sábado, 12 de julio de 2014

LOS 10 ERRORES DEL VERANO Y CÓMO EVITARLOS


El calor es el mayor enemigo de la elegancia. Con él llega el deseo de desprenderse de todo menos de lo estrictamente necesario para mantener ese mínimo de pudor que exige el vivir en sociedad. Si el calor de los meses de verano puede hacer perder la elegancia y el gusto, resulta fácil conocer las armas para combatirlo sin necesidad de abandonarse y entregarse a los deseos de la comodidad. Y esta semana hemos pensado que quizás pudiera resultar interesante compartir algunas pautas para evitar los diez errores más extendidos en estas fechas:


1-     Pasear con traje de baño y chancletas de goma por la ciudad
A pesar de lo extendido de esta práctica, deberíamos ser conscientes de que la formalidad que exige el asfalto de nuestras ciudades, nada tiene que ver con la que aplica en la arena de nuestras playas y, por lo tanto, no se debería vestir igual en unas latitudes y en otras. Tan poco elegante resulta presentarse en el chiringuito de nuestra cala preferida con un zapato de doble hebilla como hacerlo con unas chancletas de goma en una sala de cine. Intentemos no abusar en la ciudad de las bermudas y reservémoslas para lugares lejanos a esta y, por supuesto, solo para ocasiones de día.

2-     Seguir apostando por los mismos tejidos que en invierno
Es el momento de despedir de nuestros trajes las lanas, las franelas, los melton, las vicuñas y los tejidos más pesados y , por el contrario, apostar por las lanas frías, las alpacas, los linos y los tejidos gabardina.

En el vestir de sport, los jerséis de punto y los pantalones de algodón sustituyen a los más invernales de lana. Las camisas de lino son imprescindibles en verano y su uso resulta muy elegante tanto acompañando al traje como a los atuendos informales. Los calcetines de algodón sustituirán a los lana, tanto cuando se vista de corbata como cuando se haga de sport.

3-     No pasar el testigo a las hechuras y cortes más desestructurados


La relajación de la vestimenta que se da en estas fechas no es óbice para seguir disfrutando de la elegancia que aporta el vestir de traje. Sin embargo, es hora de olvidarnos ahora de los trajes con entretelas de invierno y forros enteros y dar paso a entretelas de verano, medios forros y, en definitiva, a trajes menos armados, menos serios y más ligeros.

El frescor de la noche es el perfecto aliado para disfrutar de las chaquetas de sport más estilosas y desestructuradas. El abanico de telas y diseños entre los que elegir es muy amplio y las chaquetas de colores veraniegos, sin hombreras ni forro alguno y de mangas ajustadas nos acompañarán con carácter en los bares y terrazas de moda.

4-     Continuar vistiendo la misma paleta de colores que en invierno
Si el verano se llena de luz y calor, ¿por qué seguir abusando de los azules y grises oscuros?. Introduzcamos colores claros y alegres, que no llamativos, como linos claros, azules cielos o grises suaves. Sin duda esto diferenciará al Gentleman más entendido del que viste traje como si de un mero uniforme se tratara.

En el atuendo de sport demos entrada a pantalones de corte más desenfadado y apostemos por colores más propios de esta estación. Hagamos lo mismo con los jerséis, las camisas y, por supuesto, con los calcetines.

5-     Apostar por camisas de manga corta

Una camisa de manga larga ligeramente remangada resulta más estética que una de manga corta. Vigilemos que no queda el codo descubierto y acertaremos. Si seguimos prefiriendo el frescor de la camisa de manga corta siempre resultará más elegante elegir un sencillo polo. Evitemos que el calor doblegue nuestra voluntad y consiga desabotonarnos varios botones de la camisa. Ni qué decir tiene que las camisetas de tirantes tienen prohibido ocupar espacio alguno en el armario de nuestro Gentleman.

6-     Decir SÌ a los calcetines los negros
Si bien la vestimenta de corbata sigue exigiendo el uso de calcetines, hay que tener presente que si en invierno resultaba muy aconsejable apostar por colores alejados del negro, en verano es sencillamente obligatorio elegir otras tonalidades.

Con ciertos atuendos de sport se puede llegar hasta a prescindir de los calcetines pero cuando se vistan escojámoslos de algodón con algún diseño interesante y de hilo de Escocia si fueran lisos.

7-     No cambiar los zapatos armados y de cordones al vestir de sport
Si bien los zapatos que acompañan al traje en verano poco varían de los de invierno, los ya clásicos “gominos” o las cada vez más conseguidas alpargatas son una opción muy acertada en la vestimenta informal más estilosa. La ventaja de vestir estos zapatos sin calcetines concede después de un abrigado invierno, además de elegancia, también un merecido respiro a nuestros pies.

