martes, 1 de diciembre de 2009

Un toque de distinción: los accesorios

El comienzo del mes de Diciembre nos recuerda que ya están aquí las Navidades y con Ella, por fin, llega la época de los tejidos tipo Tweed, los jerséis de lana y unas semanas que se caracterizarán, entre otras cosas, por las compras.
Debido por un lado a la cercanía de estas fechas y por otro a la ausencia en www.elristocrata.com de un artículo dedicado a la importancia de los complementos y de los accesorios, hemos querido dedicar este capítulo de Diciembre a intentar ayudar a los más indecisos a decidirse a que sean estos pequeños detalles los que recaben su atención cuando se dispongan a realizar las compras navideñas.
No son pocos los caballeros que mantienen que la gran distinción la suelen aportar esos pequeños complementos que acompañan diariamente nuestro atuendo. Si bien nosotros somos de la opinión de que es más importante saber combinar los colores de, por ejemplo, nuestro traje-camisa-corbata que la elección de unos determinados gemelos, también es verdad que para alcanzar la máxima cota de elegancia no podemos olvidar nunca esos pequeños pero importantes detalles.
Seguramente todos hayamos escuchado o leído en alguna ocasión que la joyería del caballero debería estar solo compuesta por el aniño de bodas, el reloj, un sello y el pasador de corbata. Aunque a la lista se han ido sumando con el paso del tiempo algún otro complemento, como punto de partida es una afirmación muy acertada.

El reloj
Para mí el accesorio más importante es sin lugar a dudas el reloj. Los relojes han sido junto los zapatos los complementos que más han despertado mi interés y de alguna forma dos de mis grandes pasiones materiales junto al más bello de todos los animales: el caballo español.
Un reloj nos puede decir mucho más que simplemente la hora; nos puede hablar y contar muchas cosas de su propietario. Con seguridad la forma de pensar, las aficiones y hasta las amistades de un propietario de un Audermars Piguet, un Richard Mille o un Roger Dubuis diferirán bastante de las de un señor con un Patek Phillipe, un FP Journe o un Lange&Söhne.

También me atrevería a afirmar que al igual que diferirán estas, también lo hará, por ejemplo, el corte del traje, los zapatos que lo acompañen o incluso la decoración de su casa. Resulta increíble cuanto nos puede decir un reloj de su portador.

Al igual que es el accesorio más importante también, muy a mi pesar, suele ser el más caro. No obstante, si nos detenemos a pensar solo unos minutos encontraremos infinidad de motivos para justificar tal gasto; que muy pocas veces inversión. Por ejemplo, hoy no somos pocos los que dejamos constancia de un acontecimiento importante con la adquisición de un nuevo reloj.

Conforme pasan los años y admiramos aquellas primeras piezas que ocuparon los primeros lugares de nuestra ya vieja caja de relojes, rápidamente nos viene a la memoria esa infernal prueba de Selectivad o aquella carrera universitaria o ese primer trabajo o el día de nuestra boda o el nacimiento de nuestra primera hija….. De alguna forma llegan a ser como aquellos tatuajes que en otros decoran su piel y que al final de sus días recuerdan todos los avatares por los que ha pasado su vida.
A esto debemos añadir que los caballeros, al contrario de lo que ocurre con las damas, no solemos poseer muchos objetos de valor que perduren a lo largo de nuestra vida y que llegado el momento estén en disposición de seguir siendo disfrutados por la generación siguiente.

Seguro que a muchos nos resultará familiar la frase: nunca un Patek Philippe es del todo suyo; suyo es el placer de custodiarlo hasta la siguiente generación. Esta frase, aunque acuñada por esta mítica casa suiza, se podría hacer extensivo a la mayoría de las piezas que contando con un diseño intemporal y un gran nombre detrás nos acompañen hasta el momento que esa segunda generación se haya ganado el honor de custodiarla hasta la tercera generación.

La elección de un reloj es algo muy personal y no hay elecciones erróneas. Habrá caballeros que seguro le darán la mayor importancia al diseño mientras otros potenciaran el carácter manufactura de ciertas casas; las cuales, por cierto, son muchas menos de lo que muchos dependientes de joyerías y no pocos caballeros piensan.

A pesar de que resulte difícil fallar en la elección de un reloj, hay unas mínimas normas a las que debemos prestar atención según el uso que le vayamos a dar. Por ejemplo, no debería ser el mismo reloj el que llevemos cuando vistamos de sport que el que escojamos cuando lo hagamos de chaqué.
Debemos huir de los maxi relojes, tan de moda hoy, cuando vistamos de forma clásica. La proporcionalidad de las diferentes prendas de las que tanto habla Alan Flusser aplica también al reloj. Un reloj de 44mm, por mucho que nos guste, no es apropiado vestirlo, por ejemplo, con un chaqué o un traje de tres piezas. Para estos encontramos opciones mucho más acertadas como es un reloj de bolsillo o uno de medidas discretas de 36 o 38mm.

Por el contrario si vestimos de sport o incluso con corbata pero de forma más informal, como por ejemplo durante los casual Fridays, un reloj de medidas más actuales puede completar nuestro conjunto de forma elegante.

Tampoco los relojes joyas, por exclusivos que sean, son adecuados en un caballero. La elegancia debe ser sencillez y discreción pero nunca esnobismo. Es por ello por lo que los relojes de pulsera de piel son, por norma general, más elegantes que los de acero u oro.
En definitiva se trata por un lado de buscar una adecuada concordancia entre nuestro reloj y el resto de nuestro atuendo y por otro de conseguir que no sea dicho reloj el primer blanco de las miradas de nuestros interlocutores. Hay infinidad de relojes de una enorme belleza y complejidad técnica que no necesitan hacerse visibles por sus materiales exteriores o por su tamaño y que sin embargo a la larga son los que resultan más bellos y los que esa segunda generación lucirá de forma orgullosa.

Los gemelos
A pesar de que los gemelos no se encuentran en esa escueta lista inicial de piezas de joyería que puede poseer un caballero, no cabe duda de que desde finales del S. XIX se han ganado por méritos propios un puesto de privilegio en ella.

Si bien los gemelos aparecen en el S. XVII los caballeros de la época no hacían uso de ellos al preferir estos por entonces cerrar los puños de la camisa con lazos de seda. No fue hasta el S. XIX cuando los gemelos empiezan a popularizarse y se convierten en el lugar perfecto donde mostrar piezas preciosas como el topacio, la turquesa o el zafiro.

Nuevamente fue Inglaterra y la anglomanía reinante en la época las grandes “culpables” de que su uso se empezara a extender tanto dentro como fuera de sus fronteras. Dicha anglomanía que recorre el mundo en los años 30 hace que todos los caballeros quieran seguir la nueva tendencia y cerrar sus camisas con gemelos; algo reservado hasta la fecha prácticamente solo al evening dress.
Esa popularidad despierta el interés de las casas de joyería y rápidamente amplían la oferta dirigida a los caballeros con gemelos realmente bellos. De hecho, fue el cuidado trabajo de los artesanos de aquella época de Van Cleef, Cartier y Tiffany el responsable de la creación de las piezas más bonitas y exclusivas que han llegado hasta nuestros días.

Otro gran responsable de la popularización de los gemelos fue el histórico Café Society. Miembros destacados de éste como Cole Porter, el Duque de Windsor o el mismo Cary Grant exportaron desde allí al resto del mundo una imagen cuidada donde los gemelos eran en gran parte los protagonistas.

También las señoras se dejaron atrapar por el encanto de los gemelos. Este fue el caso de la Princesa Natalie de Paley, de Tallulah Bankhead, de Amy Jolly o de la misma Marlene Dietrich quienes siempre que la ocasión lo permitía exhibían sus pequeños tesoros.

Los gemelos siguieron evolucionando en el tiempo dando lugar a formas y materiales muy diferentes a los conocidos hasta la fecha. En la película L'Homme à l'Hispano se pueden apreciar los primeros gemelos confeccionados enteramente en plástico o en piel y con diseños muy diferentes a lo acostumbrado hasta entonces.
A partir de los años 70 los gemelos van dejando paso a los “funcionales” botones y las camisas industriales salen de los talleres ya con un puño sencillo cosido a la manga.

Hoy, sin embargo, vemos nuevamente un claro resurgir del uso de gemelos y no hay señor elegante que se precie en nuestro país que no se decante por estos en los puños de sus camisas. Por el contrario, en países como Italia todavía el botón está muy presente y los gemelos, aunque ya muy popularizados, no tienen la exclusividad de la elegancia.

Hoy encontramos una enorme variedad de gemelos y francamente muchos de ellos con diseños muy interesantes. Sin embargo, si bien los gemelos de gama media han mejorado mucho en diseño, los gemelos joya al ser menos demandados no han hecho a la misma velocidad y los modelos que hoy encontramos en las joyerías de las principales ciudades del mundo no gozan de un gran atractivo.

Este hecho ha sido visto como una oportunidad de negocio y artesanos como David Webb han empezado a confeccionar gemelos joyas de una enorme belleza. No obstante, no es necesario hacer un gran desembolso para adquirir un bonito par de gemelos. Por ejemplo, los no tan exclusivos pero de diseño siempre interesante gemelos de Links o los archideseados JAR o los siempre divertidos de Il Travaso delle Idee son unas muy interesantes opciones.
También existen verdaderos artesanos que trabajan materiales como el marfil que consiguen con este tipo de materiales un resultado en concepto próximo al gemelo joya pero por aspecto más cercano al gemelo lúdico.

La elección del tipo de puño de nuestra camisa es algo personal y aunque hay opiniones muy autorizadas que mantienen que el puño sencillo es el más elegante, yo soy de la opinión de que el puño doble aporta una distinción a la camisa superior a la del puño sencillo. Además, el poder contar con este complemento nos permitirá introducir un toco de color y una mayor variedad a nuestro conjunto final.
Hasta no hace muchos años, la mayoría de los caballeros que se decidían por mostrar en sus camisas gemelos elegían aquellos cercanos al tipo joya. Hoy la enorme e interesante variedad de gemelos nos permite escoger este complemento con un carácter más alegre y con múltiples formas y colores que encontramos hoy.

Al igual que cuando hablábamos del reloj, la elección del gemelo debe guardar una correcta proporcionalidad y relación con nuestro atuendo. Parece lógico que no sea el mismo el gemelo el que usemos cuando vistamos un esmoquin que cuando nos decantemos por una americana de sport con unos jeans. De hecho, en las camisas de esmoquin nuestros gemelos siempre deberán ser iguales a los botones que con ésta llevemos.

Los gemelos se han ganado por meritos propios el ser objeto de culto entre muchos señores. Un claro ejemplo es Bertrand Pizzin de quien se dice posee más de 2.000 pares, siendo la mayoría de ellos gemelos joya. Otro caballero que desde hace muchos años se dejó atrapar por el encanto de este pequeño complemento fue Harry Connick Jr. quien es otro gran coleccionista.

Los gemelos son seguramente junto el reloj el único complemento que de cuidarse adecuadamente puede durar muchos años y con un poco de suerte pasar también a la siguiente generación.

