenía pensado desde hacía tiempo que por primera vez dejaría Suiza de lado y apostaría por la calidad alemana y le daría la bienvenida a mi primer Glashütte Original; en concreto al modelo PanomaticLunar de acero. Su línea es mi acorde con mis gustos ya que no solo no es ostentoso sino que además no son muchos los capaces de reconocer esta marca o asociar este modelo concreto con una pieza exclusiva.

No quiero aburriros con los más de 165 años de historia de esta casa alemana ni de la importancia de la ciudad de Glashütte en la historia de la relojería mundial ya que a quienes le interese con seguridad ya la conocerán y a los que no solo conseguiría aburrirles. Por lo que me centraré en este reloj en cuestión. El PanomaticLunar cuenta con el calibre 100% manufactura 90-02 –pero manufactura de verdad y no solo porque lo diga el catálogo de la casa- y además de la hora y los segundos, cuenta con una fase lunar y con un “Panomaratum”; una gran fecha a dos niveles.
La fase lunar más allá del agradable efecto estético te marca puntualmente las lunas llenas, algo súper interesante para los amantes de esta complicación. Esta fase presenta una luna y unas estrellas plateadas sobre un suave cielo plateado. La gran fecha de este Glashütte no se reduce solo a una cuestión estética sino que supuso en su día toda una revolución técnica. Al contrario de lo que pasa en las fechas normales que tienen solo de un disco con todos los días numéricos del mes la gran fecha de Glashütte cuenta no con un disco sino con dos; uno para las decenas y otro para las unidades, los cuales van cambiando automáticamente según corresponda. Además, al contrario de otras casas como la propia JlC, la gran fecha de Glashütte no requiere de dos ventanas para mostrar el día del mes, como ocurre también con su hermano mayor Lange & Söhne, sino que lo hace solo en una de amplias medidas. 
Si bien estas son las dos complicaciones más visuales de este reloj, su estética también es muy particular y muy similar a la de la otra gran casa alemana. Al principio no resulta fácil hacerte con ese mini-dial que te marca las hora pero es solo cuestión de días el familiarizarte con él. Además de estas complicaciones hay otras dos dignas de mención. En primer lugar nombrar que solo se necesita de una corona para manejar las diferentes opciones del reloj. No obstante, un marcador aparece en el parte superior de la corona que aparece de manera cuasi-invisible sirve para el ajuste de la fase lunar. Si bien esta manera de manejar las diferentes funciones del reloj no tiene la complicación de otro de mis relojes, el JlC Hometime, quien con solo una corona se maneja la fase dia-noche, el doble uso horario, la hora y también el día, en el PanomaticLunar la sensación de la corona única es similar. 

A pesar de estas complicaciones para mi es el ajuste dúplex cuello de cisne, apreciable en su tapa de zafiro transparente, la más interesante de todas ellas. Hasta hace poco el cuello de cisne, incluso en la marca alemana, era solo individual pero desde hace ya unos años la apuesta por la diferenciación frente a otras marcas de prestigio les animó a incorporar a sus relojes esta importante innovación. Para los que no la conozcan, comentar que el doble ajuste de cuello de cisne, desarrollado enteramente en su fábrica, permite una regulación muy precisa del ritmo y de la velocidad del movimiento.
Su reserva de marcha es bastante justa, escasas 42 horas. Aunque hoy los diámetros de los relojes crecen sin mayor explicación que llamar, siempre desde mi punto de vista, absurdamente la atención, este Glashütte cuenta con “solo” 40mm de diámetro y unos escasos 13mm de altura lo que le convierte en un reloj bastante discreto para lo que se estila hoy. Si el diseño del frontal es de lo más original no menos interesante es su parte trasera. La parte posterior del movimiento, visible a través del cristal de zafiro, muestra el rotor central esqueletado, engastado con una masa oscilante de oro de 21 quilates, tornillos azulados y rubíes así como la trayectoria del rotor, con un acabado decorativo francamente bonito y muy distintivo de esta casa. 28.000 alternancias por hora (sigo quedándome con las siempre más precisas y encantadoras 36.000 de El Primero) cuenta con un mecanismo todo decorado a mano, algo que hace que no haya dos modelos idénticos, un brazalete de aligátor y un ajuste horario de lo más preciso – después de 15 días de uso continuado su desajuste es de unos dos segundos al día –. 