8-     Mezclar prendas de invierno y verano
Evitemos la extendida práctica de vestir una chaqueta de verano con un de pantalón de invierno ya que rompe la armonía del conjunto. Igualmente, no nos dejemos arrastrar por la reciente moda de mezclar prendas de diferentes temporadas. Seguramente combinar una chaqueta cruzada con unas bermudas sea algo muy fashion pero no es elegante y mucho menos coherente. Vestir un doble hebilla sin calcetines, será muy trendy pero ni es bueno para nuestros pies y mucho menos lo es para nuestros zapatos. Y aunque también cada vez esté más extendido, tampoco resulta elegante acompañar un traje de baño de unos mocasines.

9-     Prescindir de corbata con el traje
Si tenemos que vestir con traje no sigamos la práctica de desprendernos de la corbata en cuanto haga su aparición el calor. Si queremos prescindir de la corbata escojamos antes que el clásico traje, un conjunto de dos piezas, formado por un pantalón y una chaqueta independientes, algo por cierto muy agradecido en verano, y el traje sigámoslo vistiéndolo siempre con corbata.

10-  Escoger los mismos complementos que en invierno
Aunque en la vestimenta formal la corbata sigue siendo imprescindible, ahora es el momento de apostar por las exclusivas corbatas sin entretelar. Igualmente, las de punto tipo tricot sustituirán muy acertadamente a las de seda de entretelas gruesas. Las gorras de beisbol son siempre una buena elección para protegernos del calor mientras hacemos deporte pero una vez ya las zapatillas descansen en el armario resulta más elegante, al igual que fresco, optar por un buen sombrero ecuatoriano, que no de paja, de ala estrecha y badana de franjas a colores. Algo muy importante y que tendría que ser diferente en invierno y en verano es el perfume. Las fragancias más frescas se convierten en las protagonistas de estas fechas sustituyendo a las más intensas de invierno.

Respetando estas diez normas no perderemos nuestra elegancia de invierno y esta seguirá siendo nuestra mejor tarjeta de presentación.


El Aristócrata

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Sr. Aristócrata, entre sus muchos blog, no he encontrado ningún tratamiento para los jeans, denims, tejanos o como siempre los hemos llamado "vaqueros"... es obvio que son prendas de uso común en todas las clases sociales, pero me interesaría saber su opinión para los jeans en verano y en invierno.

Un saludo y prometo ser bueno y no liarla esta semana...

Carlos López

El Aristócrata dijo...

Hola Carlos,
Yo creo q sin olvidar que son una prenda informal y sabiendo donde y cómo vestirlo es un tipo de pantalón que da mucho juego. Yo no tengo reparo en usarlos tanto en verano como en invierno.
EA

Anónimo dijo...

Gran artículo y muy aclaratorio. Como los "diez mandamientos" de la elegancia estival :).

Estoy de acuerdo con todos ellos, y que debería salir de forma natural en cualquier caballero que se precie.

Gracias por los consejos y un saludo.

Manuel G.

Maca dijo...

Estoy de acuerdo con su comentario respecto a los vaqueros. Es una prenda muy recurrente en todas las estaciones.

Anónimo dijo...

Estimado EA,
Estoy de acuerdo con todo lo que Vd. diga.
Saludos,
Roberto R.

Anónimo dijo...

Gracias por su aclaración E.A.

Respecto al comentario de Manuel G, a mi entender se puede ser un caballero y vestir mal....

Disculpen mi apostilla, pero me interesa muchísimo el aspecto mas "filosófico" de este blog, que lo tiene.

Algunos nos conformaremos con la parte superficial, pero todo el blog tiene muchísima más profundidad de la que parece, cada frase parece medida, cada comentario del autor, cada artículo nos muestra un "leit motiv" que únicamente se muestra a los "elegidos". Un saludo
Carlos López

Anónimo dijo...

Estimado EA:

A mí me gusta vestir traje de algodón con gominni, obviamente, sin calcetines; pero con corbata. Estoy de acuerdo conque el traje se debe vestir siempre con corbata.

Saludos.

Héctor Castañeda.

P.S. Debe revisar el título del apartado sexto del artículo.

El Aristócrata dijo...

Hola Héctor.
El pto sexto es correcto: 10 errores de verano….: decir sí a los calcetines negros.

Anónimo dijo...

Por alusión,al señor Carlos López.

Por supuesto que se da por entendido, y así creo que se entiende, que un caballero lo es por convencimiento y por integridad, no por el mero hecho de llevar uno u otro atuendo. Puede uno vestir del modo más sibarita y elegante imitando a ciertas personalidades por ejemplo, pero al mismo tiempo ser un gañán al trato y en los modales.
" que debería salir de forma natural en cualquier caballero que se precie, [sic]".
Es difícil entender que de alguien refinado, educado y con buen gusto, estilo y elegancia salga otra cosa.


Por cierto, a los que acusan de cursilería a las formas de vestir en este blog, preferible es ser cursi a ser vulgar y ordinario.

Un saludo para todos.

Manuel G.

Anónimo dijo...

Cursi es por definición, vulgar y ordinario. Si yo considerara que la forma de vestir de este blog es cursi no estaría escribiendo estas palabras.