El selloAunque reconozco que no soy partidario de este complemento, aquellos señores que quieran llevar el escudo de su familia deberán evitar que su sello sea demasiado suntuoso. Debemos prescindir de grabar nuestras iniciales en el sello ya que carece de todo sentido y elegancia. Tampoco aquellos sellos con una piedra preciosa son, desde mi opinión, un complemento imprescindible.

La sencillez es muchas veces sinónimo de elegancia y los anillos deberían estar reservados a las damas. Un anillo en un caballero es una pieza demasiado presuntuosa como para ser considera como elegante.
Hoy solo en círculos muy concretos en Inglaterra se puede seguir observando todavía su uso. Si este no es nuestro entorno natural, con total seguridad el sello producirá cierto rechazo y no menos incomprensión.

Las pulseras
Tampoco las pulseras son un accesorio que me despierte interés alguno. Cada día es más frecuente observar como caballeros perfectamente vestidos optan por este complemento que desde mi punto de vista rompe el aspecto sobrio del resto del conjunto. Es más, no son pocas las ocasiones donde no una, sino varias pulseras ocupan parte de la muñeca. Para mí no deja de ser un contrasentido el vestir, por ejemplo, un traje de tres piezas clásico y llevar cinco pulseras.

En definitiva, podría entender su uso en un look totalmente casual pero nunca formal. Si a pesar de esta recomendación queremos completar nuestra vestimenta con una o varias pulseras deberíamos a toda costa evitar pulseras grandes con cierres con logos ostensibles o aquellas de algún material precioso como el oro o la plata. Con seguridad, una pulsera trenzada de cuero o de hilo hará menos daño a nuestra foto final que cualquier aparatosa pulsera.

El cinturón
Como todos sabéis no soy partidario del uso del cinturón cuando vistamos de traje. Unos tirantes, o en su defecto unas pletinas laterales, son infinitamente más elegantes que el más bonito cinturón. El cinturón, como ya hemos comentado aquí en repetidas ocasiones, solo consigue dividir nuestro cuerpo en dos partes de forma muy visible y consecuentemente acortar nuestra figura.

En un uso sport, donde la diferencia en tejidos y colores de la parte superior e inferior es muy marcada el uso del cinturón se hace más comprensible y suele favorecer al resultado final.

Si no nos pagan por ello, deberemos huir de exhibir grandes logos o estampados de la marca en el cinturón. Tampoco tiene mucho sentido dejarnos llevar por la moda tan popular entre los futbolistas de lucir un gran broche con unas iniciales en nuestro cinturón. La única interpretación que a esto se le puede encontrar es precisamente de la que tenemos que huir a toda costa.

Si lo que buscamos no es hacer publicidad gratuita a las casas italianas o francesas hay normalmente, dentro incluso de estas marcas, cinturones mucho más interesantes a considerar.

La pashmina
Hoy se denomina de forma genérica pashmina a una especie de bufanda algo más larga y de materiales más ligeros que ésta. Sin embargo esto no es del todo correcto.

La pashmina es un tipo de lana procedente de las cabras de pashmina que habitan en la región de Ladakh de Cachemira en la India. En la región de Cachemira se produce la conocida como lana de pashmina. La lana de pashmina junto con la del antílope tibetano del Himalaya y la vicuña peruana representa hoy la máxima exclusividad en lana.
Como se ha puesto de manifiesto este otoño, las épocas de frio cada vez duran menos y cada año son más benignas. Es por ello por lo que el uso de la bufanda tradicional de lana tiene cada vez menos sentido y la funcionalidad de la pashmina está más acorde a los tiempos, que en términos climatológicos, corren.

La lana de pashmina se caracteriza por ser más ligera que la lana tradicional y se distingue por su gran suavidad y su protección contra el frio. Encontrar una pashmina 100% de lana de pashmina es francamente difícil y casi siempre se encuentra mezclada con otros tejidos como la seda. También la mezcla de seda y cachemira es bastante frecuente. No obstante las fabricadas en pura pashmina siguen siendo las más exclusivas en cuanto número y precio.
Además de su funcionalidad, la pashmina aporta un toque de elegancia y estilo difícilmente alcanzable por la tradicional bufanda. Las posibilidades que ésta brinda a la hora de anudarla por el cuello y su larga caída dan un juego extra a nuestro look. Existen varios tamaños aunque yo me decantaría por aquellas tipo chal de gran tamaño 36´´x 80´´ y dejaría de lado las tipo bufanda que suelen medir 15´´ x 60´´.

Desgraciadamente en nuestro país la oferta de pashminas es escasísima y la mayoría de las que se venden como tal están más próximas a las bufandas tradicionales tanto en medidas como en tejidos. Definitivamente, no nos resultará fácil hacernos con modelos interesantes.
Nuevamente tendremos que salir de nuestras fronteras y acudir a París o a Florencia para poder ver cierta variedad. En ambas ciudades los caballeros no tienen complejo alguno en vestir una prenda creada pensando en la mujer.

Las gafas
Aunque hoy las lentillas están muy perfeccionadas y la tolerancia a ellas ha aumentado considerablemente, debido a la mejora de los compuestos, todavía hay caballeros que prefieren usar las clásicas gafas.

El aconsejar un modelo u otro no tendría sentido alguno al ser una opción muy personal y sobre todo al poseer cada caballero una fisionomía diferente. Mi único consejo es buscar en ellas el mismo estilo que buscamos en nuestra ropa. Si nuestro estilo es clásico no deberíamos optar por los maxi modelos tan de moda hoy. En cambio, no veo problema alguno en decantarnos por este tipo de gafas con nuestra vestimenta sport.
Si por el contrario nuestro estilo es más moderno resulta lógico que optemos por modelos más atrevidos. Si no tenemos pensado cambiar de gafas con asiduidad es mejor decantarse siempre por modelos clásicos que no tengan mucha montura.

Quizás a la única norma a tener en cuenta a la hora de adquirir nuestras nuevas gafas de día (no las de sol) sea a la que hace referencia Alan Flusser en su libro “Dressing the Man”. Si todos estamos de acuerdo en que nuestro rostro debe ser el gran protagonista y la ropa nos debería ayudar a que así sea, o en sus propias palabras, si admitimos que nuestro rostro debe ser la foto y todo lo que le rodea el marco, debemos buscar gafas que no centralicen en ella la mirada de nuestros interlocutores. Por ello la elección del color es de suma importancia.
Si somos morenos de piel siempre será más conveniente optar por monturas oscuras y no claras. Si por el contrario nuestra tez es clara, escogiendo unas gafas de color oscuro no conseguiremos nuestro objetivo: que sea nuestra cara y no nuestras gafas la foto final a la que miren nuestros interlocutores ya que una gafa oscura resaltará demasiado por el fuerte contraste de tonalidades.

Aunque las gafas de sol cada día se usan más en invierno, su uso sigue estando mucho más extendido en la época de verano. El que sean un complemento muy necesario en nuestro país, no significa que su uso esté justificado en todas las ocasiones.

Seguro que más de uno de nosotros estará cansado de observar como en las bodas de verano, hay incluso invitados que ejercen de testigos y acuden a la Iglesia con el último modelo de la temporada. Al igual que un reloj de 44mm no es apto para vestirse con un morning coat tampoco las míticas gafas de piloto de Ray-Ban son un buen compañero para nuestro chaqué. Cada cosa en su lugar y en su momento.
Igualmente, tampoco es bienvenido el uso de gafas de sol en recintos cerrados y mucho menos cuando estemos sentados a la mesa; por mucho incluso que se empeñen ciertas estrellas de Hollywood en desmentir con su actitud esta afirmación.

La estilográfica
La pluma fue hasta los años 50 una fiel alidada de los bolsillos de las chaquetas de los caballeros de la época. La simplicidad del bolígrafo, su menor coste y la seguridad de no manchar la chaqueta convirtió a este último en su sustituto natural. Sin embargo, el romanticismo de una pluma nunca estará al alcance de ningún bolígrafo.

Aunque cada día en menor número, todavía hay caballeros que siguen usando la pluma como se hacía de antaño y se resisten a sustituirla por el impersonal bolígrafo. La firma que se realiza con una pluma da la sensación de que aguantará los avatares de la vida de forma más exitosa.
Las grandes firmas de la historia se han realizado con una pluma al igual que lo han hecho las grandes obras literarias. Por ejemplo, Eisenhower firmó la paz de la II Guerra Mundial con una estilográfica Parker51. La firma del Tratado de Desarme Nuclear de 1987 se realiza con plumas Parker creadas para la ocasión por Ronald Reagan y Mikhail Gorbachev. Winston Churchill firmaba normalmente con una Conway Stewart etc.
La “tecnología” de los plumines ha evolucionado mucho y ya no estamos expuestos a esas manchas inesperadas. Igualmente, rara vez nos dejarán en la estacada como si lo hacen, y en no pocas ocasiones, los bolígrafos.

Debemos reconocer que antes la belleza estaba reservada solo a la pluma y los bolígrafos eran mirados de reojo y no tenían unos diseños tan cuidados como las primeras. Hoy esta situación ha cambiado y podemos encontrar bolígrafos verdaderamente atractivos.

Como hemos dicho a lo largo de todo el artículo, debemos siempre buscar uniformidad en todos nuestros complementos. No tiene sentido vestir un traje cortado en Hunstman y llevar en su interior un bolígrafo de plástico, por ligero y cómodo que sea, ya que con seguridad nos chocaría ver a ese caballero sacar en una cena ese bolígrafo para anotar cualquier dato.

Las plumas, al igual que los relojes, pueden llegar a tener un gran valor sentimental para su propietario. Ya sea bien porque nos acompañe desde hace muchos años o porque la hayamos heredado de un ser querido o sencillamente porque con ella hayamos firmado un acontecimiento importante en nuestra vida, una pluma nos puede traer emotivos recuerdos. Hoy, incluso muchos de los caballeros que usan el bolígrafo a diario reservan las grandes firmas a su pluma.

Actualmente existen grandes coleccionistas de estilográficas que poseen auténticos tesoros y no tienen reparo en acudir a las subastas más exclusivas para adquirir esa pieza que llevan buscando desde hace tiempo.

Si de comprar una nueva estilográfica se trata yo recomendaría, como también lo haría con muchos de los accesorios aquí tratados, hacernos con piezas de época en anticuarios. Por ejemplo, la mítica tienda de Colonia de Peter Pütz tiene una infinidad de plumas, gemelos, alfileres etc. con enorme belleza e historia.

El paraguas, el móvil, la cartera, el juego de maletas….Hay otros muchos accesorios que pueden aportar a nuestro conjunto un toque de elegancia o distinción. Un claro ejemplo son los paraguas de Swaine o los de James Smith&Son, los cuales con una madera que está pulida a mano pueden elegirse hasta en tres tallas diferentes.
Aunque en otro artículo entraremos más en detalle en las normas de caballerosidad a las que todo señor debe prestar atención, debemos siempre tener presente que cuando nos encontremos en compañía de una dama tenemos que portar nosotros el paraguas y asegurarnos de que es ella y no nosotros a quien se mantiene protegida de la lluvia.