Dicho todo esto, lo que no termino de entender es como un reloj de esta calidad, y precio, no cuenta con un cierre más preciso y seguro. En este modelo el cierre deployante no es doble y la propia rigidez del brazalete hace que salte el débil cierre sencillo con enorme sencillez. Mucho que mejorar tiene Glashütte en este aspecto.
Al parecer el PanomaticLunar está teniendo mucho éxito y fuera por ello o por cualquier otro motivo, la verdad es que me tocó esperar casi dos meses para que me lo entregaran. Este éxito no me cabe duda que se debe, además de todo lo anteriormente expuesto, también a su ajustado precio. Si bien su precio es elevado, 9.500€, si lo comparamos con otros modelos muy inferiores técnicamente, su precio es más que justo. Además Glashütte, al contrario que Lange, hace relojes con cajas de acero lo que se traduce en más o menos la mitad del precio de su hermano Lange. Si este reloj que como decimos cuesta 9.500€ lo quisiéramos en Lange nos tocaría pagar por él al meos 19.000€ al ser la gama de entrada de Lange la caja de oro amarillo.
También es importante tener en cuenta que por el precio del PanomaticLunar son pocas las casas manufacturas que ofrezcan relojes similares y con similares  complicaciones. Por el contrario, hoy el mercado de los relojes está cada vez más dominado por el marketing y esto obliga a hacer grandes desembolsos por los conocidos como relojes-marca con mecanismos ETA y similares o por otros que si bien sí tienen gran calidad se limitan, en este rango de precios, a dar exclusivamente la hora.

El Aristócrata

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece indecente gastarse 9500 euros en un reloj que no necesita.
Alardear públicamente de ello, es, además de indecente, de mal gusto.
Si donase esa cantidad a los comedores sociales, quizá dormiría más a gusto.

Que disfrute de su capricho.
Hay niños que no comerán hoy.

El Aristócrata dijo...

Lo siento, no le voy a contestar.
EA

Anónimo dijo...

Lo cierto, ya lo hice constar hace tiempo en este blog, es que dada la situación hay gente que lo está pasando realmente mal. Leer todo esto chirría un poco.
Por lo demás, un buen blog.
Saludos,
M. de G.

Anónimo dijo...

Sin querer defender a nadie, y en relación con el primer comentario, he de decir que cada uno es libre de gastarse el dinero en lo que quiera. Por mi parte nunca me gastaría esa cantidad de dinero en un reloj, porque supongo que nunca tendré tanto como para permitírmelo, pero no por eso debemos juzgar a los demás. A lo mejor EA se gasta ese dinero en un reloj y por otra parte dona también ese dinero a los pobres....en resumen, no debemos juzgar sin conocer a las personas a las que juzgamos.
Por lo demás se trata de un buen blog y lo importante es que nos sirve para coger las cosas que nos gustan, lo que no nos guste no hace falta leerlo.
Un saludo

FERRUZZO dijo...

Aunque no tiene nada que ver con tema de esta semana, llevo tiempo detrás del ello y Aristocrata le agradecería que me facilitara datos sobre la banda sonora de O`mast

Muchas gracias de antemano y un saludo,


FERRUZZO.

Miguel A dijo...

Es divertido ver como la demagogia procedente de ciertos ideales cala en los ignorantes irritados.

Buen artículo, muy interesante, siga así.

El Aristócrata dijo...

La música es de Alessandro Cerino.
Un saludo

Javier Martinez dijo...

Hay relojes automáticos desde 400 aurelios dignos de mención (Tissot 1853 automatic)por ejemplo.Saludos

Alfred dijo...

Estimado aristócrata:
Llevo algún tiempo leyendo su blog y he de decir que me parece muy pero que muy bueno. Podría utilizar unas cuantas líneas para deshacerme en halagos pero este no es el motivo de mi comentario.
Lo que me ha motivado a escribir en este foro por primera vez ha sido el comentario del primer Anónimo que ha comentado esta entrada.
Cada uno, con su dinero, hace, como se suele decir, un pandero. Ese desafortunado comentario rivaliza en nivel de demagogia con aquel, más propio de colegios de primaria, de "parece mentira que no te comas las lentejas con la de niños que se mueren de hambre en África".
Me alegro de que haya podido celebrar esa fecha especial adquiriendo un bonito reloj. Sólo se vive una vez.

El Aristócrata dijo...

Efectivamente hay relojes más baratos. Yo por ejemplo uno de las marcas que más recomiendo es Hamilton ya que muchos de sus relojes montan mecanismos muy similares a las de otras piezas de otras marcas mucho más caras. No obstante, si lo que buscamos es un reloj automático más barato todavía os recomiendo q echéis un vistazo a los nuevos de Swatch, tienen un diseño muy bonito y son incluso más económicos que el Tissot del que nos habla el compañero.