Que algunas proposiciones me parecieran exageradas y en su momento lo dijera y lo dejara bastante claro no es lo mismo que usted dice. Alguna proposición de algún lector del blog si me lo pareció.

Por mi parte doy por zanjado este tema, si quiere alguna explicación en la entrada del chiringuito, no merece la pena sacarla de ahí. Un saludo.
Carlos López

Anónimo dijo...

Estimado Carlos,
El que dice lo que no debe, escucha lo que no quiere. Hay veces que el camino más corto es reconocer los errores y pedir disculpas.
Es mucho más honesto que dar un giro brusco y comenzar a hacer la pelota a quien previamente ha insultado.
Sinceramente,
R. de G.

Anónimo dijo...

Estimado EA:

En el título del apartado sexto sigo leyendo: "Decir Sí a los calcetines los negros".

Saludos

Héctor Castañeda.

Anónimo dijo...

Estimado EA:

En el título del apartado sexto sigo leyendo: "Decir Sí a los calcetines los negros".

Saludos

Héctor Castañeda.

El Aristócrata dijo...

Héctor,
Lo siento está correcto. El pto 6 en una continuación del título. Lea los dos seguidos y verá q no hay ningún error.
Saludos

Jesus dijo...

Estimado Aristócrta,
Felicidades por el articulo, y me gustaría por favor que me contestase a una pregunta, aunque no tiene mucho que ver con el tema... sabe usted algo de los zapatos de piel de pecari? es una piel de cerdo, que es extremadamente fina y suave... pero no encuentro nada de nada, antes los tenían en el corte ingles y los compraba por mis uñas encarnadas, por su comodidad. (cuando tenia 10, 11, 12 años...obligadamente claro)Pero ahora superado ese calvario que no le deseo a nadie, y sabiendo apreciar este zapato que detestaba con todas mis ganas y además era objeto de burlas en mi colegio, echo de menos esa textura tan peculiar que no tiene ningún otro zapato que yo haya visto. Y ya me he cansado a mis 17 años de ver tanta hebilla y mocasín tassel, que se han puesto tanto de moda entre el pijerio español.
Muchas gracias y siga escribiendo, que el verano es largo y la elegancia no tiene fin.

El Aristócrata dijo...

Hola Jesús,

Me temo que no pero déjeme preguntar y seguro que hay alguien que sí lo conoce y le contesta rápidamente.
Un abrazo.
PD Y sí, sigo escribiendo. Ahora mismo estoy con el artículo de la ss. semana. Mis 5 sombreros Panamá preferidos.
EA

Anónimo dijo...

Jesús



http://manuelgomezartesanos.com/

Antonio garcía Enrile dijo...

Hola Jesús,

Trato de contestar a tu consulta, pues así me lo ha pedido Jose María.

El Pecari es un cerdo salvaje procedente de Sudamerica, no un jabalí común como el que hay en España (puede ver imagenes en google).
Como todos los cerdos y un roedor que está más cerca en su aspecto del cerdo que de un roedor (Carpincho o Capibara) esta piel presenta un característico poro producido por su grueso pelo.
Efectivamente se trata de una piel muy suave, y fué tremendamente valorada en los años 70 ,utilizada mucho para guantería por su suavidad y por que su poro la hacía facilmente identificable como ocurre con algunos animales exóticos.
Sin embargo debemos tener en cuenta que si bién hace años para adquirir una piel fina y flexible había que acudir a animales pequeños y jovenes, la curtición ha avanzado como todo, y hoy día podemos encontrar pieles de otros animales que reunen esas caracteristicas.
En el tema de los zapatos debemos tener presentes que la suavidad de la piel nada influyen en la comodidad del calzado, solo su rigidez o abatanamiento puede influir, su fama de comodos está más bién ligada al tipo de construcción (carentes de topes y contrafuertes) y con cualquier piel abatanada se conseguiría el mismo efecto.
He hecho una pequeña busqueda en internet, y los puede encontrar en
http://manuelgomezartesanos.com/pecari/ Se que hay otras tiendas en donde puede encontrarlos , personalmente no me transmite nada la piel para calzado, creo que solo se trató de una moda que como tantas cayó en desuso (pero sobre gustos ya sabemos) .

Un saludo
Enrile

Anónimo dijo...

Estimado EA:
No lo sienta, el artículo es suyo...
Saludos.

Anónimo dijo...

Lo que más me gusta de la chica del viernes es que por lo general se queda hasta el domingo ; )

Ignacio F. A.

Palatino dijo...

Extraordinario artículo , felicidades !!!
Hay un detalle que me gustaría comentar .
Cuando la gente se refiere a caballeros creo que lo correcto y elegante es decir señores , que yo sepa no creo que ninguno de los
Nombrados caballeros tengan el caballo atado en la puerta o se paseen por la
Ciudad a caballo.
Y es verdad que un señor puede serlo aunque no sea elegante , de hecho no hay pocos "título" que visten fatal y si embargo son unos auténticos señores .
Un abrazo
Conde de Palatino