También intentaremos que camine por el lado más alejado de la acera para en caso que un automóvil salpique el agua acumulada al lado del bordillo sea a nosotros a quienes nos manche y no a ella.

Los móviles son hoy más que un accesorio una necesidad. Aunque no hace mucho tiempo carecíamos de ellos y seguíamos acudiendo a reuniones y buscando soluciones a ciertos imprevistos, hoy salir de casa sin él puede representar todo un problema.

Los modelos que se pueden encontrar en el mercado son infinitos y las innumerables aplicaciones de muchos de ellos nos sorprenden no a pocos. Independientemente de nuestras necesidades, debemos huir de esos teléfonos hoy tan de moda y codiciados por las nuevas “celebrities” y el “new money”: los teléfonos joya.

Un teléfono con incrustaciones de diamantes, cristales, oro, plata etc. es solo un signo de ostentación y no debemos olvidar que la elegancia es discreción y esta palabra tiene más de cinco letras.

Quizás a más de uno le sorprenda que uno de los complementos al que más cariño se le pueda llegar a coger sea una “vulgar” cartera donde guardar el dinero y alguna que otra tarjeta.
Una cartera con una buena piel y sobre todo con un buen cosido nos puede y nos debe durar muchos años. Normalmente son aquellos objetos que más tiempo nos han acompañado y no los más nuevos, a los que más cariño se les coge. Seguro que unos zapatos a los que les hayamos cambiado la suela en dos ocasiones tienen un mayor valor sentimental para nosotros que ese último par que acaba de entrar en nuestro armario.

Algo similar puede ocurrir con una cartera. Aunque con el tiempo envejezca y la piel se oscurezca, si nos ha acompañado muchos años y en situaciones muy diversas y además nos la ha regalado una persona querida seguro que será uno de nuestros accesorios preferidos.
Aunque como todos vosotros sabéis no soy partidario de citar marcas debo reconocer que la piel que usa la mítica casa francesa Louis Vuitton en sus carteras es excelente y envejece francamente bien. Si bien a nadie le aconsejaría que comprara sus zapatos, ya que son de una calidad ínfima, no tengo inconveniente alguno en recomendar sus carteras.

No obstante, todavía existen verdaderos artesanos de la piel y de la aguja que son capaces de hacer verdaderas obras de arte y sus carteras nada tienen que envidiar a la de las más reputadas casas internacionales de complementos.
Otros accesorios como una agenda, un juego de maletas o un maletín de trabajo pueden aportarnos igualmente un toque de distinción.

En definitiva si escogemos correctamente también esos “pequeños” detalles nuestra indumentaria se verá completada y en muchos casos resaltada.

Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo para todos

El Aristócrata

115 comentarios:

Jorge dijo...

Gracias de nuevo Aristócrata! Espléndido como de costumbre!

Moda Elle dijo...

Enhorabuena por el post; estupendo como siempre.

Una pregunta sobre accesorios, ¿ve correcto que un caballero lleve bombín a una boda religiosa en España? (especifico en España, porque en Inglaterra por ejemplo, no cabría duda).

Muchas gracias de ante mano.

nacho dijo...

Magnífico de nuevo,amigo.No se puede decir más en tan pocas palabras.Y la referencia al uso del paraguas...excepcional y extrapolable a cuando no se utilice también.
Yo, como dicen en mi tierra, le desearé Felices Pascuas, y me felicito de contar un año más con su compañía.
Un saludo.

P.D.Me sigue ganando con determinados detalles, ¡Honor y Gloria a los caballos españoles!

Hans dijo...

No me cabe duda de que este artículo obtendrá innúmeros comentarios. Estoy seguro de que no menos del 90% somos relojadictos, y al menos la mitad escribimos con estilográfica. Jamás nos haríamos con un adminículo telefónico con incrustaciones de diamante, desde luegoy, de entre aquellos que vestimos formalmente todos los días MON-FRI, casi seguro que el 75% empleamos gemelos no menos del 90% del tiempo.
Y no, no soy estadístico. Es una mera especulación. Sé, sin embargo, que el objeto del análisis (más bien, sus objetos) levantan pasiones entre nosotros.
Hasta en lo del sello estoy de acuerdo, por cierto. Me resulta excesivamente recargado, y en no pocas ocasiones, parvenu.
No has mencionado, ya que se cita la cartera (no me refiero al portafolios si no a la billetera), la cigarrera. Hay hermosísimas piezas de marroquinería excelentes para mantener en condiciones la reserva estratégica de habanos.
Y esto me lleva a otra reflexión: un caballero llevará encima:
- billetero
- teléfono móvil
- agenda (los cyberadaptados, palm o cosa análoga; personalmente, yo, moleskine. Es una cuestión de principios)
- estilográfica/s
- portaminas
- gafas de sol
- llaves (hasta tres juegos: casa, despacho, automóvil)
- de ser fumador, encendedor o cerillas, paquete de tabaco y/o cigarrera eventualmente; pipa, en su caso
- en su caso, gafas de lectura.
Pues bien: ¿a alguien se le ocurre como acarrear toda esta impedimenta,propia de un GI de la Segunda Guerra Mundial, 'a bordo' de un traje normal?
Nunca me ha gustado esa alternativa tan cara a los 'a la moda' del bolso masculino. El aspecto del asunto, quiero decir, porque funcionalmente sería de lo más razonable.
Afortunadamente, seguimos rigiéndonos por criterios estéticos.
En fin, reflexiones de primera hora de la mañana.

MedinaSidonia dijo...

Como casi siempre, Hans está acertado en su comentario.

La respuesta a cómo llevar todo ese arsenal de adminículos del siglo XXI no puede ser, una vez más, otra que un traje bespoke. Sólo en ese caso podemos personalizar el número y la posición de los bolsillos interiores, por ejemplo. Además de que el sastre observará cómo los llevamos para adaptar el corte a la cantidad y peso de los productos que portamos en ellos.
Sin embargo, no deja de ser cierto que la cantidad de cosas a portar es importante (valga la redundancia), incluso has olvidado el iPod o producto similar si no lo lleva incorporado el móvil, los billetes de avión y/o AVE si vas de viaje (en este caso es algo más fácil, ya que en general llevas cartera), tus tarjetas de visita, o incluso una memoria USB, que hoy día es casi un complemento más. Luego no olvidemos cosas como el dinero (me refiero a las moneditas)...

¿Un sac pour homme? Amigo Hans, no te imagino con uno. Como no imagino con uno a ninguno de los lectores de este blog, al menos no en uso con ropa formal. E informal, no mucho tampoco.

Emilio dijo...

¡Excelente reportaje! En cuanto al uso de gemelos, me gustaría conocer opiniones respecto a los llamados "nudos de seda". Reconozco que los uso unicamente cuando mi atuendo es más informal. ¿Cómo los usan ustedes?

¡Feliz navidad!

Jorge dijo...

Yo no me pondría gemelos si no es de traje. Por lo que veo aristócrata, sugieres ir de casual (entiendo que sin corbata) y con gemelos? EN cuanto a las billeteras. Recomiendo Montblanc y Loewe. Y en plumas, aunque las hay mejores la Meisterstück es una pieza elegante y atemporal. Los relojes,,hay qué maravillas han puesto! Especialmente el A.LAnge, para mi quizás la mejor marca de la faz de la tierra. Pero impagable. Dices que hay que invertir en relojes, pero de invertir en un Hublot o un Panerai (si, cantan mucho con un traje) a adquirir un reloj de manufactura, hay un trecho. PRegunta, qué te parece un IWC Portugués? Gracias Aristócrata!

TRAVIS dijo...

Enhorabuena de nuevo, Aristócrata, y saludos a todos los que hacéis vuestros comentarios, siempre interesantes... en mi caso, para llevar todo lo imprescindible como la cartera con la documentación, dinero, el móvil, llaves, artículos de fumador etc visto siempre con una chaqueta; me explico, cuando quiero ir un poco más arreglado, en invierno no hay ningún problema, siempre puedes llevar un buen abrigo, un barbour etc, pero en verano o en primavera es cuando vienen los inconvenientes...lógicamente, si voy muy de sport, con bermudas y un polo lo meto en los bolsillos (me gusta usar bermudas con bolsillos a los lados, como lleva todo el mundo en Chicago) pero si voy más formal, la única solución es, pese al calor, llevar un blazer (por supuesto hecho a medida) o una chaqueta de algodón azul marino, donde deposito todos los objetos distribuídos en los bolsillos, la doblo y la llevo plegada en el antebrazo...es muy pesado en ocasiones, muchas veces no llego ni a ponérmela...pero es lo que hay, y así me gusta hacerlo. No he encontrado otra solución. Cuando visto con traje, procuro llevar solo lo imprescindible, tengo un llavero solo con las llaves de casa y del portal, para que no me ocupen más de lo debido en el bolsillo, y la chaqueta del traje siempre con cerillera, donde guardo la memoria USB, la cartera es de las finas, donde llevo sólo 3 tarjetas, DNI y algún documento más y aparte el monedero, con billetes doblados y algunas monedas, no uso la típica cartera masculina porque abulta demasiado y solo llevo lo indispensable, así voy más cómodo. fumo en pipa y cuando salgo llevo siempre una nº 1 de Dunhill, que da para 20 minutos de fumada y además abulta poco, también tengo una 4125, más grande y ovalada (que tuve la fortuna de comprar en Jermyn St) para cuando quiero fumar más, que precisamente tiene esa forma para que se note lo menos posible en el bolsillo. En fin, ahí van todos mis trucos.
Reitero mi saludo a todos, y estaré atento a sus comentarios.

Anónimo dijo...

Rubén Leonardo Arévalo Dice:

Un saludo Aristócrata y me pudiera decir algo sobre los clip o pinzas para los billetes

Gracias

Rubén L Arévalo Puente

Anónimo dijo...

Estimado Travis incluso en verano Debemos sufrir y no usar pantalones cortos. Por suerte, hoy en día es muy fácil conseguir telas muy livias y frescas. En cuanto a la blazer, en verano, si pasamos los días de verano en la playa, y nuestro físico lo permite, no hay nada mejor que una cruzada y con los botones dorados. Los gemelos que a mi más me gustan son los que se encuentran en anticuarios especialmente los de art deco. En cuanto a los paragüas en madrid está casa de Diego. Un saludo.

antoniog dijo...

Enhorabuena como siempre, un articulo estupendo.

Una buena solución para el problema
de las llaves el movil, etc... es un portafolios , aunque no lo necesitemos para llevar papeles.(me refiero a un portafolios de tamaño normal y con aspecto de portafolios, nada de mariconeras).

Un saludo y gracias de nuevo por sacar las maletas.
Antonio

Pakithor dijo...

A mi después de leer este estupendo artículo, con el que sólo discrepo en lo que a las pulseras se refiere, sólo me queda quitarme el sombrero... de panamá, por supuesto.