Al final siempre hay algo más barato que lo que nosotros tenemos. Seguro q hay un coche más barato que el nuestro, una casa más barata, unos zapatos más baratos, un ordenador, una silla….etc Pero no tengo ánimo de entrar en polémicas por lo que yo creo que el que quiere entender donde quiero ir hace tiempo que lo hizo.

Y para el resto, y sin ningún ánimo de ofender, comentar q este el blog www.elaristocrata.com es un blog que desde su primer día de creación habla de productos exclusivos. No de productos obligatoriamente caros pero sí exclusivos y muchas veces la exclusividad es cara. Por ello, no entiendo q quien se identifique con otro tipo de productos siga entrando en esta página como lo hace. Con no hacerlo no leería ni de este reloj ni de otras muchas cosas donde él sólo ve lo que cuestan y no, como hacemos la gran mayoría de lectores de esta página, lo que valen.

Pues sin más ánimo de justificarme sobre lo que escribo recordar sencillamente que aquí no obligamos a nadie a entrar y con no hacerlo no leerían aquellas cosas que tanto a algunos les parece disgustar. Pero ¿sabéis una cosa?: lo seguirán haciendo porque en el fondo les encanta.

EA

Anónimo dijo...

"lo seguirán haciendo porque en el fondo les encanta. sic"


Jajajajajajajaja, muy bueno.

Todavía desde el anonimato no cuentan las acciones que realizan para paliar el hambre en el mundo, antes de criticar en este blog.

Anónimo dijo...

Estimado Jose María, enhorabuena por su nuevo reloj. Me parece una pieza fantástica. Yo tengo el panoreserve. No haga caso a los comentarios maliciosos normalmente son gente con falta de sensibilidad que no sabe apreciar el norme trabajo que hay detrás de muchas cosas y lo único que quieren es crear polémica. Yo soy un gran amante del arte y siempre que puedo compro alguna gran pieza y normalmelmente supone dembolsos superiores a un traje o un reloj y no me siento para nada mal al contrario me siento francamente bien y satisfecho.

Siga así con su blog, le felicito y espero que nos siga deleitando con sus maravillosos artículos.

Un saludo,
B.F

El Aristócrata dijo...

La verdad es que dudé entre el este y el Panoreserve pero tenía ya otro con reserva de marcha y me decanté finalmente por este. Aunq los dos son una pasada.
Enhorabuena a ti tb por tu reloj.
Un saludo
EA

FERRUZZO dijo...

Muchas gracias por la respuesta Aristocrata.

Le están dando en el palo del gusto mostrando mas importancia de la que tiene, que es ninguna, es lo que quiere y es que si la envidia fuera tiña....


Saludos,

FERRUZZO.

Anónimo dijo...

EA estupendo artículo y gran reloj.en mi caso porto un humilde swatch y me siento satisfecho por sus prestaciones.
Saludos desde Lima

Daniel

jandilla dijo...

Enhorabuena, por su capricho, me da sana envidia. El mío es un senator sixties, otro nivel, pero también una pequeña maravilla dentro de lo suyo. Y pensar que el propietario de la fabrica de estas joyitas artesanas no es otro que Swatch...

Anónimo dijo...

Lo siento, pero no puedo con la insolidaridad y con el egoísmo llevados al extremo de la irresponsabilidad, del exceso y del lujo obsceno.
Saludos,
J.P.

Anónimo dijo...

Para anónimo 1, A lo mejor si donara los 9.300 euros los que no dormirían bien serían los hijos de los trabajadores de la fábrica de relojes... este tipo de demagogias es de gente sin sentido común.

Carlos López

Anónimo dijo...

Llevar un reloj que cuesta mas que muchos coches , si me parece una indecencia , a los que se regodean recordad que hoy se esta arriba pero mañana abajo , no me contestéis no es necesario...

Víctor Naves dijo...

Buenas noches;

Con respecto a los señores que critican en qué usa su dinero el sr. Galiacho, sea en relojes, caballos pura sangre o hacer aviones de papel con billetes de quinientos euros, si les molesta o turba su comprometida conciencia social, no me explico por qué malgastan su tiempo leyendo un blog claramente elitista como este, habiendo en la red tantas páginas de ONG's, voluntariado y acciones que seguramente les resultarán infinitamente más interesantes.

Por favor, encamínense a ellas y dejennos a nosotros, los mundanos, superfluos y banales aficionados al refinamiento y el lujo vivir nuestras vacuas y tristes vidas como nos apetezca.

Compréndannos, estamos tan vacíos que sólo estas frivolidades dan un poco de sentido a la existencia.

Hala, con Dios.

Anónimo dijo...