Feliz Navidad y Próspero año nuevo a todos.

Fernando dijo...

Si no se quiere vestir excesivamente clásico, sino darle un toque más contemporáneo y actual al traje:

¿Un Franc Muller Modelo Conquistador King serviría tanto para sport como para vestir? ¿Y uno de oro con piel de cocodrilo con la caja Conquistador Cortez?

Miguel dijo...

¿Que pensaís de los móviles Vertu?. A mi me gusta la línea Constellation, al ser la menos ostentosa y la más elegante.

Además no estoy completamente de acuerdo con la satanización de lo ostentoso. Cesar era ostentoso, Napoleón era ostentoso, Roma era ostentosa. Quizá el signo de la verdadera grandeza sea la ostentación y no la elegancia.

Jorge dijo...

Aunque nada tiene que ver con los accesorios he visto una web que desmonta zapatos y demuestra que nos toman un poco el pelo: http://www.depiedencap.eu/spip.php?article105 Si a los Hangrades

En este caso la emprenden con los Hangrades de Crockett Jones. Comparando con lo que dicen de los benchgrades no cabe duda que los materiales son mejores pero el "tanning" del cuero es discutible. En cambio, podéis comprobar lo que dicen de los EDward Green. En fin, disculpad por la intromisión en medio del debate sobre accesorios pero al ver esto me ha indignado tanto que ya no se que pensar sobre las "grandes marcas" de zapatos que no son precisamente baratas. Gracias!

Jorge dijo...

Miguel, no te parece que comprarse un Vertu es tirar el dinero?..Un móvil no es una joya. Yo compraría un móvil discreto, funcional y que te diera dos cosas que muchos fabricantes salvo Nokia, dan: bateria y buen sonido. Y Nokia que es dueña de VErtu tiene buenos móvil sin pagar un riñón.

Jaime dijo...

Es que nadie ha entendido la sutil frase de El Aristócrata cuando habla de moviles y dice q discrepción tiene más de cinco letras. Obviamente se refiere a VERTU (cinco letras).
Ostentodo es un Hummer; elegante es un Jaguar.... Lo ostentoso no es elegante ni siquiera para mí grandioso. Podrá ser grande pero nunca grandioso. O al menos esa es mi opinión.
Jaime

Fernando dijo...

Miguel:
Puede que Napoleón y César llevaran corona, pero salvo que te creas pertenecer a esa estirpe dudo que te siente bien.

Sinceramente, creo que te sentaría mejor un sombrero Panamá.

El problema del Vertu es que es de nuevo rico, con todas las implicaciones (positivas y negativas) que eso tiene.

Anónimo dijo...

Como es habitual, y no esperando menos, felicitar otra vez a EA por su magnífico artículo y agradecerle el trabajo que realiza y con el que nos deleita mes a mes.

En cuanto a los accesorios en sí, los que no me gustan son los sellos - me horrorizan- y las pulseras.

Sobre los demás, me encantan los relojes, especialmente Breguet y Panerai, cada una en su estilo ya que son totalmente diferentes, y coincido en que la correa de piel es muchísimo más elegante y refinada que la de acero o las de caucho o similares tan de moda últimamente.

Los gemelos son últimamente otra de mis debilidades, cada vez me gusta más llevarlos, ahora bien EA, cuándo hablas de llevar gemelos con chaqueta y vaqueros ¿ qué tipo de gemelos? imagino que te referirás a unos de tela, o si son de otro material que sean "desenfadados", ¿ estoy en lo cierto?

Por otro lado, coincido con algunos comentarios en que hoy en día es un poco complicado decidir cómo llevar la ingente cantidad de pequeños objetos a que nuestros quehaceres nos obligan, es decir, llaves, móvil, cartera, documentos... la solución creo que es entre los bolsillos del traje, chaqueta o abrigo, y una buena cartera o maletín.

Para acabar esta primera intervención, sólo añadir que, personalmente, creo que un móvil nunca nos aportará distinción alguna, no deja de ser un objeto funcional destinado a quedar obsoleto con total rapidez y que tampoco me gustan las bermudas o pantalones cortos - ya no hablemos de los piratas-.

Saludos,
J.M.

Jesús María dijo...

Llevo tiempo deseando mostrar mi gratitud a El Aristócrata por el contenido de sus artículos.
Me ha parecido interesante tratar el modo correcto de portar los objetos de uso cotidiano de un caballero.
Les cuento. En el bolsillo trasero del pantalón llevo billetes doblados por la mitad, ordenados de menor a mayor, de modo que el de menor valor queda hacia fuera. Sin cartera ni clip y en pequeña cantidad (no más de 100 euros). En el bolsillo izquierdo del pantalón pongo las monedas en una pequeña cartera de piel negra heredada de mi abuelo. En el bolsillo derecho del pantalón va siempre la llave del coche suelta, sin llavero (dentro del coche está el resto de llaves).
La llave de mi coche dispone de un llavín de emergencia extraíble que llevo colgado siempre del cuello. Así no sería un problema grave perder la llave del coche.
El bolsillo interior derecho de mi chaqueta aloja una billetera de piel negra muy plana pero de gran superficie, de modo que no abulta. Allí se encuentran las tarjetas, billetes y una hojita de papel para anotaciones.
El móvil lo pongo en el bolsillo de la camisa (cuando ésta dispone del mismo).
El bolsillo interior derecho de la chaqueta lo reservo para el bolígrafo y el lapicero.
En una carpeta tipo portafolio 'Loewe' de piel marrón llevo siempre la documentación de trabajo, el peródico, las gafas, el móvil (cuando la camisa no dispone de bolsillo) y el librito que esté leyendo (que menguará el desagrado de los frecuentes retrasos ajenos). Cuando llueve, un paraguas plegable automático con mango curvo de madera oscura Brooks&Brothers encaja exactamente en la parte inferior curva del portafolio. No suelo llevar nada en el abrigo, para evitar extravíos.
Mi problema son los festivos. No llevo el portafolio y no se que hacer con los objetos que habitualmente alberga. Pensé en una cartera de mano tipo mariconera pero no me veo.
Me gustaría conocer sus trucos.
Reciban un cordial saludo.

Jorge dijo...

Yo llevaría un móvil bastante plano, en el bolsillo derecho del pantalón. En el izquierdo, las llaves a poder ser todas aunque al meterse la del coche es inevitable, que todo el bolsillo se abombe. La cartera en el bolsillo trasero. Si llevas vaqueros o pantalones con corte vaquero,entonces no queda mal llevar la billetera detrás. Ahora que con un pantalón de pinzas me parece que queda peor. No obstante, si llevas chaqueta o en general trenka, abrigo o tres cuartos, puedes meter la cartera donde más te apetezca. De hecho, el problema de llevar mil cosas no se genera en invierno sino en verano donde llevas menos ropa y no tienes un abrigo donde ocultar los accesorios. ahora, que lo mejor que puede hacer un caballero es dejar de fumar para reducir el inventario de objetos que debe de llevar consigo.

Por cierto,alguno ha tenido ocasión de ojear la web que pasé de "deconstrucción" de zapatos (y siendo una web francesa, lo de deconstrucción tiene más sentido ya que este es un término que acuñó el filósofo Jacques Derrida)

Anónimo dijo...

Jorge, lo he intentado pero, dice algo así como que no tengo permiso para acceder a la página.

HVA.

Anónimo dijo...

Sí, yo he visto la página, me parece bastante interesante. Pero creo que ningún par de zapatos de menos de 500 Euros pase la prueba. A excepción por supuesto de LV. Mi padre tenía un portafolios de Louis Vuitton maravilloso. Creo que cuando no se trabaja hay que tomarse las cosas con más calma.

Charles dijo...

Amigo Aristócrata, una vez más, felicitarle por el maravilloso artículo.

Aprovecho para desear a todos una Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo.

Miguel dijo...

¿Existe algún problema con las carteras que tienen el logo LV por todos lados (Monogram Canvas)?

Jorge dijo...

Anónimo, me ha parecido interesante tu reflexión "creo que ningún par de zapatos de menos de 500 Euros pase la prueba" ¿Por qué lo crees? Gracias!

El Aristócrata dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y hacer esta página posible.

Efectivamente si queremos llevar una mínima parte de todos estos accesorios "encima" lo tendremos que hacer en un traje que haya sido cortado pensando en ello. Si lo hiciéramos en un RTW seguro que después de introducir la cartera y el móvil en la chaqueta, en ésta se formarán esas nada vistosas arrugas.

Cuando hablo de vestimenta informal siempre presupongo que vestimos corbata. Por ello no veo inconveniente en optar por gemelos. Sin embargo, las camisas con cuello pensado para corbata quedan desmerecidas sin su uso por lo que su vestimenta con gemelos pero sin corbata y con un look de sport no lo veo lo más correcto.

El Portuguese tiene varios modelos. Si me hablas del "básico" es un Valjoux 7750, un calibre muy contrastado pero obviamente no es manufactura. Otra cosa es el reserva 8 días. Para el 7750 podríamos hasta crear un nuevo blog. Unos te dirán que es el mismo mecanismo de un Hamilton mientras que otros te afirmarán que si bien esto es cierto el grado de terminación y los ajustes q hace IWC sobre el 7750 lo convierten en algo muy diferente. Aún teniendo ambos razón, mi pregunta es: ¿merece la pena pagar semejante diferencia de dinero?
EA

Anónimo dijo...

Hola Jorge.
¿Podrías explicarme como acceder a las imágenes de los zapatos desmontados?
Gracias.
HVA.

Anónimo dijo...

EA, ante todo disculpa mi insistencia en el tema del uso de los gemelos con una vestimenta sport, pero me interesa mucho ya que con cierta frecuencia uso chqueta sport con jeans.

En el texto del artículo haces referencia a esta posibilidad con gemelos, mientras que en tu respuesta aludes al uso de corbata, aun vistiendo de sport.

Particularmente, no concibo llevar jeans o vaqueros con corbata, por tanto entiendo que no resulta aconsejable o del todo adecuado el uso de gemelos con jeans, es decir, que no se si hay un error en el texto del artículo o lo he entendido mal.

Un saludo y gracias,
J.M.

El Aristócrata dijo...

JM,

Para mí los gemelos se deben vestir con camisas de traje, es decir, aquellas que no llevan botones en el cuello. Y estas camisas de traje deben ir acompañadas de corbatas (el término informal, como indicamos en el artículo del atuendo del novio, en su acepción más purista sigue llevando implícito el uso de la corbata).

No obstante, todos habremos apreciado como hay señores que visten camisas con gemelos con una americana, un jersey de pico y unos chinos o unos jeans y no llevan corbata. Esta costumbre a mí particularmente no me gusta ya que la imagen final resultante me parece algo forzada. Yo en estos casos optaría por la clásica camisa de botones.

Tampoco vestiría yo vaqueros con corbata como hacen muchos caballeros en Estados Unidos aunque debo reconocer que algunos lo hacen con sumo gusto (intentaré buscarte alguna foto). Aunque como digo en el artículo debemos buscar homogeneidad en nuestro atuendo por lo que seguro que encontramos prendas que combinan mejor con unos vaqueros que una corbata.

Muchas gracias por tus siempre bienvenidos comentarios.
EA

coquina dijo...

La verdad, yo tampoco soy de vaqueros con corbata, aunque sí y mucho de estos pantalones con chaqueta de sport. Hablando de este tipo de atuendos más relajados, ¿qué os parecen las corbatas de lana? A mí me encantan.
Un abrazo a todos y felicidades por el artículo.

D'Alembert dijo...

Alguien con clase,no aspira a tenerla.Simplemente la tiene.
Un verdadero caballero,no se rige por pautas marcadas,evita el adocenamiento.
Respecto al reloj,considero cada vez más elegante ir sin él.
En lo que se refiere a los gemelos,dos cosas.Quien se pone unos de goma,demuestra quién es.
Las pulseras,es un punto de personalidad,alguien que no la tiene jamás se las pondría.
Siempre tirantes,pero nunca se los coloquen en un pantalón que no está hecho para ello.Se ve ridiculo.
Sólo un Bobo (bohemian bourgeois)parisino está facultado para llevar un foulard,abstenéos el resto.
En lo que se refiere a las gafas,no originalidad.La gente s pone lo que ve en otros,y no sabe porqué.
Escribir en pluma es un placer,pero debe salirte natural.
Y por último,jamás,y digo jamás un hombre cargado de bolso,bajo ningún concepto.Las antiestéticas "mariconeras" o sus similares de colgar debieran estar multadas.

Un saludo.

"Le petit prince" dijo...

Y yo comienzo a preguntarme, al acabar de leer el "post" anterior a éste, ¿cómo uno puede regirse sin pautas en cuanto a la elección de gafas se refiere si no debe buscar la originalidad? Si la gente se pone lo que ve en otros supongo que significa que no es original. Entonces me sigo preguntando, ¿cómo elegir un modelo de gafas sino se puede ser original ni copiar modelo alguno? ¡Afortunados los linces!
En fin, muchas cosas debieran estar multadas, como multado debiera estar el "académico" con faltas de ortografía.
Por cierto, muy oportuna la aclaración sobre el término "bobo", aunque no creo que haya que ser parisino para serlo, ni que para vestir un "foulard" dignamente haya que obtener algún tipo de acreditación en la Sorbona.

Enhorabuena por el "blog", se refleja un gran trabajo y buen hacer.

Anónimo dijo...

Rubén Leonardo Arévalo Dice:

Me sumo a la respuesta de Le petit Prince frente a lo que expuso D'Alembert,
El Foulard o fular (Como lo aceptó la Real Academia) me parce muy practico cuando no se lleva corbata pero si se quiere dar un grado de elegancia adicionar a nuestra presentación más informal. Se de antemano que el foulard tiene muchos enemigos, por considerarlo algo propio de la mujer, en mi caso personal no lo visto de manera ostentosa, busco los colores mas serios y si se quiere más masculinos, estampados Paisley o lvy legue, siempre pequeños y solo me suelto el primer botón de la camisa de modo que solo se vea muy poco y de manera muy sutil , discrepo en consecuencia de las personas que se abren hasta tres botones de la camisa y el foulard se luce de manera llamativa o aquellos que lo lucen con Navy Blazer cruzado, este atuendo solo lo usaría si estuviera en altamar, para la City me parce muy forzado, en fin la discreción ante todo.

Rubén Leonardo Arévalo

Destutt de tracy dijo...

Después de que alguno haya pontificado sobre los gemelos de goma, estoy pensando en tirar todos a la basura. Qué horror de accesorio! Es que si no se cuentan con unos gemelos como Dios manda, es mejor no llevar una camisa de gemelos.

Miguel dijo...

D'Alembert dice: "Alguien con clase,no aspira a tenerla.Simplemente la tiene."

Es común ver esa actitud entre los que no tienen distinción: los que piensan tener clase no aspiran a adquirirla. Y son muchos los hombres de gusto vulgar que se creen con clase.

Alciato dijo...

"La verdadera elegancia está en la sencillez y la modestia".

EA, enhorabuena por el articulo.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con la práctica totalidad del copntenido de este artículo, salvo por un pequeño detalle personal: JAMAS llevo reloj. Tengo cosas mejores que hacer...

D'Alembert dijo...

Querido Miguel,te agradezco la molestia de contestarme,lo cuál no te has quedado indiferente y hace que al menos te hayas parado en leerme.Cuando me refiero a que alguien con clase no aspira a tenerla,no es porque él piense que la tiene,sencllamente no repara en ella.Como bien dices,quien no la tiene trata de obtener algo que no puede comprarse,y en el camino deja actitudes un tanto vulgares.
Pero quizás la mayor vulgaridad y falta de clase también radique en tomarse las cosas demasiado en serio.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Me ha parecido muy interesante lo expresado por D'Alembert en su última afirmación: "(...) Pero quizás la mayor vulgaridad y falta de clase también radique en tomarse las cosas demasiado en serio."
Creo que, tanto en el vestir como en otros ámbitos, aunque hay unas maneras clásicas y acertadas que no deberían perderse y que debería conocer todo hombre independientemente de sus ingresos, estrato, familia, etc., hay que ser consciente de que todo es un continuo en evolución y, de esta época posmoderna en la que vivimos, como es obvio, de una gran masa de "tendencias" y nuevos "dress codes", bien podría engrosar alguna nueva manera el sustrato de la tradición clásica en el vestir, igual que en otros momentos hubo aportaciones, siempre dependiendo de los contextos de cada época y sus nuevos ritos sociales y culturales. Así, el "ensayo y error" en determinados aspectos del vestir creo que puede llegar a ser interesante.
¿Estáis de acuerdo con esta reflexión o creéis en la "rigidez" en el vestir?
Siento si me he explayado mucho, muchas gracias por adelantado.

E.S.I. dijo...

De nuevo, interesado y agradecido por este articulo.

Simplemente nombrar los gemelos Tateossian, una de las casas con la selección de gemelos más bonita y de calidad del mercado.

No muy conocidos aqui en España, sus diseños y materia prima son un verdadero lujo.

Un saludo.

Miguel dijo...

Querido D'Alembert, no me extraña que encuentres más elegante el no usar reloj. Hoy en día la funcionalidad del reloj de pulsera se ha perdido al ser reemplazado por la función de reloj del móvil.

¿Que pensaís de no usar corbata?. Este accesorio esta desapareciendo en el ámbito laboral e incluso en ciertos espacios de la política.

Y por último mi querido D'Alembert, ¿comprarías un Vertu?. Espero no ofenderte con esa última pregunta, deberías ver la línea Constellation de Vertu al ser la más clásica y sobria.

J.M.M. dijo...

Una vez más, felicidades por este maravilloso artículo.

En cuanto a artículos se refiere, no debemos olvidar la capa Española, que hoy en día, es tan difícil de ver; mencionando pues Capas Seseña.

En cuanto a los gemelos, Benson&Clegg tiene una colección fantástica con unos diseños muy elegantes y clásicos; turnbull&asser sino recuerdo mal, también posee en su colección un par de ellos preciosos.
No soy partidario de los "archiconocidos" gemelos elásticos o de goma.

Como ya se ha comentado, el reloj es un accesorio muy personal pero que siempre nos aportará ese toque de distinción, especialmente, el reloj de bolsillo aunque cada vez son menos los caballeros que optan llevarlo.

Opino por tanto, que todo el conjunto de accesorios que cada uno opte son puntos que definen su personalidad, rasgos de su persona e incluso a veces manera de ser.

Un saludo.

D'Alembert dijo...

Amigo Miguel,¿has visto a alguien importante alguna vez con móvil?,porque yo no,jaja.
Fuera de bromas,creo que un Vertu es más un capricho que una necesidad.Cierto es que ofrece un servicio aparte del terminal asombroso,pero creo que no invertiría,en principio,en uno de ellos.
Ya que hablas del uso de la corbata,creo que hay ciertos momentos en que su utilización es incuesionable.Más allá de la elegancia,la corbata tiene un sentido de respeto que no debe perderse.

Un saludo.

Andres II dijo...

Hoy sale publicado en el confidencial que Rafa Medina no pudo ir a la inauguración de su tienda en Alicante porque la compañía aérea le había perdido la maleta y que entonces no tenía una camisa limpia que ponerse.
Ante esto, me pregunto yo: ¿Acaso iba a inaugurar una tienda de jamones? Si no es capaz de vestirse con su propia marca, cómo pretende que los demás lo hagamos? Tan difícil hubiera sido llamar a la tienda q iba a inaugurar y que le hicieran llegar una camisa limpia?. No presume dicha tienda de tener hasta sastres?
Sinceramente creo q con esta aptitud lo que queda claro es q ni él confía ni en el estilo ni en los propios sastres de su negocio. Qué mala publicidad para Scalpers de Alicante….
Andrés

Anónimo dijo...

Bueno, a mí de Scalpers y este tipo de sujetos o personajes nada me sorprende.

Sobre la corbata, encuentro su uso necesario en muchas ocasiones y además creo que debemos seguir usándola independientemente de lo que suceda con la sociedad en general. Es un signo de respeto hacia los demás, de cortesía e incluso podemos decir que de buenos modales.

Evidentemente, podemos encontrarnos con personas que llevando corbatas no tienen nada de esto último, pero excepciones las hay siempre.

Agradezco a EA su respuesta relativa a el uso de gemelos con jeans, tampoco acabo de encontrar un porqué a esa reticencia a los gemelos de tela/goma.

Y, para finalizar, sólo comentaros que unos días atrás he encargado una chaqueta MTM de Cantarelli, cuando la tenga ya comentaré mis impresiones. Se que no es bespoke, pero confio en que el resultado sea óptimo.

Un saludo,
J.M.

Séneca dijo...

Sinceramente, yo aprendo con todo lo que en este blog se expone. Desde luego, me siento más identificado con unas opiniones que con otras, pero al final siempre puedes encontrar "brillos" en los lugares más insospechados.
Por aportar al tema que EA nos propone este mes, decir que me encantan los relojes, que encuentro muy complicado "colocarme" en el traje el móvil, las llaves de casa, del coche, de la oficina, las gafas, la cartera, la acreditación del trabajo, las monedas, el bolígrafo... y que al final lo meto todo en el maletín de trabajo y me quedo tan a gusto. Finalmente, coincido en entender la corbata como una prenda muy importante en el vestir de un caballero.
Gracias EA una vez más por tu trabajo y dedicación a estos menesteres.
Un saludo para todos.

Destutt de tracy dijo...

Acabo de entrar en Tateossian. Espero que nadie se compre estos gemelos, salvo que sea un fan de la última película de Indiana Jones!

http://www.tateossian.com/Mens/Cufflinks/Black/Silver_King_Skulls_Cufflinks

Miguel dijo...

Amigo D'Alembert, la corbata es un símbolo fálico tradicional en la vestimenta masculina. Por lo tanto es un accesorio que por lo general inspira respeto, en especial si se la sabe usar correctamente.