Increíble los comentarios! Alguien se escandaliza por comprarse un reloj (casi seguro que sin financiar...) pero nadie lo hace cuando alguien se compra una casa (casi seguro que financiada...)

Cual es la diferencia? Que cuando gastas dinero en algo por encima de tus posibilidades (si, si... las hipotecas no dejan de ser una forma de financiación para gente que, en un porcentaje altísimo, no tiene posibilidades económicas de pagarla de otra forma y, por lo tanto vive por encima de sus posibilidades...) pasa lo que hemos visto estos últimos años en España.

Y alguno dirá: las casas son necesarias y los relojes no. Pues mire usted, puede vivir de alquiler perfectamente sin necesidad de endeudarse por un gasto (si, si, las casas también son un gasto...) que no se puede permitir.

Que tiene dinero para una casa: genial, adelante. Que quiere gastarse el dinero en un reloj? Adelante también.

Ya está bien de decir tonterías estilo "Podemos", hombre.

Y entrando en el tema del artículo, el cual me alegra dada la temática del blog, tampoco estoy de acuerdo con la mezcla entre marcas que se hace:

"... Jaeger LeCoultre, Lange & Söhne, Blancpain, Journe, ciertos Zenith, Patek..."

Sinceramente creo que se mezclan churras con merinas y, con todos los respetos, comparar Patek con el resto es como comparar los zapatos de Carmina con John Lobb... o entrando en su temática, un traje bestpoke con uno a medida industrial. Incluso me atrevería a decir que Lange & Sohne está casi al nivel de Patek, pero el resto ni de lejos, incluido Glashutte.

Esto sin desmerecer un ápice el excelente reloj que ha comprado, simplemente digo que, bajo mi punto de vista, no son comparables.

Disclaimer: vivo de alquiler y soy el afortunado propietario de 3 Patek Philippe, entre ellos 2 complicaciones importantes.

El Aristócrata dijo...

Estimado amigo,
Muchas gracias por su comentario.
Respecto a las marcas q aquí se nombran yo no digo q sean o no comparables, solo digo q son el tipo de casa manufactura que me gusta. Sobre si son o no comparables yo creo q no se puede afirmar categóricamente q solo A&S y PP lo sea ya que Fjourne hace grandes complicaciones.
Se podría decir genéricamente que Mercedes, Audi y BMW es mejor que Volvo o Volkswagen pero luego hay q comparar cada modelo en particular. No es lo mismo un serie 7 de BMW q un serie 1. Y de la misma manera a mi entender un tourbuillon de JLC es muy superior a un Calatrava de PP. En definitiva, creo que habría q comparar modelos en concreto y no solo marcas.
EA

Alvaro dijo...

Enhorabuena José María por su blog y los magníficos artículos que nos brinda. Excelente gusto en todo! Entiendo no se debe entrar en polémica. Al igual que con la Fiesta Nacional, al que no le guste que sencillamente no vaya, pues con su blog lo mismo.
Animo!
Alvaro.

Alfred dijo...

Buenas noches.
Siento escribir en esta entrada tan antigua, por otra parte, la única en la que he escrito con anterioridad en este gran blog. En cualquier caso considero que es donde debería hacerlo teniendo en cuenta el asunto a tratar.
Me pregunto si me podría recomendar alguna joyería en Madrid para adquirir un reloj de características similares.
Este fin de semana he visitado varias joyerías madrileñas y, la verdad, me parece lamentable el trato que dispensan al cliente o, por lo menos, el que se nos ha dado a mí y a mi mujer.
Quizás fuese por nuestra edad (quizás no demasiado elevada), por nuestra forma de vestir (un fin de semana de compras en Madrid puede invitarte a adquirir unos Carmina, pero no a llevarlos puestos), pero en TODAS las joyerías en las que entramos se nos trató como si no pintásemos nada allí, como si no pudiésemos comprar nada de lo que allí vendían y como si lo mejor que les pudiese pasar fuese que nos fuésemos cuanto antes.
Lo más probable, para el caso de que nos hubiesen tratado de forma cordial o, por lo menos, correcta, habría sido que nos fuésemos de allí con un Seamaster Aqua Terrae con correa negra, pero en su lugar también podrían habernos vendido un IWC Portuguese con reserva de marcha en su versión de colores azulados.
Un saludo. Le pido disculpas por escribir en una entrada tan antigua, pero quedo igualmente a la espera de saber si me puede recomendar una joyería, como dije al principio del comentario.

El Aristócrata dijo...

Hola Alfred,

Una pena lo q comenta. ¡Ellos se lo pierden!

Yo soy cliente de Perodri desde hace mucho años y allí el trato es súper cordial y cercano.

Un saludo

EA