En esta época de hombres afeminados, débiles y sin voluntad no es sorprendente que la corbata este pasando de moda.

Además, puede llegar a ser muy incómodo su uso, especialmente si el nudo se ajusta más de lo debido. O si se es muy sensible a la presión de la corbata en el cuello debido a algún tipo de problema psicológico.

Miguel dijo...

E insisto. No estoy de acuerdo con la desaprobación por parte de EA de los teléfonos joya. De hecho me parece una idea brillante la creación de Vertu, el pionero en teléfonos de lujo, incluyendo la línea de accesorios como estuches en pieles de lujo entre otros.

Acepto que puede no ser adecuado llevar un móvil en oro, platino o con incrustaciones de diamantes. Sin embargo, no todos los teléfonos joya son tan ostentosos.

Además, no todo es lujo, también es funcionalidad. El Vertu posee un sonido increíble debido a un altavoz Yamaha de notable tamaño y alta calidad. Por esta razón debe ser difícil encontrar un móvil con tan buen sonido como el Vertu.

Aclaración: No soy representante de ventas de Vertu. Ja ja ja.

Miguel dijo...

No estoy de acuerdo con la siguiente máxima de EA. Me parece incompleta y confusa.

"La verdadera elegancia está en la sencillez y la modestia". EA


Esta es mi propuesta:

"La elegancia está en la distinción y la discreción." Miguel.

marcos dijo...

Magnifico Aristocrata! te felicito una vez mas por tu ilustrativo articulo. Y aprovecho para agradecerte tus consejos, que me han servido de gran ayuda en varias ocasiones. Felices fiestas! Un saludo!

Anónimo dijo...

Esta vez sólo escribo para agradecer a EA el tiempo que dedica para que podamos compartir inquietudes que todos los que entramos en el Blog tenemos. Que paseis la mejor de las fiestas posibles.
Phil.

Alciato dijo...

Miguel:
La frase "la verdadera elegancia está en la sencillez y la modestia" no aparece en el artículo; por tanto no es de EA, sino mía. La entrecomillé porque o la leí o escuché no recuerdo cuando.
Tal vez sea una "definición" demasiado abstracta, y confusa, e incluso fuera de lugar, ya que quiere abrcar el sentido general de "elegancia", no solo entendida como algo "externo", sino mas bien como "virtud" interior que se exterioriza en unas formas y una manera de actuar.
Un saludo

Miguel dijo...

Gracias por la aclaración.

Anónimo dijo...

Aprovecho este hilo para haceros una consulta, en concreto sobre direcciones en Madrid.
En enero pasaré varios días allí y quiero aprovechar para hacer un recorrido y ver si consigo encontrar algunas prendas interesantes.
Concretamente me interesa saber direcciones útiles, os resumo las que recuerdo y agradecería que me indicáseis alguna otra que pudiera no estar.

- Zapaterías: Tubet - Núñez de Balboa-, Carmina - Claudio Coello-.
- Ropa: Echeverría - varias tiendas-; Yusty - Ayala, Serrano-; Denis - Hermosilla-; Wesley - Claudio Coello-; Anglomanía - Serrano-. Si tengo tiempo me acercaré a Breuer y Façonnable, toda vez que buscaré una gabardina, y de estas firmas tradicionalmente me han gustado.

No es que vaya a visitar todas estas tiendas, pero sí quiero llevar una lista y visitar alguna que otra, las que pueda.

Cualquier sugerencia será bien recibida, y pido a EA que si juzga incorrecto este uso por mi parte del hilo de comentarios lo borre.

Gracias a todos,

J.M.M. dijo...

Estimado amigo,

En cuanto al listado de tiendas que mencionas, que no está nada mal, no debes olvidar las siguientes:

-Zapaterías: En Echevarrría tienes ahora los zapatos rebajados el 30% y tienen una gama de crockett&jones, edward green y allen edmonds que no está nada mal.

Carmina, no olvides visitar la tienda que tienen en Gran Vía, es bastante bonita y tiene una numerosa variedad de modelos.

En Claudio Coello, CASA EXEREZ, podrás encontrar Crockett&jones, Loake...es una de las más míticas de Madrid, y a la vez, más prestigiosas de nuestro panorama nacional.

- Camiserías: No olvides visitar la tan prestigiosa Camisería Burgos, es excelente la calidad de los tejidos, así como la variedad y podrás encontrar allí a unos auténticos profesionales en la materia.

Un saludo.

Espero haberte ayudado.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por tu respuesta J.M.M.

Muy interesante la rebaja en la zapatería en Echevarría, la pena es que de aquí a enero que voy tal vez no queden demasiadas cosas.

Tiene varias tiendas, ¿ me aconsejáis alguna de ellas mejor que las otras? Por ubicación me viene mejor Paseo de la Habana, pero no se si son iguales o en alguna hay más variedad o muestrario.

Gran Vía no creo que llegue a pisarla en esta visita, no tendré demasiado tiempo libre.

Y Camisería Burgos me gustaría ir, pero en este momento no necesito camisas, tengo demasiadas.

Muchas gracias,
J.M.

Anónimo dijo...

Una última cosa, ¿ dónde encontrar corbatas de Marinella y/o Kiton en Madrid?

Gracias,
J.M.

Anónimo dijo...

Una buena tienda de la calle serrano es Best, que es la tienda de Jaime Gallo.

Rodrigo dijo...

Desde hace algun tiempo que leo El Aristocrata, ya no puedo vivir sin los consejos de el y los comentarios. Perfecto Aristocrata el ni hablar de Rolex.
Soy Suizo y por aqui de relojes se entienden. Estos ultimos anios se usan mucho los Zenith, para mi un poco egocentrico pero tengo amigos que los saben portar muy bien.
Bueno, gracias Aristocrata e blogger, abrazo, Rodrigo.

Anónimo dijo...

Perdonad, la intromisión. Una tienda dónde se puedan encontrar batas para estar en casa en Madrid?
Creo recordar algún comentario a otra entrada en el blog que hacía referencia a una tienda en el Barrio Salamanca (Hermosilla o Ayala no recuerdo).
Gracias por la ayuda.

MAO

Anónimo dijo...

Para batas en Madrid Denis y Best en Hermosilla y Serrano respectivamete. Más baratas en Lester

Anónimo dijo...

A mi personalmente las batas me parecen estupendas solo para los momentos antes de dormir o al despertarse, cuando no te va a ver nadie, no creo que nadie deba recibir invitados en su casa vestidos con bata.

Lorenzo dijo...

Una bata y una pipa, y ya estamos hablando de todo un abuelo...

Anónimo dijo...

Por cierto, Anglomania ha cambiado de dirección, si no me equivoco está ahora en la calle Villanueva (muy cerca de donde estaba antes).

Un saludo,

Belgravia

Anónimo dijo...

Gracias por la información.
MAO

Rodrigo dijo...

J.M.M. dijo...
En cuanto a artículos se refiere, no debemos olvidar la capa Española.

y a Andres II lo veo en la foto con un buen sombrero y un optimo sobretodo.

Desearia proponer estos dos articulos en estos dias de frio polar.

En sobretodos soy fanatico de los loden Schneiders de Salzbourg, que son muy clasicos, sientan muy bien, protegen del frio, duran a eterno y no son caros.

En sombreros aqui si que hay para todos, personalmente mi aficione a los Lagomarsino argentinos aunque si tengo un par de borsalino, uno azul y uno verde para hacer juego con los dos Schneiders

Bueno abrazo a todos y si no vuelvo por el blogg les saludo desde la Suiza Italiana con un:

che queste feste siano per voi un'opportunità di felicità e tranquillità famigliare.

Andres II dijo...

Me acabo de dar cuenta q el juego de maletas es Antonio de Enrile. Qué maravilla!!!
Andrés

Anónimo dijo...

en cuanto a las plumas yo que las uso a diario, me encantan las de faber castell que imitan a un lapiz, son muy cómodas de usar, seguramente no sirvan para grandes firmas, pero para el día a día son cómodas, discretas y muy bonitas. Ha salido el nuevo catálogo de C%J con novedades importantes. Un saludo.

Jorge dijo...

Qué dices!!! Lo has pedido en papel? Sabes si por ahí hay alguna versión en pdf? Cuenta cuenta!!! Gracias Anónimo!

Anónimo dijo...

Sí, lo he pedido en papel. Vamos por orden, en la gama Handgrade, desaparece el Boswell y aparece un modelo similar llamado Prestwood, con 6 agujeros y una nueva horma más estilizada, con la misma horma aparece el Brunswick que es parecido al Swansea, pero con la suela de piel, aparecen unos botines tipo Chukka, llamados Millbank en ante, además aparecen una especie de monopezzo, en la foto no se distigue si la parte de atras es una costura o un adorno, en tan, con la puntera y la parte de atrás picadas . En la línea normal de mocasines aparece el Sidney en tan. En la línea normal de oxfords aparecen el Wigmore que es un full brogue en tan y en mahogany, el Arden que es un legate en los mismos colores que el anterior. En la línea normal de monks aparece el Lowndes en ante. Pero en las páginas tipo Pediwear, shoesnorthampton, etc, aparecen.

Anónimo dijo...

Me voy a comprar unas pumps, y no tengo todavía decidido el modelo, espero que me puedan ayudar, el modelo que más me gusta es el de Edward Green, no es de charol y tiene el lazo normal, es decir que no es el típico plano. Pero no lo tengo claro del todo. Un saludo, Alejandro.

Jaime dijo...

Alejandro,
Has echado un vistazo a las de Enrile? Seguro q si te gusta algún modelo en particular él te las puede hacer y no creo ni q sean peores ni más caras q las de EG.
Jaime

Jorge dijo...

Gracias ANónimo! Con estas novedades, hay que reescribir la carta a los reyes!

Como dices, en shoesnorthampton se pueden ver buenas fotos de todos los zapatos que comentas. El que más me llama la atención es el Lowndes en ante. Una preciosidad! http://www.shoes.shoppingsection.co.uk/Merchant2/merchant.mvc?Screen=PROD&Product_Code=409A&Category_Code= EN Pediwear, al no cobrarte los gastos de envío te sale por 290 Libras

Una cosa que he encontrado es que el Wigmore tiene un color más "tan" en ShoesNorthampton mientras que en Pediwear es mucho más oscuro: http://www.pediwear.co.uk/crockett/products/2956.php vs http://www.shoes.shoppingsection.co.uk/Merchant2/merchant.mvc?Screen=PROD&Product_Code=014&Category_Code= Y lo curioso es que no se indica su "last". Por cierto, que en PEdiwear sale ligeramente más barato que en la otra web.

Jorge dijo...

qué tal estas? Están bien de precio y a mi me parecen bonitas para ir de esmoquin http://www.herringshoes.co.uk/product-info.php?brandID=6&catID=43&shoeID=2730&selectedSizeID=0&selectedFitID=0

Anónimo dijo...

Estimado Jorge, la verdad es que quiero unas pumps, no unos zapatos con cordones. Por otra parte es cierto que en las fotos de internet el color de los zapatos no tienen nada que ver con el verdadero. Incluso en la misma página encuentras diferencias abismales en zapatos que en la realidad son iguales. Por otra parte yo estuve el otro día en Tubet y el tono tan de los nuevos C&J ha variado un poco. El last de los Prestwood y de los Brunswick no lo conozco, pero los he visto al natural y son un poco más estilizados que, por ejemplo, los Audley. Un saludo, Alejandro.

Jorge dijo...

Alejandro, efectivamente el color varía mucho. HAy zapatos que los ves en Internet y te enamroas y luego te acercas al escaparate de Tubet y no se si es por la luz o por que si, pero no parecen lo mismo. A veces, decepcionan y mucho...Pero una vez pruebas lo de comprar por internet y es tal la comodidad que hasta te da pereza ir a una tienda...UN saludo!

Anónimo dijo...

Como veo que sigue la pasión por los zapatos - no es para menos-, me gustaría haceros una consulta relativa a botines de C&J.

En concreto me gustaría saber si alguno de vosotros tiene el modelo Chukka, el Tetbury, el Chertsey o el Chiltern, todos ellos en ante.

Son los que más me gustan, y una de mis posibles compras en Madrid, en particular me interesaría saber si alguno de ellos es o podría ser más cómodo que los demás, y si créeis que habrá alguno de estos modelos.

Gracias,
J.M.

Anónimo dijo...

J.M. Creo que no hay modelos más cómodos que otros. Eso depende de tu pie, así que la única forma de saberlo es probárselos. Por otro lado yo tengo los Cottesmore, y estoy encantado con ellos.

Anónimo dijo...

Tienes razón, Jorge, yo cuando elijo una tela o un zapato, a menos que la tienda tenga mucha luz natural, que no es el caso de Tubet, los saco a la calle, por que icluso viéndolos en la tienda cuesta decidirse.

Andres II dijo...

Volviendo al tema de la corbata y los vaqueros que antes se discutía os dejo una foto para conocer vuestra opinión.
A mí personalmente no me parece que quede tan mal. Quizás el pantalón un poco estrecho pero el conjunto final me parece acertado
http://img694.imageshack.us/i/6248helmetweb.jpg/
Andrés

Emilio dijo...

Hola Andrés:

Yo siempre he sido un fiel defensor de la utilización de corbata y vaqueros siempre y cuando no sea para ir a la oficina o similar. En el caso que pones como ejemplo, decirte que el pantalón, al tener una linea slim fit realza más la figura con la chaqueta, creando un estilo más desenfadado y actual.

Saludos cordiales

J.M.M. dijo...

Andrés,

El tema de la corbata con vaqueros, especialmente, la foto que has indicado no me parece del todo incorrecta, aunque como bien ha mencionado Emilio nunca la utilizaría para el trabajo, oficina o reunión mínimamente formal; sin embargo, para una tarde de Sábado tomar algo con los amigos por ejemplo no lo veo del todo mal; eso sí, los pantalones demasiado estrechos aunque hoy día es cada vez más frecuente encontrarnos con este look un tanto "italiano" (pantalones ajustados y que no descansen sobre el zapato, algo pitillos).

Un saludo y FELIZ NAVIDAD.

Andres II dijo...

Totalmente de acuerdo con Emilo y JMM.
Os dejo otra foto tb interesante
http://2.bp.blogspot.com/_zQIh-Oq77EU/SdvsVjMm6GI/AAAAAAAAA6c/J2_i4ME6Ve8/s400/GQFlorenceWeb.jpg

El Aristócrata dijo...

El vestir corbata con un look sport no es algo de ahora. Ya en los años 30 la combinación de una blazer cruzada con pantalones blancos era algo bastante frecuente; sobre todo en las épocas de calor.

DBJ con pantalón blanco años 30

Sin embargo, hay que tener un gran estilo para que el uso de la corbata con dicho look casual no perjudique al resultado final.

Es francamente difícil, que no imposible, el que la corbata sume y no reste en el resultado de la foto informal final. En la mayoría de las combinaciones tipo casual donde la corbata está presente el resultado final suele ser más beneficioso sin la corbata.

En la foto que con nosotros ha compartido Andrés queda patente que la corbata puede dar un toque de estilo y no desmejorar el resultado final, aunque como digo, en mi opinión es más fácil equivocarse que acertar.

Os dejo dos fotos de Sartorialist que me parecen bastante interesantes:

DBJ con vaqueros blancos hoy

Un casual Friday con aire americano

Un saludo

Jorge dijo...

Para mi vaqueros con corbata no es un look que me pondría. Con pantalones de loneta azules o beige, como algunos de las fotos que se han compartido, ya es otra cosa.

Charles dijo...

Yo también pensaba que la combinación de jeans con camisa de gemelos, podría ser algo difícil de combinar con cierto gusto. Pero un día paseando por el centro de París, observé a un joven caballero, que combinaba unos jeans azules con camisa blanca de gemelos, junto con una americana negra y corbata. Me quedé observándolo con atención, pues desprendía bastante estilo con la combinación seleccionada, destacando entre el resto de transeúntes.

Un saludo.

Anónimo dijo...

En la foto que comenta Andres II, hay una cosa que no tolero. El protagonista usa zapatos negros y cinturón marrón. Con eso ya me basta para no admitir la foto como referencia de nada.

Anónimo dijo...

Os agradezco vuestras respuestas a mis dudas sobre los botines de C&J.

Sobre el uso de pantalones vaqueros con corbata, parece bastante claro que es bastante complicado acertar, con lo que, personalmente, seguiré sin combinar ambas prendas.

Aprovecho la ocasión para desaros a todos un muy feliz 2010.

Un afectuoso saludo,
J.M.

Jorge dijo...

jm, yo me cogería unos Tetbury en ante. Son una preciosidad. Los he visto en Tubet junto a otros Tetbury en cuero marrón y destacan. Son los que, para mi, más llaman la atención de todo su escaparate y eso que hay AE y CJ para aburrir y que es bastante grande. No lo dudaría. Pero me los cogería por 250 libras a través de Pediwear (sin gastos de envío). Los Chukka, son más "normales", entendiendo por normales, más típicos en "last"(horma).Un saludo! Jorge

Anónimo dijo...

Estimados señores:

Uno de mis alicientes es husmear en la moda de antaño, no de un modo acusadamente doctrinal, sino práctico: Imágenes de revistas de los años 50, portadas de GQ de aquel entonces e incluso porqué no, la decoración, portadas de "House and Garden", releer algún recopilatorio de las columnas de González Ruano, o de Jaime Capmany,(las coleccionaba) pues al fin y al cabo todo está inventado y la indumentaria busca de una manera forzada un estilo que, por mucho que nos empeñemos, no puede volver de un modo natural, no de una manera tan provocada.
El acusado interés que se profesa por las formas en la indumentaria dista mucho del resultado que imprimen las tendencias en los hombres hoy en día, es más, incluso me atrevería a decir, y no se ofendan, en algunos de ustedes. No puede tildarse de caballero un hombre que añorando un estilo eterno por correcto, se despepite con avidez por marcas e incluso por la deconstrucción de un zapato. Vamos a ver. En mi familia, bastante normal, y la normalidad ya es de por si algo difícil de conseguir , los hombres se han caracterizado en las generaciones que he conocido por ser diferentes entre sí y a la vez, con un sello común. Me resisto a esa palabra tan recurrente "elegancia". Mis abuelos no pretendían nada cuando salían a la calle con su indumentaria, era lo propio. Y exceptuando a un tío abuelo mío que ociosamente reparaba en estas lides de la estetica pretenciosa, puedo afirmar que había mucha naturalidad en el genio de mi abuelo paterno o en la serenidad de mi abuelo materno. Sin ser ejemplares de una belleza plástica evidente, tenían un atractivo palmario e incontestable para mí y para aquellos que los conocieron: El actrativo propio de aquel que no busca lo que es, sino que lo ejerce. Me parece estupendo este blog, de hecho, me han enganchado muchas opiniones; pero echo de menos ciertas referencias que no son estéticas, sino que se adivinan en la estética de un hombre. No veo mención alguna ni referencia a como la historia, la evolución de las diferentes corrientes de pensamiento han incidido en la estética masculina. Cosa a valorar en muy pocas publicaciones femeninas, por lo general extranjeras. Es sorprendente ir a la web de Conde Nast y revisar las portadas de Vanity Fair, o de "The New Yorker", eso es historia, claro que sí, o cuando un dibujo de Benito evocaba más que una fotografía en cualquier revista.

Anónimo dijo...

(Continuación)

La estética sobredimensionada es una impostura de lo que debe ser un caballero: Una manera de pensar, de comportarse y hasta de escribir. No es menester recordarles que la mayor estética es la del uso de la palabra y no digamos la voz o la entonación. No podría tildar de caballero a un hombre que no supiera hablar o expresarse de un modo correcto. Si a esa corrección añadimos un poco de pensamiento agudo, sentido del humor y una sinceridad respetuosa pero exenta de complejo alguno, entonces, nos acercamos al caballero por esencia. El eterno masculino es algo que se invoca en las portadas de algunas, escasas publicaciones, e incluso en este estupendo blog; sin embargo, ese impetu por la opinión del prójimo acerca de tal o cual marca, bueno, me parece práctico; pero no decoroso. No es necesario recordarles que muchos caballeros ilustres por su indumentaria tenían un verbo grácil y una pluma descaradamente incisiva, amén de un sentido del humor que desmitificaba las tendencias de su época. Por otra parte, no imagino a mi abuelo comentando en el hospital o en los consejos de administración la "deconstrucción del calzado" ni siquiera con sus colegas más allegados.

Una persona que se toma demasiado en serio a si misma no es "elegante", les remito a W.M Thackeray, Woodehouse,Chesterton y porqué no a Oscar Wilde. Me parecen estupendos los trucos a fin de evitar que un pantalón parezca un zurrón y la ingeniosa idea de llevar unicamente las llaves del coche (con copia, eso si). Francamente, a partir de ahora, dejaré el bolso en el coche y llevaré solo la llave encima.

Sin otro particular que comentarles, les pido disculpas por esta intrusión y agradecerle a EA la oportunidad de expresar mi opinión.

Atentamente.

Teresa.

PS: No suelo devolver las llamadas ni responder a los mensajes del móvil. Unicamente lo uso por si necesito comunicarme con alguien por alguna urgencia, pues siempre, siempre me pueden localizar en el despacho y, llegados a este punto, mi querido D'Alembert, si bien estoy de acuerdo punto por punto con todo lo que ha expuesto, puedo asegurarle que no soy una persona importante.

Anónimo dijo...

http://blog.leffot.com/ Un saludo, Alejandro.

Emilio dijo...

Buenos días:

Me gustaría conocer sus opiniones sobre la opción u opciones adecuadas de calcetines para el look que a continuación describo.

Pantalón blanco vaquero, jersey fucsia acercándose a escarlata, camisa de cuadros Gingham rosa, chaqueta tweed con fondo verde oliva y con tramas de cuadros azules oscuros y rojo escarlata y tassel de ante marrón oscuro.

Por otro lado, además de un pañuelo blanco(que combina con todo) ¿con qué otro pañuelo creen que podría combinar si en vez de llevar el vaquero blanco, cambinara el conjunto con unos pantalones de moleskin o chinos color caqui?

Agradeciéndoles sus opiniones, aprovecho la ocasión para deserles a todas/os ustedes un año 2010 cargado de éxitos en lo personal, familiar y profesional.

Anónimo dijo...

Leyendo comentarios antiguos, se decía que combinar los zapzatos edn color tan era muy difícil, pues bien creo que por ejemplo con telas de espiga queda perfecto.

Anónimo dijo...

Estimado Emilio, podría vestir perfectamente calcetines de cualquiera de los colores citados, rosa, escarlata, verde, azul oscuro o al ser el pantalón blanco podría vestir unos marrones a juego con los zapatos, yo particularmente, y aventurándome un poco ya que no puedo conocer el modelo final elegiría unos calcetines verdes como segunda opción unos rosas. En cuanto al pañuelo, me decanto en un pasley en tonos marrones que se suele vender bastante a partir de otoño y que combina muy bien con el tweed, a mi me gusta mucho uno que vi en Drakes. Pero de todas formas creo que siempre, aunque se combine con otros, debe haber un color predominante,

El armario de Polarité dijo...

Uno de los mejores post, por no decir artículos sobre la diversidad necesaria de los complementos. Su importancia a veces es relegada, pero es igual de imprescindible en nuestro día a día. Mi accesorio preferido son los boligrafos, cuando alguien saca uno de eso boligrafos con personalidad simplemente pienso " esto si que es elegante".

Nosotras también nos dedicamos a los accesorios, si tienes tiempo pásate por nuestro armario y disfruta con nuestros complementos vintage. :)

Emilio dijo...

Quería dar las gracias al anónimo que expresó su opinión el 29/12 (una lástima que no se identifique para poder nombrarle...) sobre la mejor elección de calcetines.

Probaré con unos verdes botella como primera opción y como segunda, azules marino.

Saludos cordiales.

Jorge Oliver dijo...

Buenas tardes y felices Pascuas. Lo primero, agradecer al Aristócrata la dedicación con que elabora las entradas de su cuaderno de bitácora. Llevo tiempo disfrutándolas aunque nunca intervenga en los debates. Prefiero escuchar/leer y aprender. Sin embargo, no he podido evitar un respingo al leer la intervención de Miguel. Me ha venido automáticamente a la cabeza algo que siempre decía mi abuelo -de quien aprendí la importancia que debe concederse al vestir: un verdadero señor nunca lucirá joyas ni objetos ni telas que destaquen por su brillo o por la riqueza material. En su opinión -y yo estoy de acuerdo- esa necesidad de mostrar ostentación es un signo indubitable de 'nuevoriquismo'. Quien nunca tuvo necesita lucir de forma compulsiva sus bienes recién adquiridos y, sobre todo, el poder de adquirirlos. Su anécdota de cómo los señores de antaño entregaban sus trajes nuevos al mayordomo o al lacayo para que los usaran hasta que hubieran perdido el brillo y el exceso de apresto, me sigue pareciendo encantadora, fuera real o leyenda.
Por otra parte, Napoleón, César, y demás caterva: tiranos hermanados por su deseo de agradar a la plebe para poder manipularla a su antojo. En definitiva, gente de poco fiar.
Antes de despedirme, sí añadiría una cosa: disfruto mucho, como ya dije al principio, con las entradas del blog y los comentarios, pero me duele sobremanera ver cómo personas para las que la elegancia importa, muestran tan poca consideración para con el idioma. Hablarlo y escribirlo con corrección, sin cometer faltas de ortografía y empleando los signos de puntuación que corresponden, evitando las abreviaturas propias de los sms, es un rasgo de distinción mucho mayor, incluso, que hacerse las camisas a medida en un sastre de renombre. Yo les rogaría que empleasen parte del tiempo que dedican a evaluar los méritos de tal o cual camisero, a mejorar su forma de expresarse, de aprender a paladear el idioma como se hace con un vino añejo. No olviden que un adjetivo, un adverbio o una coma son como esos detalles en el vestir que realzan el señorío de quien los luce.
Un saludo y disculpen la excesiva longitud de mi comentario.

Anónimo dijo...

¿Y el nuevo artículo? Esoty impaciente...

zamorano dijo...

Feliz año a todos.

Es la primera vez que participo en este blog. He tenido una pésima experiencia con una camisería de Madrid llamada Adriani y me gustaría que me dieséis 3 o 4 nombres de buenos camiseros además de Burgos.

Muchas gracias por adelantado.

Jaime dijo...

Echevarria o cuaquier sastrería de prestigio hacen muy buenas camisas. Caras pero buenas.

Mira también en Ertl&Cohn o en Lander. Son dos tiendas q están bastante bien y creo q tb hacen sastrería y camisería
Jaime

Jaime dijo...

En vallecas creo q hay una camisería q tb está bien aunq ahora no recuerdo el nombre. Tb he oido hablar de una en Alcobendas q está fenomal de precio. Siento tp acordarme del nombre.
Preguntalo en el nuevo artículo que seguro q hay más gente q te contesta.
Normalmente los comentarios de los artículos viejos se siguen en el nuevo.
Jaime

zamorano dijo...

Muchas gracias por tu ayuda Jaime.

Te haré caso y colgaré la pregunta en el nuevo post a ver si hay alguna sugerencia más

Asterix dijo...

Excelente como siempre, Aristócrata.

Me ha llegado al alma que el primer reloj presentado sea mi deseadísimo Patek Philippe Grandes Complicaciones 5159, aunque es el modelo g y yo prefiero el j. Cuestión de gustos. Algún compañero comentó sobre el IWC Portuguese. No es mal punto. Ni un Frank Muller, ni... Son mi perdición.

Respecto a las estilográficas, un pequeño consejo: todo el mundo está cegado con la fama de Montblanc, cuando parece ser que el mejor plumín de mundo es el de Pelikán y, por supuesto, a muy otro precio.

Saludos.

Asterix dijo...

Por cierto, en relación a las camisas prêt à porter, recomiendo que nadie se gaste 300€ en una de Façonnable. No los vale ni de lejos.

Anónimo dijo...

Asterix,

300 € una camisa Façonnable? me parece excesivo, las suelo a ver en un rango de 120 a 180 euros, aproximadamente, y, eso sí, aún a ese precio no me gustan, vamos que no me gustan a ningún precio.

Esa casa tiene otros productos logrados, pero creo que las camisas no están entre ellos.

Muchas gracias a Jorge por sus comentarios sobre los botines de C&J, ya estoy impaciente por poder verlos y probarlos.

Un saludo,
J.M.

Anónimo dijo...

elegancia=discrecion=clásico
snobismo=ostentación=nuevo rico

Victor dijo...

Buenas noches,
veo complicado que a estas alturas me contesten...
Pero tengo una duda que no sé donde resolver y este es el mejor sitio que se me ha ocurrido.
Tengo varias camisas de puño doble y me fastidia ponérmelas solo cuando llevo traje. Quería saber si es adecuado o no llevarlas de sport con un vaquero simplemente, y unos buenos zapatos.
Gracias de antemano.

CRISTIAN DUۄA$ dijo...

Estimado Aristocrata:

Que puedo decir, respecto a este articulo son muy limitadas las apreciaciones que tengo puesto que el mismo esta muy bien construido, los artículos allí mencionados me parecen los mas indicados, aunque difiero un poco de usted respecto al uso que se le debería dar a la joyería masculina, cabe resaltar que los artículos presentados en este blog, mas que de moda clásica masculina también resultan ser artículos de opinión, sin embargo, en síntesis el articulo ha sido de mi total agrado a la hora de leerlo.

Recuerden vivir con clase y elegancia sin importar las circunstancias de la vida.

Anónimo dijo...

Un saludo a todos

Acabo de descubrir este blog y he de reconocer que me parecen magníficos tanto la exposición como los comentarios.

La ironía del segundo comentario de Jaime acerca de las camiserias me ha resultado hilarante.

Sólo encuentro que es matizable el asunto de las estilográficas, con las que escribo todos los días desde mi adolescencia y colecciono siempre que puedo.

Para empezar una pluma es un artículo que es totalmente intransferible (como algunos dicen del caballo), eso la hace muy especial.

Esto se debe a que una vez se consigue "domar" el plumín, el uso por parte de otra persona lo moverá de nuevo y nunca (reitero nunca) volverá a escribir igual.

Precisamente esa es una de las razones por las que se usan en acontecimientos como firmas especialmente importantes.

Siguiendo en esa línea, el comprar una estilográfica usada es eliminar su verdadera utilidad, sería como comprar una corbata sólo para verla y no vestirla nunca, salvo que tenga relación con un acontecimiento o persona o apegados a uno o de carácter histórico, no tiene sentido.

A parte de la exclusividad que proporciona "per sé" la estilográfica, esto no termina en el aspecto exterior, también permite dotar de una elegancia a la escritura que, lamentablemente, el boligrafo no consigue.

Esto es así porque la pluma, al no tener que ser apretada contra el papel, no deforma el trazo y lo enriquece. Precisamente es uno de los placeres de escribir con ella: "alargar" el trazo.

Por último, la elección de marca es un tema muy particular, porque depende de las preferencias de cada uno y el uso que se le quiera dar.

Personalmente prefiero que la estilográfica sea de trazo grueso, lo que yo llamo que "derroche tinta", en mi caso los desembolsos no tienen porque ser cuantiosos, porque el modelo más sencillo de "Parker" cumple a la perfección esa función (debo de decir que con mucha mayor precisión que Pelikan).

Esto no es óbice para tener en mi colección piezas de mucha mayor exclusividad, pero escriben igual de bien.

Como recomendación final, se debería huir de "plumas de marca", me refiero a aquellas cuyo fabricante tiene prestigio en otros campos pero no lo es de estilográficas "ad hoc".

Espero haber sido de interés para todos y, si alguien quiere alguna aclaración, la daré con mucho gusto.

Anónimo dijo...

Hola Aristócrata
Cuando hablas de diámetro de reloj con el chaqué no te comprendo, con chaqué no se pude usar reloj de muñeca, no?
Saludos
Pepe

Apartado X dijo...

Hola Aristócrata.
Tengo una duda que nadie a podido resolver.
Yo siempre he usado pluma o bolígrafo en el bolsillo de la camisa (cuando no uso traje) sin embargo tengo un juego de bolígrafo y lapicero y me gustaría saber si, es correcto o de buen ver portar ambos en la bolsa de la camisa?

Anónimo dijo...

No, Apartado X, no, nunca, jamás.

En el bolsilo de la camisa no se lleva NADA, y mucho menos artículos de escritura. Queda horrible. Para algo tienen bolsillos las chaquetas.